Adiós al maestro Peña Hernández

El maestro Peña Hernández murió este lunes, a la edad de 96 años, en la misma ciudad que lo vio nacer y donde vivió durante toda su larga y fecunda existencia

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

Ayer fue sepultado en su ciudad natal, Masaya, el doctor Enrique Peña Hernández, eminente jurista y lingüista, miembro de número de la Academia Nicaragüense de la Lengua.

El maestro Peña Hernández murió este lunes, a la edad de 96 años, en la misma ciudad que lo vio nacer y donde vivió durante toda su larga y fecunda existencia.

Siendo un jurista notable, fue presidente de la Corte de Apelaciones de Masaya, ciudad donde ejerció la docencia lo mismo que en la Universidad Centroamericana (UCA) y la Universidad Católica (Unica). Además, fue un gran estudioso del folclore nicaragüense y escribió valiosos textos de gramática española para la educación secundaria.

El maestro Peña Hernández fue galardonado en vida por sus grandes méritos como lexicógrafo del español. Como tal tuvo un nexo directo con LA PRENSA y se unió por amistad personal y afinidad cultural y profesional con el histórico director literario de este Diario, Pablo Antonio Cuadra (PAC).

Precisamente por acuerdo con PAC, el doctor Peña Hernández comenzó en enero de 1966 la publicación de un artículo semanal en LA PRENSA, que tituló Columna Lexicográfica. Esta columna se publicó durante muchos años y fue recopilada y editada en varios tomos que tuvieron gran acogida en los medios intelectuales, académicos, estudiantiles e inclusive populares del país. Era una época en la que la lectura se apreciaba mucho más que ahora y al lenguaje y la buena escritura se les concedía mucho más importancia que la que se le reconoce en los tiempos actuales.

“Con el propósito de aportar un grano de arena al mejoramiento del habla nicaragüense, y de acuerdo con el Sr. Director de nuestra Academia (Nicaragüense de la Lengua), D. Pablo Antonio Cuadra, —que también es director del Diario “LA PRENSA”, de Managua—, inicié en ese rotativo, en enero de 1966, la publicación de una serie de breves artículos bajo el título de ‘Columna Lexicográfica’”, escribió Peña Hernández en la presentación del primer tomo de dicha obra literaria, impreso en la histórica Editorial Unión del barrio Altagracia de Managua.

Por su vocación, formación y experiencia profesional, el doctor Enrique Peña Hernández no solo era un profundo conocedor del idioma y la importancia de las palabras, sobre todo de su buen uso.

Era un gran maestro que se preocupaba de que el idioma español se hablara de manera correcta y a enseñar ese virtuoso arte dedicó gran parte de su vida. Él sabía muy bien que el lenguaje es un instrumento poderoso que no se debe subestimar ni maltratar, solo bien usar. Es que según el uso bueno o malo que se haga del lenguaje se puede provocar o sosegar, herir o sanar, dañar o beneficiar, reñir o dialogar, generar conflictos o resolverlos.

La sabiduría, las enseñanzas y las obras del doctor Enrique Peña Hernández constituyen un valioso patrimonio cultural de Nicaragua. Descanse en paz el maestro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: