Entierran en Jinotepe al joven autoconvocado que había huido a Costa Rica y murió electrocutado

En la plazoleta del cementerio, al ritmo de pop, los amigos de Jefry Calero realizaron acrobacias con sus bicicletas como un homenaje en su honor

Mientras se daba el entierro de Jefry Gabriel Calero Valerio, los orteguistas andaban en caravanas por la ciudad de Jinotepe. LA PRENSA/MYNOR GARCÍA

El cuerpo del autoconvocado Jefry Gabriel Calero, de 20 años, fue enterrado este domingo en el cementerio municipal de Jinotepe, Carazo. Amigos, familiares y vecinos le dieron el último adiós.

Calero, quien había huido de la represión orteguista hace tres meses, vivía en Costa Rica, donde el pasado jueves murió electrocutado. El cuerpo del joven fue repatriado este sábado por la madrugada y su vela se realizó en su casa de habitación ubicada en el reparto San Juan de Jinotepe, de donde salió el recorrido fúnebre.

Además: Cientos huyen del terror policial que azota la Isla de Ometepe

En la iglesia Santiago de Jinotepe se le efectuó una misa de cuerpo presente y sus amigos, con quienes practicaba deportes, le hicieron guardia de honor. Además, en la entrada del templo religioso pusieron bicicletas, patinetas y su fotografía, como un pequeño homenaje. Una vez que su ataúd salió de la parroquia, los mariachis sonaron y lo acompañaron hasta el cementerio municipal.

Este fue el pequeño homenaje que realizaron los amigos de Jefry Calero. LAPRENSA/M. García

“Jefry, era nuestro hermano y amigo, practicaba siempre con nosotros, era una motivación y el mejor aquí en Carazo. Siempre nos decía que, si algún día llegaba a fallecer que por favor trajéramos las bicicletas”, dijo el joven Bryan Cortez, amigo de Calero.

Amigos le rinden homenaje

En una de las calles del parque central y en la plazoleta del cementerio, al ritmo de música pop, sus amigos realizaron acrobacias con sus bicicletas. Su hermano menor, Douglas Calero, tomó la palabra y dio el agradecimiento a los presentes por el acompañamiento.

Puede interesarle: “El Calcomanillazo”, la nueva forma de protesta de los autoconvocados en Boaco

El difunto era fanático de la banda musical estadunidense Guns N’ Roses y sus temas favoritos eran; Knocking on heavens door y Welcome to the jungle

En la ceremonia luctuosa los participantes entonaron las notas del Himno Nacional, los mariachis volvieron a cantar y al muchacho lo enterraron junto a la tumba de su padre, Bayardo Salomón Calero, con la canción Knocking on heavens door.

Calero tenía aproximadamente tres meses de estar trabajando como jardinero en Escazú, Costa Rica, y mientras podaba un árbol, no se fijó en un alambre del tendido eléctrico que rozó accidentalmente, por lo que falleció electrocutado.

Tras la represión y hostigamiento del gobierno orteguista, Calero huyó de Nicaragua por vereda hacia Costa Rica. Estando en el exilio, se presume que solicitó asilo político. No culminó su secundaria, porque tuvo que trabajar para aportar en los gastos de su hogar.