El ayer y el hoy

Frente al somocismo se formó el Frente Amplio Opositor (FAO) y ahora frente al orteguismo la Unión Nacional Azul y Blanco (UNAB)

jóvenes, Nicaragua

CARTAS DE AMOR A NICARAGUA

Querida Nicaragua: Revisando viejos papeles me encontré los originales de un libro que publiqué en los años 70 y 80, y que recoge editoriales escritos contra la dictadura somocista, y relata la transición del 19 de julio del 79. El mismo libro recoge algunos editoriales en contra de la nueva dictadura sandinista. La primera edición fue hecha en Nicaragua, la segunda en Costa Rica y la tercera en la editorial Culiacán en México en los años 80. Al releerlos me pareció como que el tiempo no ha pasado, estamos viviendo las mismas o peores dictaduras de siempre. De 1939 a 2018 hemos vivido 79 años y solo hemos tenido 15 años de democracia, el resto han sido dictaduras, somocista, sandinista y orteguista.

Frente al somocismo se formó el Frente Amplio Opositor (FAO) y ahora frente al orteguismo la Unión Nacional Azul y Blanco (UNAB). Quiero transcribirles lo que escribí en aquella ocasión:

“La alternabilidad en el poder contemplada en uno de los 16 puntos del Frente Amplio Opositor es algo que el Partido Liberal Nacionalista (de Somoza Debayle) no ha querido refutar. Y es que, ¿qué pueden hablar ellos en materia de alternabilidad en el poder? ¿Han cumplido alguna vez con esta exigencia democrática? No. Su herencia ha sido el caudillismo del siglo pasado y del presente, caudillismo que ha sido altamente perjudicial para los pueblos por cuanto el caudillo se endiosa, se vuelve intocable, se siente como un predestinado y hasta se cree el mismo Dios.

Aplaudido y vitoreado por multitudes prefabricadas que perturban su propia mente hasta hacerlo llegar a creer que es realmente un Dios y que todo ese pueblo lo necesita. El caudillismo ha sido un fenómeno dañino en todos los pueblos americanos. Y es importante hacer notar que en el Frente Amplio Opositor no se propone ni se menciona ningún nombre en particular. La política debe estar dirigida hacia grupos en equipo, dentro de los cuales, en su momento, cualquier ciudadano calificado estará apto para presidir, para postularse para presidente y dirigir los destinos de la nación. El somocismo critica al FAO por no tener ningún líder, pero en el FAO hay muchos líderes y ningún predestinado, ningún Dios, ningún caudillo. El caudillismo quedó para la historia y para las novelas como El Otoño del Patriarca, de García Márquez o El Señor Presidente, de Miguel Ángel Asturias. Ninguno de los líderes del FAO tiene pretensiones de caudillo”.

Lo anterior lo escribí hace cuarenta años. El Frente Amplio Opositor (FAO) de ayer se llama hoy Unión Nacional Azul y Blanco (UNAB) y el somocismo caudillista se llama hoy orteguismo, súper caudillista.

El autor es director general de Radio Corporación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: