Tras sanciones del Gobierno de Estados Unidos se espera que régimen mantenga represión

La represión del dictador Daniel Ortega incluye que no haya marchas pacíficas ni ningún tipo de concentración en contra del régimen.

protestas, Nicaragua

En un reciente plantón la Policía Orteguista golpeó y arrastró a varios manifestantes, sin importar que fuesen adultos de la tercera edad, mujeres o niños. LA PRENSA/ARCHIVO

Tras la sanción emitida por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos a la vicepresidenta designada por el Poder Electoral, Rosario Murillo y Néstor Moncada Lau, secretario personal de la pareja dictatorial, la respuesta por parte del régimen podría ser más represión, y en menor medida, una alternativa que implique sentarse a escuchar las demandas del pueblo.

Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos humanos (Cenidh), explicó que el comunicado emitido por el régimen en respuesta a las sanciones no muestra una posición seria frente a las disposiciones de Estados Unidos, y más bien, lo presentaron como una proclama política, con el «manoseo» de los héroes y mártires, haciendo énfasis en reclamar el respeto a la soberanía.

“Pero ningún Estado es soberano para masacrar a su pueblo. El que ha violado la soberanía de los nicaragüenses ha sido Daniel Ortega (…) No puedo yo basarme en decir, porque yo soberano tengo derecho a matar esa gente, y nadie se puede meter, de ninguna manera”, expresó Núñez.

Asimismo, indicó que el régimen persistirá en el incremento de la represión, siendo el objetivo fundamental, después que han cerrado todos los espacios donde la población podía manifestarse, el periodismo independiente.

El secretario de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, coincidió con Núñez que la represión va a continuar, incluida la agresión y la persecución hacia los defensores de derechos humanos, al igual que las limitaciones al trabajo periodístico.

Lea además: Lo que necesita saber sobre la orden ejecutiva de Donald Trump

“(…) La ciudadanía va a estar en un estado de indefensión total porque estamos seguro que este régimen va a entrar con todo, como ellos muy bien lo han señalado que van con todo en contra de los nicaragüenses que de una u otra manera están protestando (..)”, dijo.

Aunque al dictador Daniel Ortega, diversos sectores le han hecho llamados para reanudar al Diálogo Nacional en aras de resolver la crisis sociopolítica del país que inició en abril, este se ha encargado de enterrarlo, mientras señala al pueblo de “golpistas”.

No obstante, para Núñez, las sanciones por parte de Estados Unidos son un elemento nuevo, es una presión internacional que puede introducir una variante en cuanto a las dos salidas planteadas; más represión o que escuchen las demandas de la población, explicó.

Lea además: Donald Trump declara al régimen de Nicaragua como «una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos» 

Ortega es el responsable

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) responsabilizó ayer miércoles al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ante la imposición de sanciones por parte del gobierno de los Estados Unidos.

A través de un comunicado, la Alianza señaló que “las sanciones no son el resultado del intervencionismo extranjero, argumento que Ortega ha repetido por más de cuatro décadas. Son respuestas de una comunidad internacional que no puede quedarse indiferente ante tanta represión y muerte”.

El presidente estadounidense Donald Trump, firmó este martes una orden ejecutiva en la que declara al Gobierno de Nicaragua “una amenaza para la seguridad nacional” de su país y autorizó, además, al Departamento del Tesoro, a actuar contra los implicados en la crisis sociopolítica nicaragüense.

De inmediato se anunciaron sanciones económicas contra Murillo, y Moncada Lau.

Ante estas fuertes medidas tomadas por la administración Trump, la Alianza, conformada por empresarios, estudiantes, campesinos y representantes de la sociedad civil que participaron en el Diálogo Nacional, advirtió que Ortega está enrumbando el país hacia un conflicto con la mayor potencia económica del mundo similar al vivido en los años ochenta.

“El país retrocedió décadas, dejando la economía postrada y con la mitad de los nicaragüenses en la pobreza. Ortega está una vez más llevando a Nicaragua por ese camino y no es justo que se repita, para el bienestar de las futuras generaciones”, señala el comunicado.

También, el senador republicano por la Florida, Marco Rubio, a través de su cuenta oficial de Twitter recalcó que vendrán más sanciones contra el régimen orteguista hasta “que se restaure la democracia en Nicaragua”.

Pese a crisis se aferran al poder

Contrario a los furibundos discursos que Rosario Murillo se ha acostumbrado a lanzar desde sus medios oficialistas desde abril con el objetivo de deslegitimar la protesta ciudadana, este miércoles, un día después que fue sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, no se refirió directamente a las sanciones y dedicó gran parte de su intervención a recitar salmos bíblicos, asegurando que Dios está con este régimen.

“Si Dios con nosotros, ¿quién contra nosotros?”, aseguró. “Hemos fortalecido patria, seguridad y porvenir todos estos meses… construyendo las victorias de la paz. No pudieron ni podrán, no somos un pueblo que tema, temor, amor a Dios nuestro Señor”, agregó Murillo, en clara alusión a las advertencias del gobierno de Donald Trump de imponer más sanciones si continúan la represión, tal como lo han hecho durante más de siete meses.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: