Tú no matarás: una novela que destapa horrores de la emigración y las guerras

Escrito por la española Julia Navarro esta novela abre las heridas de una España azotada por la Guerra Civil y la caótica Alejandría de la II Guerra Mundial

La escritora española Julia Navarro sentada en una cafetería en la ciudad egipcia de Alejandría, escenario de su nueva novela Tú no matarás. LA PRENSA/ EFE/Juan Manuel Fernández

El nacionalismo “siempre es un sentimiento excluyente respecto a los otros” como vivió la ciudad egipcia de Alejandría, un crisol de una sociedad cosmopolita que ha ido mermando con el paso de las décadas, según la escritora española Julia Navarro.

Sentada junto a un ventanal del emblemático Hotel Cecil de Alejandría, uno de los escenarios de su nueva novela Tú no matarás que se publicó en España y Chile, Navarro deja claro que “al final, el nacionalismo, del tipo que sea y en el país que sea, siempre es un sentimiento excluyente respecto a los otros”.

Señala en una entrevista que la urbe de Alejandría ha sido un “ejemplo” de ello.

España azotada por la Guerra Civil

Tú no matarás, editado en castellano por Plaza & Janés y en catalán por Rosa dels Vents, relata la amistad entre Fernando, un joven editor hijo de un republicano represaliado, Catalina y Eulogio.

Lea: “Nos encadenan de pies y manos”. La denuncia que los reos políticos enviaron escrita en un pedazo de papel higiénico

Los tres deciden emprender una huida de una España azotada por la Guerra Civil (1936-1939) escapando cada uno de sus propias circunstancias y haciendo su primera parada en la Alejandría de la II Guerra Mundial (1939-1945).

Tras las ventanas del histórico Cecil se destapa un ambiente caótico en las calles alejandrinas, mezclado con los elegantes edificios con influencia europea a orillas del mar Mediterráneo, un paisaje que ha querido recrear en su voluminosa historia y en la que algunos ahora solo la ven como un recuerdo.

Desde la independencia de Egipto y la nacionalización del Canal de Suez en la década de los cincuenta, cuyo discurso para la proclamación fue realizado por el presidente egipcio y líder panárabe Gamal Abdel Naser en su Alejandría natal, la comunidad foránea en la ciudad se ha ido diluyendo con el tiempo.

Lea además: GIEI propone crear una Fiscalía especial para investigar los crímenes en Nicaragua

“Alejandría fue un crisol de una sociedad absolutamente abierta en la que todo el que llegaba era absorbido por la ciudad, en la que había gente de todos los lugares, que eran sobre todo alejandrinos. No importaban de dónde vinieran”, afirma la escritora, que confiesa que para imaginarla le resultó “imprescindible” el libro Alejandría de E.M. Forster.

A Navarro el nacionalismo le produce “muchísima inquietud porque normalmente los nacionalismos tienen mucho más que ver con las emociones y los sentimientos que con la razón. Lo estamos viviendo en estos momentos en España con Cataluña”, dice.

Libro con casi mil páginas

Sus personajes serán bienvenidos, sin importar su procedencia, en esta Alejandría de los años cuarenta, donde tendrán que seguir lidiando con el peso de sus conciencias, un tema recurrente en las novelas de Navarro, y conocerán a unas mujeres influyentes que marcarán el recorrido de su vida en un libro que tiene casi mil páginas.

Tambien puede leer: Rafael Cadenas, Premio Reina Sofía, insta defender democracia amenazada por totalitarismo

De hecho, esta novela, que empezó a escribirla en 2013, tuvo en varias ocasiones el riesgo de no ver la luz ya que, como cuenta la autora, estuvo guardada durante años en un cajón con solo la primera parte terminada, aunque finalmente la retomó en 2016.

Además, en septiembre de este año, durante su último viaje a la editorial para entregar la única copia definitiva con las correcciones a mano, Navarro se olvidó de los mil folios en un taxi y no los volvió a recuperar, recuerda.

“¿Dónde está mi novela? si alguien lo sabe, que llame”, dice sonriendo, antes de asegurar que no habrá una segunda parte.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: