500 agentes entre Policía Orteguista y seguridad privada para el juego Nicaragua-Haití

El secretario general de Fenifut expuso que los miembros de seguridad privada contratados por la federación están habilitados para expulsar a aficionados del estadio o entregarlos a la Policía Orteguista

La Selección de Futbol lista para la Liga de Naciones. LAPRENSA/ JADER FLORES

El régimen de Daniel Ortega trasladará el próximo sábado a su aparato represivo y de control a las instalaciones donde se realizará el duelo Nicaragua-Haití, con la finalidad de evitar cualquier intento de protesta cívica durante el evento deportivo y aparentar normalidad.

El juego, que se realizará el sábado a las 7:00 p.m. en el Estadio Nacional de Futbol, estará controlado por más de quinientos dispositivos —entre policías y guardas de seguridad privada—. La Fenifut contratará a doscientos elementos de seguridad privada y la Policía Orteguista confirmó a más trescientos agentes, más una fuerza especial adicional cuya cantidad de miembros no fue especificada.

Lea además: Selección de Futbol sin suplentes de garantías se aferra a los titulares ante Haití

Guardas de seguridad podrán detener y entregar a Policía

El aparato policial y de seguridad que se usará en este partido es superior comparado con otros eventos de este tipo.

En marzo de 2017, cuando ambas selecciones se enfrentaron por el repechaje a la Copa Oro, designaron 364 elementos entre policías y personal de auxilio (Cruz Roja y bomberos) en el interior del estadio, más ochenta en los alrededores.

Puede leer: Daniel Cadena y Manuel Rosas creen mantener contra Haití el mismo peso futbolístico

Ildefonso Agurcia, secretario general de Fenifut, expuso que los doscientos miembros de seguridad privada contratados por la federación estarán en lo interno de las graderías y están habilitados para expulsar a aficionados del estadio o entregarlos a la Policía Orteguista, dependiendo el caso.

Decomisarán banderas grandes

“No permitiremos mantas ni banner de ningún tipo. Se permitirá a las personas ingresar con la bandera de Nicaragua, pero de dos metros por 1.5 metros. Las banderas grandes serán decomisadas. Vamos a ser estrictos con las pancartas. No permitiremos ningún tipo de proselitismo político y religioso. Esto se establece en el reglamento FIFA de seguridad en los estadios, no tiene que ver con el contexto político del país”, aseguró Agurcia.

“Dispondremos de la fuerza suficiente para garantizar la regulación y facilitar el acceso en vehículos y caminando. Desde los semáforos de Enel y Club Terraza habrá agentes de tránsito regulando todo, entre otros sectores que comprenden el perímetro”, expuso el comisionado general Fernando Borge.

Tanto Agurcia como Borge pidieron paciencia a los aficionados al momento de entrar al estadio, porque habrá una requisa rigurosa.

“Lleguen temprano porque la entrada será lenta. Las puertas estarán abiertas a las 4:00 p.m.”, manifestó el secretario de Fenifut.

Más medidas restrictivas

“Decomisaremos venta de objetos no autorizados por la federación, como las camisas o garras. En otros partidos los hemos dejado, pero esta vez no porque con el nuevo convenio con Joma establecimos ser estrictos con estas personas que se benefician de la marca de la federación”, manifestó Agurcia, como parte de las medidas en el partido con mayor seguridad en la historia de la selección.

Este desafío es catalogado de máxima seguridad por la Concacaf, que ha sido estricta en las medidas preventivas, superando la de cualquier otro encuentro de la Azul y Blanco debido al contexto sociopolítico que vive el país desde el pasado 18 de abril.

Borge señaló que estará lista una “fuerza especial adicional”, pero no específico la cantidad de miembros, por cualquier incidente.

“Reforzaremos la seguridad interna quince minutos antes que finalice el partido, para evitar que invadan el campo los aficionados ante una eventual victoria de Nicaragua”.

“La clave será la actitud de las personas, que asumen con responsabilidad las indicaciones de los policías que estarán en el lugar dando indicaciones para acceso. Contamos con el suficiente personal y técnica para garantizar la seguridad del evento”, aseguró Borge.

Advertencia de Concacaf

La Concacaf permitió jugar en Managua el partido Nicaragua vs. Haití de la Liga de Naciones con altas medidas de seguridad y con la advertencia de que si se suspendía el juego no será reprogramado en otra sede, por lo tanto Nicaragua perdería los tres puntos. Este organismo rector del futbol regional anunció en agosto que la selección debía jugar de local fuera del país por la falta de seguridad a partir de la crisis sociopolítica. Desde ese momento la Fenifut gestionó para traer un partido aquí, pero antes la Azul y Blanco disputó el duelo contra Anguila en Costa Rica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: