Germán Aguirre celebró sus 25 años en las artes y su meta para el 2019 es continuar evolucionando como artista multidisciplinario 

En este mes, Aguirre Jiménez exhibió  con éxito una muestra de sus obras talladas en madera y con técnica policromada mixta, la cual llevó como lema “Danzando sobre el agua”

LA PRENSA/FOTOS/MYNOR GARCÍA

“Hace cinco años que no trabajo en cerámica, pero volveré y realizaré una serie de narcisos y otra  serie de insectos que pienso evolucionar y estilizar sus formas”, revela Germán Aguirre Jiménez, escultor y pintor, quien este cierre de año festejó con una exposición sus 25 años de carrera artística.

Además —agregó el artista— existe la posibilidad de evolucionar también la temática del arte sacro, la cual dio a conocer en marzo de este año.

Lea: 8 imágenes impactantes que dejó 2018 (y cómo recuerdan a grandes obras de la historia del arte)

En este mes, Aguirre Jiménez exhibió  con éxito una muestra de sus obras talladas en madera y con técnica policromada mixta, la cual llevó como lema “Danzando sobre el agua”. Esta muestra personal  tuvo lugar en el taller y finca turística Tecolote, en el municipio de La Paz.

Se pudieron apreciar obras alusivas a la Navidad, como la Sagrada familia y figuras femeninas estilizadas que crean la sensación de estar danzando sobre el agua. Fueron alrededor de treinta diseños.

Muchas de sus esculturas, explicó el artista, las trabaja a partir de troncos de árboles o madera vieja y alcanzan precios de más de doscientos dólares. También diseña pequeñas cerámicas de barro y muebles de madera con finos acabados.

Sobre su trayectoria y éxito alcanzado, manifestó que todo se lo debe a Dios, “porque he conocido a personas que valoran mi obra y que también me valoran no por lo que hago, sino por lo que soy”.

Jaqueline Wayner lo sacó del anonimato

El caraceño comenta que los años que lleva como escultor no han sido tarea fácil y que se requiere de mucho trabajo y desvelo para complacer al público. En 1996 la directora de la Alianza Francesa en Managua, Jaqueline Wayner, lo sacó del anonimato.

Además reconoció el apoyo que le brindó Juanita Bermúdez, directora de Galería Códice, a los ceramistas Rossy López y Gregorio Bracamonte, así al padre Miguel d’Escoto Brockmann, entre otros.

Lea además: ¿Cómo ve el islam a Jesús y María?

Confiesa que como artista hasta el momento no ha podido crear su propio estilo y que sigue en la búsqueda del mismo.

Su fuente de inspiración ha sido la naturaleza, pero además tiene una afinidad espiritual con el pintor y dibujante Alejandro Canales (1945-1990), destacado por pintar a la mujer nicaragüense, arte que también llevó al muralismo.

Germán proviene de una familia campesina y se considera extrovertido, católico y muy creyente de Jesucristo.

A los nuevos artistas, les sugiere mantener siempre la humildad. Su hermano mayor, César Aguirre Jiménez, reconoce la evolución que él ha tenido en el mundo del arte y la cultura.

Manuel Obregón Sánchez es amigo de Aguirre Jiménez, le ha comprado varias de sus obras, admira su arte y no se pierde sus exposiciones.

“Yo le digo a él que siga adelante, porque solo el arte y la poesía salvan, cultivar el arte no es solo un entretenimiento, es una forma de vida”, comentó Obregón Sánchez.

Aguirre Jiménez estudió la carrera de Artes y Letras en Managua. Ha expuesto sus obras —además de Nicaragua— en El Salvador, Nueva York y Francia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: