Extraña explicación oficial sobre aumento de ocupaciones de dólares provenientes del narcotráfico

Entre enero a octubre del presente año el Ejército de Nicaragua reporta la ocupación de poco más de 3.9 millones de dólares y 2.2 toneladas de cocaína

Parte de la droga incautada. LA PRENSA/Cortesía

El incremento de las operaciones del narcotráfico para trasegar dinero mediante el empleo de embarcaciones menores es alegado por el Ejército de Nicaragua (E de N), para justificar la ocupación en lo que va del año de más dinero proveniente del narco pero menos ocupación de drogas como cocaína.

Entre enero a octubre del presente año el E de N reporta la ocupación de poco más de 3.9 millones de dólares. En tanto, este año ha seguido disminuyendo la droga incautada al registrar la institución castrense en los primeros diez meses apenas 2.2 toneladas de cocaína y 735 kilos de marihuana.

No obstante, las cifras tanto de incautaciones de cocaína como ocupaciones de dinero, siguen siendo inferior que las alcanzadas el año pasado.

Esto está confirmado con cifras oficiales que aparecen en el Anuario Estadístico de 2017 de la Policía Orteguista (PO), que registra el año pasado una incautación de 5,529 kilos de cocaína o sean poco más de 5.5 toneladas de esa droga. Y una ocupación de 7,408.114.5 millones de dólares y 3,673,669 córdobas.

En lo que respecta al presente año, tres de las ocupaciones de dinero ocurrieron casualmente en un mismo mes, el recién pasado mes de octubre, y que en solo dos de ellas, superaron los tres millones de dólares, y que ocurrieron en el sector de Rivas,  una en Brito  y la otra en el sector de Nacascolo, municipio de San Juan del Sur.

La versión oficial ofrecida por la oficina de Relaciones Públicas del Ejército fue que «los cárteles de la droga para trasegar dinero en este año han incrementado sus operaciones mediante el empleo de embarcaciones menores que navegan cercano a las costas, en ruta a territorio costarricense, donde se determina la existencia de bodegas de almacenamiento temporal de grandes volúmenes de droga».

«Lo ya mencionado en el caso de Nicaragua, es decir la aproximación de las embarcaciones empleadas para dichos fines ilícitos son operadas por la Fuerza Naval y los órganos de inteligencia del Ejército de Nicaragua, dejando como resultado la ocupación del dinero que tendría como destino el sur de la región», ahonda el Ejército en su explicación sobre los motivos por los cuales han ocupado más dinero que droga.

Varias lecturas

El mayor en retiro, Roberto Samcam, considera que en esto pueden hacerse varias lecturas, y una de las cuales es que el régimen intenta «limpiar la cara del Ejército ante la opinión interna y hacia el exterior, luego de las denuncias de complicidad abierta en la represión de estos meses».

«Se pretende mostrar a un cuerpo militar atento a vigilar las fronteras marítimas en contra del narcotráfico, alejando la imagen de instrumento de la represión, sobre todo luego de su accionar ampliamente documentado durante el patrullaje y represión en la Isla de Ometepe, las capturas de ciudadanos civiles que huyen hacia Costa Rica y su posterior entrega a la Policía Orteguista», expresa Samcam.

El mayor en retiro no descarta que sea también una estrategia del régimen como un mensaje a Estados Unidos sobre la efectividad de sus fuerzas en contener el flujo de droga hacia esa nación y no descarta que también el régimen intente enviar señales a la comunidad internacional, de «que luego de las operaciones limpieza y el desmontaje de los tranques, el país viene recuperando la ‘normalidad’ y una de estas muestras es revivir la vieja historia del famoso Muro de Contención y su efectividad en la lucha contra el narcotráfico».

Sin embargo, Samcam recuerda que entre un sector de la población se rumora de supuestos acuerdos entre los carteles de la droga y el régimen, «luego del impasse de los meses de resistencia ciudadana, en la que más de 200 furgones quedaron varados en Carazo». Y resalta Samcam, que  «según los mismos paramilitares, en dichos furgones se trasladaba droga hacia el norte y por eso la insistencia de desmontar el tranque del San José, en Jinotepe (…) como una forma de tributo y para honrar el supuesto ‘acuerdo’, dichos carteles estarían abasteciendo de dinero en efectivo al gobierno, para ‘ajustar’ el pago de las nóminas de pago de los paramilitares, bajo la modalidad de incautación de drogas y dinero».

A finales de enero del presente año, el régimen publicó en el llamado Libro Blanco sobre la delincuencia que las incautaciones de cocaína en Nicaragua pasaron de 13.4 toneladas en 2007 a 4.8 hasta octubre del 2017, ligeramente superior a lo alcanzado en 2016, que fue de 4.5 toneladas de cocaína. Desde hace tiempo el Ejército ha justificado la disminución de las incautaciones de droga en el el llamado Muro de contención una estrategia que aduce “tiene como objetivo contener, capturar y desviar la mayor cantidad de droga, a fin de evitar su circulación por los principales núcleos poblacionales y su impacto destructivo en la sociedad nicaragüense”.

Actualmente el E de N explica que «la incidencia operativa de las fuerzas y medios del Ejército de Nicaragua en las fronteras y aguas jurisdiccionales, el contar con dispositivos de escáner en los puntos de control fronterizos, entre otros aspectos de interés, ha obligado, que los cárteles de la droga establezcan una especie de by pass para evitar aproximarse a las fronteras y costas nicaragüenses».

Esa institución militar también  resalta que  agencias internacionales han expresado que  con la estrategia del llamado Muro de contención garantizan que al menos entre 600 a 700 toneladas de droga no ingrese al territorio nacional y el trasiego de grandes volúmenes de droga se ejecuten  a 400 a 700 millas náuticas alejadas de las costas nicaragüenses.

Dicen que evitan escáner del Ejército

A finales de enero de este año, el régimen publicó en el llamado Libro Banco sobre la delincuencia que las incautaciones de cocaína en Nicaragua pasaron de 13.4 toneladas en 2007 a 4.8 hasta octubre del 2017, ligeramente superior a lo alcanzado en 2016, que fue de 4.5 toneladas de cocaína.

Desde hace tiempo, el Ejército ha justificado la disminución de las incautaciones de droga en el llamado “Muro de contención”.

Se trata de una estrategia que las autoridades aducen “tiene como objetivo contener, capturar y desviar la mayor cantidad de droga, a fin de evitar su circulación por los principales núcleos poblacionales y su impacto destructivo en la sociedad nicaragüense”. El E de N explica que “la incidencia operativa de las fuerzas y medios del Ejército de Nicaragua en las fronteras y aguas jurisdiccionales, el contar con dispositivos de escáner en los puntos de control fronterizos, entre otros aspectos de interés, ha obligado, que los cárteles de la droga establezcan una especie de by pass para evitar aproximarse a las fronteras y costas nicaragüenses”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: