«Nos encadenan de pies y manos». La denuncia que los reos políticos enviaron escrita en un pedazo de papel higiénico

"Nuestra vida está en peligro, bajo cualquier causa, ya que nos encontramos indefensos y vulnerables ante esta dictadura", aseguran los reos que se encuentran en la galería 300 de La Modelo

Los 12 acusados cuando enfrentaban juicio en los juzgados de Managua. Nueve fueron declarados culpables, incluida la joven Yudielka Flores (izq., junto al abogado Julio Montenegro). LAPRENSA/Cortesía

Mediante un mensaje escrito en un trozo de papel higiénico, los reos políticos que se encuentran confinados en la galería 300, en el Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, La Modelo, denunciaron las condiciones inhumanas en que se encuentran detenidos y el maltrato al que son sometidos.

“Denunciamos condiciones precarias e inhumanas. Nos maltratan física y psicológicamente. No tenemos derecho a médico ni medicina, nos encadenan de pies y manos, nos tienen aislados en calabozos, donde se nos dificulta respirar. Nos encontramos indefensos y vulnerables ante esta dictadura es por eso que les solicitamos de forma inmediata que apliquen las sanciones al régimen Ortega Murillo”, se lee en el mensaje, que uno de los reos pudo entregar a un familiar.

El mensaje va dirigido a organizaciones nacionales e internacionales como la Alianza Cívica, Conferencia Episcopal, Consejo Superior de la Empresa Privada, Comisión Permanente de Derechos Humanos, Organización de las Naciones Unidas (ONU), Organización de Estados Americanos (OEA), Unión Europea, Congreso de Estados Unidos y resto de países.

«Cuando estamos frente a nuestros familiares, cuando vamos a los juzgados, cuando vamos a retirar paquetería que nuestros familiares nos envían, nos quitan las cadenas y nos toman fotos asediando para aparentar que nos tratan bien», aseguran los reos en el mensaje. Y continúan: «Nuestra vida está en peligro, bajo cualquier causa, ya que nos encontramos indefensos y vulnerables ante esta dictadura».

En Nicaragua hay más de 300 presos políticos, procesados por haber protestado contra el régimen de Daniel Ortega. Son procesados por participar en marchas y plantones contra la dictadura, por haber llevado alimentos y agua a los estudiantes atrincherados en las universidades o a los pobladores que estaban en los tranques.

Los manifestantes apresados refieren que las autoridades simulan brindar atención médica y buen trato cuando tienen que contrarrestar las criticas a través de medios de comunicación oficialistas y les hacen foto y videos.

Castigados por alzar la voz

Este es parte del escrito en papel higiénico que enviaron los reos políticos desde la galería 300 del sistema penitenciario nacional.
LA PRENSA/ CORTESÍA

Los reos también denuncian en el escrito, que son sometidos a maltratos físicos y psicológicos, sobre todo cuando uno de ellos se atreve a alzar la voz, cuando los llevan a audiencias a los juzgados capitalinos o por el simple hecho de cantar el himno nacional en las celdas del sistema penitenciario.

Dos casos recientes de autoconvocados castigados en el sistema son: Lenín Antonio Salablanca originario de Juigalpa, Chontales y el líder estudiantil Edwin Carcache Dávila. El primero fue encerrado en una pequeña celda oscura por haber entonado las notas del Himno Nacional desde su celda, mientras el universitario fue despojado de la colchoneta donde duerme por 18 días, desde el 6 de octubre hasta el 26 de este mes.

“Tuvo que dormir sobre el concreto todos estos días, hasta hoy (26 de octubre) que hablé con el encargado y nuevamente se la entregaron. Creo que ellos no tienen clara la forma de actuar, porque un día te tratan a como manda la ley son amables, acceden a tus peticiones, te dejan hablar con tu familiar en una como oficina y al otro día actúan contrario”, refirió Edwin Carcache Bello, padre del universitario.

Los secuestrados políticos también piden que no se olviden de los más de 500 asesinados, de los desaparecidos, de los despidos masivos de las diferentes instituciones del Estado.

“No hay nada que celebrar. Nicaragua se encuentra llena de dolor y de luto. Nada está normal, pedimos apoyo y libertad”, se lee en el escrito.

Contra familiares

La saña contra los reos políticos de parte del régimen trasciende a los familiares de estos, quienes son asediados por policías orteguistas en las afueras de los juzgados. Además, los jueces citan a audiencia en horas de la mañana y luego las empiezan hasta después del medio día, o bien las suspenden.

En el sistema penitenciario, las madres y esposas que vienen de los departamentos pasan hasta ocho horas en espera que les reciban paquetes de comida, incluso el alimento cocinado se les pone en mal estado y lo tienen que botar, relataron mujeres que viajan desde Sébaco a visitar a sus reos acusados de tranqueros.

Familiares y amigos en las afueras de los juzgados de Managua. LA PRENSA/Martha Vásquez