Galería: El mundo del oro en Nicaragua

El oro es el principal producto de la minería metálica en Nicaragua y el tercer rubro de exportación del país. Es extraído de manera artesanal y en grandes minas subterráneas o a cielo abierto. Este es el mundo del metal dorado por el que se vive y se muere

minasoro

Existen dos métodos industriales para extraer oro: subterráneo y a cielo abierto. En el distrito minero El Limón, León, (donde opera B2Gold) y en Bonanza (donde trabaja Hemco) se explotan minas subterráneas y a cielo abierto. En el caso de Mina La Libertad, Chontales, la explotación se hace a cielo abierto, de acuerdo con el Centro Humboldt. En Nicaragua hay túneles de hasta 400 metros de profundidad, a veces en minas abandonadas.

Mina Santa Pancha. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Lea además: La fiebre del oro en Villanueva, Chinandega


De 2010 a 2016 la actividad minera en Nicaragua creció un promedio anual de 9.2 por ciento. Hasta 2017 generaba unos 5,000 empleos directos y 12,000 indirectos, más unos 15,000 mineros artesanales.

Güiriseros de Villanueva, Chinandega. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Lea también: El oro, la increíble historia del rey de los metales


10.5 millones de onzas troy de oro se extrajeron en Nicaragua de 1870 a 2011. Es decir, en 141 años. A esa cifra habría que sumar las 53 mil onzas de oro que se estima se llevaron los españoles durante el periodo colonial. Estos datos aparecen en el estudio «Minería en el Contexto Histórico de la Humanidad», elaborado por José Antonio González Rojas. Es una cantidad mínima si se considera que, según el Consejo Mundial del Oro, a lo largo de la historia de la humanidad se han extraído más de 200,000 toneladas de oro. En la foto se aprecia una pepita obtenida de forma artesanal por mineros de Villanueva, Chinandega, luego de procesar la cantidad de tierra que alcanza en una pana para lavar ropa.

LA PRENSA/ARCHIVO

Le interesa: La mina donde Sandino se volvió guerrillero


En Nicaragua el área concesionada para la explotación minera de oro y plata equivale al 7.9 por ciento del espacio terrestre nacional, según un estudio que la firma Consultores para el Desarrollo Empresarial (Copades) presentó en agosto de 2017. Sin embargo, la superficie solicitada para explotación es de 1,668 kilómetros cuadrados: un 1.4 por ciento del territorio del país. Mientras que, hasta abril de 2017, la superficie efectivamente explotada era de 349.37 kilómetros cuadrados: 0.29 por ciento del espacio terrestre nicaragüense. La minería es una de las actividades industriales con más impacto ambiental, sobre todo la que se practica a cielo abierto.

Mina en Chontales. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Además: Producción de oro se duplica en 11 años


En Villanueva, Chinandega, los molinos eléctricos artesanales son llamados rastras. Los mineros de Villanueva utilizan el eje de un camión, lo conectan a un motor eléctrico y con eso mueven cuatro piedras grandes unidas con cadenas al eje. Las piedras se van moviendo dentro de una pileta y de esa forma muelen la tierra que después se procesa con mercurio. Los patios de las casas cercanas a las minas están invadidas por estos molinos artesanales. Según pequeños mineros, de 12 toneladas de tierra pueden salir unos cien gramos de oro.

Molino artesanal en Villanueva. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Lea: La minería artesanal reina ante las pocas alternativas laborales en Santo Domingo


Este es el equivalente industrial del molino artesanal. Existen diversos tipos de molinos industriales, en este caso bolas de acero se encargan de reducir el tamaño de la roca para las siguientes etapas del proceso de extracción del oro.

Molino de bolas para reducir el tamaño de las rocas que contienen el oro. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Lea también: En busca del oro, nueva fiebre en Nicaragua


La piedra es picada a mano para que sea más fácilmente procesada por los molinos artesanales. Es un trabajo que suelen realizar las mujeres en las comunidades mineras.

La piedra triturada pasa al molino. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Podría interesarle: Así es la vida en Mina El Limón 


El oro es purificado a través de un proceso de fundición, en el cual se utiliza presión, altas temperaturas y sustancias químicas. El objetivo es eliminar impurezas que se encuentran de forma natural en la tierra, incluidas trazas de otros metales. Luego de separarlo de la materia ordinaria con la que está combinado, se le coloca en un horno que debe alcanzar temperaturas superiores a 1,064 grados Celsius, a fin de elevar el oro por encima de su punto de fusión. Como eso no es suficiente para separarlo de otros metales, se introducen químicos como soluciones de cianuro o mercurio para que el oro se coagule en pepitas y terrones. Luego se le vuelve a fundir y es vertido en moldes para formar los famosos lingotes. Aquí puede apreciarse esta última fase del proceso. La foto fue tomada en Mina La Libertad, Chontales, en 2011.

Oro fundido en Mina La Libertad, Chontales. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Además: Un río de oro en Nicaragua 


La minería artesanal es la que produce mayor cantidad de accidentes mortales, pues los pequeños mineros no se protegen con equipos de seguridad y, además, se exponen directa y crónicamente al mercurio. Los accidentes que más suelen cobrar la vida de los mineros son los derrumbes, los hundimientos y las caídas al vacío, tanto en la minería artesanal como en la industrial.

Pequeño minero en Chinandega. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: