Laura Dogu advierte a inversionistas del riesgo de traer su dinero a Nicaragua

La diplomática reveló de campañas en Estados Unidos para que las empresas no compren productos nicaragüenses, como resultado de lo que implica el riesgo a la reputación empresarial. Asimismo, dijo que EE.UU. no quitará la alerta de viaje.

Embajadora de Estados Unidos, Laura Dogu. LA PRENSA/ WILMER LÓPEZ

Exembajadora de Estados Unidos, Laura Dogu. LA PRENSA/ WILMER LÓPEZ

La embajadora saliente de Estados Unidos en Nicaragua, Laura Dogu, advirtió este lunes de los riesgos a los que se exponen los inversionistas que opten por traer su dinero a Nicaragua  y además dijo a empresarios que en tiempos venideros no se debe repetir el caudillismo de ciclos pasados para “construir un futuro sostenible para el país”, aunque esto parezca “aterrador para algunos”.

Asimismo la diplomática llamó a las empresas cuidar la reputación empresarial, dado a que en los Estados Unidos ya hay campañas para que no se compren productos nicaragüenses.

«Hoy, cuando inversionistas actuales y potenciales piden consejos a la Embajada, nuestra respuesta es que Nicaragua carece de las instituciones democráticas necesarias para un crecimiento económico sostenible. Instituciones públicas muy débiles, las deficiencias en el estado de derecho y la administración de justicia, y el extenso control del Ejecutivo han exacerbado significativamente los desafíos existentes para aquellos que actualmente hacen negocios en Nicaragua», afirmó durante un encuentro que sostuvo con empresarios de la Cámara Americana de Comercio (Amcham) en su discurso de despedida, tras finalizar sus tres años como embajadora en Managua.

«Los inversionistas deben estar conscientes de los riesgos físicos, financieros y de reputación empresarial de hacer negocios en Nicaragua y deben tener mucho cuidado. Con nicaragüenses enfrentando sanciones, los inversionistas también deberán ejercer mucha diligencia para evitar participar en transacciones comerciales o financieras prohibidas», agregó.


Te recomendamos: 5 razones que demuestran que Ortega le debe su logro económico a EE.UU.


Esta advertencia es un duro golpe para Nicaragua, porque Estados Unidos, además de ser el principal destino de mercado de exportación de productos locales, es el primer inversionista. Según la Guía del Inversionista Doing Business in Nicaragua, 2017-2018, en 2016 la inversión proveniente de Estados Unidos sumó 190.8 millones de dólares, es decir el 13 por ciento del total de IED de ese año. En el país operan unas 161 empresas de capital estadounidense.

La embajadora de Estados Unidos, Laura Dogu, en su último discurso en Amcham. LA PRENSA/ Cortesía
La embajadora de Estados Unidos, Laura Dogu, en su último discurso en Amcham. LA PRENSA/ Cortesía

Solo en 2017, según cifras de ProNicaragua, la inversión extranjera directa proveniente de Estados Unidos creció 35 por ciento con respecto a 2016.

Podés leer: Donald Trump nomina a nuevo embajador de Estados Unidos en Nicaragua

Peligrosa campaña

En su discurso, Dogu también alertó de campañas en Estados Unidos en la que se cuestiona a las empresas que importan desde Nicaragua productos sobre por qué se compra en un país cuyo Estado viola los derechos humanos. Al respecto, la funcionaria cree que esta deteriorada reputación que Nicaragua tiene en la primera economía del mundo, persistirá hasta que el régimen abandone el poder.

«La decisión del gobierno de etiquetar a manifestantes pacíficos como “terroristas, asesinos y golpistas” causará a las empresas y empresarios muchos problemas»

«Ya he visto campañas en los Estados Unidos preguntando a las empresas por qué están comprando productos de Nicaragua. Estas campañas son similares a las campañas de los “diamantes de sangre” que provienen de África. Las empresas pueden comprar los mismos textiles, café o carne de otros países que no ponen en riesgo su reputación. Este problema de la reputación no cambiará mientras el actual gobierno permanezca en el poder», afirmó.

(VIDEO) Las mentiras de Ortega sobre la crisis en Nicaragua

Estados Unidos es el principal destino de exportación de Nicaragua. No solo para los productos tradicionales sino también para los que se procesan en el régimen de zona franca, que genera 119,365 empleos formales, es decir el 13.63 por ciento del empleo formal que en promedio tiene Nicaragua.

Según datos del Banco Central de Nicaragua, de los 2,548.27 millones de dólares que el año pasado se generaron en ingreso por exportaciones —sin incluir zona franca— 1,012 millones de dólares fueron obtenidos por ventas en Estados Unidos. En otras palabras, de cada cien dólares que se obtuvo por exportación de mercancía, cuarenta dólares provenían del mercado estadounidense.

Le puede interesar: Dictadura de Nicaragua en riesgo de perder millonario financiamiento del BID

Calificativos elevan el costo de hacer negocios en Nicaragua

Y agregó: «Además, la decisión del gobierno de etiquetar a manifestantes pacíficos como “terroristas, asesinos y golpistas” causará a las empresas y empresarios muchos problemas», porque este tipo de calificativos eleva el costo de hacer negocios en Nicaragua.

«La mayoría de las pólizas de seguro tienen una exclusión de terrorismo, lo que aumenta dramáticamente el costo de hacer negocios en Nicaragua. Los viajeros nicaragüenses estarán sujetos a un escrutinio adicional para identificar a terroristas y asesinos. Cualquier persona que haya vivido aquí los últimos seis meses sabe que no hay grupos terroristas no estatales en Nicaragua, pero las personas fuera de la región que no siguen la situación con cuidado tomarán estas palabras en serio«, dijo.

Nicaragua ya es una de las economías más difíciles para hacer negocios.  En el Doing Business 2018, publicado por el Banco Mundial, Nicaragua se ubicó en el puesto 131 de 190 economías evaluadas. De una escala de 100, el país obtuvo 55.39 puntos.

No quitarán alerta de viaje

En su comparecencia, Dogu también reveló que no cambiarán a corto plazo la alerta de viaje que tienen a sus connacionales sobre los riesgos de visitar Nicaragua, ante la amenaza de que un turista pueda ser acusado por el régimen de financiar el terrorismo.

Laura Dogu en marzo de 2018: “Situación de Nicaragua puede ser descrita como incierta”

«Las alertas de viaje que compartimos con el público no cambiarán pronto. La amenaza de que los turistas o viajeros puedan ser acusados de terrorismo o financiamiento del terrorismo es demasiado grande. Las alertas de viaje del gobierno de los EE. UU. y de otros gobiernos deben incluir todo tipo de amenazas, no solo amenazas físicas», afirmó.

Esto representa un duro golpe a Nicaragua, dado a que Estados Unidos es el mayor emisor como país de turistas, con alto poder de compra, según datos oficiales.

Según cifras del Instituto Nicaragüense de Turismo, de los 444,924 turistas que el año pasado llegaron desde América del Norte, 367,035 procedían de Estados Unidos.

«La comunidad empresarial valoraban más la estabilidad que la sostenibilidad»

Laura Dogu

Esto es un duro revés inclusive para los aliados del régimen que están haciendo lobby en las embajadas para pedir que las alertas de viajes se quiten. El presidente de la Cámara Nacional de la Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur), Leonardo Torres reveló  el 28 de octubre que junto a otros empresarios de su gremio se reunieron con la embajada de la Unión Europea para pedir que se quite la alerta de viaje que esa región tiene a Nicaragua.

El turismo ha caído fuertemente en Granada por la crisis. Más de 100 negocios han cerrado. LA PRENSA/ LUCÍA VARGAS
El turismo ha caído fuertemente en Granada por la crisis. Más de 100 negocios han cerrado. LA PRENSA/ LUCÍA VARGAS

«Este miércoles pasado, nos reunimos unos 23 empresarios de Pequeñas y Medianas Empresas Turísticas de ellos 5 extranjeros, con las Embajadas de la UE para expresarles nuestra preocupación por las Alertas de viaje y cómo nos afecta a todos. Quedaron de revisar esta situación», dijo Torres, aliado incondicional del régimen de Daniel Ortega.

En las revueltas recientes, el régimen también ha asesinado a extranjeros, entre ellos una brasileña y un estadounidense que murieron de manera violenta donde se vieron involucrados paramilitares. Hasta la fecha las investigaciones han estado envueltas en anomalías. Asimismo, la dictadura ha expulsado del país a extranjeros.

Lea además: Daniel Ortega amenaza a manifestantes y desafía a la comunidad internacional

Empresarios no escucharon advertencia

Pero antes de señalar la difícil situación que atraviesa el país, la embajadora de los Estados Unidos Laura Dogu recordó a los empresarios nicaragüenses la advertencia que había hecho en los primeros meses de su gestión sobre el riesgo de que el país creciera sin tener condiciones institucionales y muchos de estos subestimaron su planteamiento.

Estudiantes de la universidad Agraria ¨UNA¨ atacados por oficiales antimotines mientras protestaban por las nuevas reformas al INSS. Jader Flores/ LA PRENSA
Estudiantes de la universidad Agraria ¨UNA¨ atacados por oficiales antimotines mientras protestaban por las nuevas reformas al INSS. Jader Flores/ LA PRENSA

«Antes de abril, cuando hablaba de estos temas, la comunidad empresarial me decía con frecuencia que podían sacrificar algunos de estos derechos fundamentales porque Nicaragua no estaba en guerra, ni sufría la violencia de los países del triángulo norte. La comunidad empresarial valoraban más la estabilidad que la sostenibilidad», afirmó.

Desde el 18 de abril Nicaragua vive una de las peores crisis sociopolítica de la última década. Ortega ha dado por roto el modelo de alianza que por casi 11 años mantuvo con la empresa privada y ahora se ha vuelto el peor verdugo para el sector privado, al que manda a saquear, invadir propiedades, chantajea con sus políticas económicas y financieras y lo excluye de las decisiones importantes.

Pero el mayor costo lo ha pagado los nicaragüenses. Sin pudor, Ortega a través de sus fuerzas de choque ha asesinado a más de 300 nicaragüenses, ha dejado a decenas de personas con secuelas físicas irreparables, cientos de presos políticos y  una economía que se enrumba a dos años de caída.

«El modelo de Caudillo debe terminar ahora y el poder y las oportunidades deben compartirse con todos. Eso puede sonar aterrador para algunos de ustedes, pero será la clave para construir un futuro sostenible para el país», afirmó Dogu en su discurso.