La amenaza de China a Taiwán

El presidente chino, Xi Jinping, profirió esta amenaza en el discurso que pronunció este 2 de enero con motivo del 40 aniversario del primer contacto entre China comunista y Taiwán, en 1978, desde el fin de la guerra civil de 1927 a 1949.

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

China comunista ha amenazado a la República China en Taiwán con anexarla por fin a su territorio, sin descartar el uso de la fuerza militar para conseguirlo.

El presidente chino, Xi Jinping, profirió esta amenaza en el discurso que pronunció este 2 de enero con motivo del 40 aniversario del primer contacto entre China comunista y Taiwán, en 1978, desde el fin de la guerra civil de 1927 a 1949.

No es la primera vez que China comunista intimida a Taiwán. Pero ahora lo ha hecho de manera más franca y directa, a pesar de que Xi Jinping trató de endulzar la amenaza con la promesa de que en el marco de la política “un país, dos Estados”, respetaría “la propiedad privada y las libertades religiosas y legales” en las que según él se funda Taiwán. La misma promesa hizo el régimen chino para someter a Hong Kong en 1997, y a Macao en 1999, pero desde entonces el sistema democrático y la economía de libre mercado vienen siendo socavados poco a poco en ambos territorios.

La presidenta de Taiwán, señora Tsai Ing-wen, replicó inmediatamente al líder de China comunista señalando que su país está abierto a las negociaciones en pie de igualdad para mejorar las relaciones entre las partes. Pero reiteró que “los valores democráticos abarcan el modo de vida que los taiwaneses aprecian”, y llamó a China para que “valientemente avance hacia la democracia.

Esta es la única forma de que entiendan realmente las ideas y los cometidos del pueblo de Taiwán”, aseguró la presidenta Tsai.

Nicaragua mantiene una estrecha relación con Taiwán, desde que el gobierno democrático de doña Violeta Barrios de Chamorro restableció a fines de 1990 las relaciones diplomáticas con ese país democrático de Asia, que habían sido rotas por la primera dictadura del Frente Sandinista en la década ochenta.

En la actualidad, debido al acoso internacional de la poderosa China comunista la pequeña pero robusta Taiwán hace grandes esfuerzos y paga altos costos políticos para defender las relaciones diplomáticas que aún tiene con otros países, que cada vez son menos.

Por eso se critica a Taiwán de que ayuda a regímenes autoritarios y corruptos a mantenerse en el poder. Y se comenta que sería más provechoso hacer como Costa Rica, El Salvador y Panamá, que rompieron relaciones con Taiwán para establecerlas con China comunista.

Quienes piensan de esa manera deberían leer al director del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann, quien dice en un artículo publicado esta semana en varios países que “el financiamiento para el desarrollo por parte de China suele provocar en la economía una borrachera llena de corrupción, que va seguida de una desagradable resaca financiera (y a veces política)”. Y al respecto cita entre otros casos los de Ecuador y Venezuela.

O sea que romper relaciones con la democrática Taiwán para establecerlas con la dictadura comunista de China, sería para comprometer al país en una peor situación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: