Envían carta a miembros de la OEA sobre el drama de los presos políticos

Por lo menos 54 presos políticos, de un total de 740 que están en manos del régimen Ortega Murillo, permanecen recluidas “en condiciones infrahumanas y de reclusión diferenciada”

Bajo el asedio de turbas orteguistas mandadas a apostarse en las fueras del Chipote, cada día decenas de madres y parientes llegan a preguntar por sus familiares secuestrados por la PO. LA PRENSA /ARCHIVO

LA PRENSA/ ARCHIVO

Por lo menos 54 presos políticos, de un total de 740 que están en manos del régimen Ortega Murillo, permanecen recluidas “en condiciones infrahumanas y de reclusión diferenciada”.

El registro lo lleva el Comité Pro Libertad de Presos Políticos y lo expone en una carta-informe a los miembros del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), previo a la sesión programada para este viernes 11 de enero.

El motivo de la misma fue exponer “la dramática situación” de los presos políticos en Nicaragua y solicitarles la pronta aplicación de la Carta Democrática Interamericana al régimen Ortega Murillo, pues expresan que los nicaragüenses “vivimos la peor crisis de Derechos Humanos de la región en los últimos treinta años”.

Según ese Comité, diez de esas personas están en celdas de castigo del régimen Ortega Murillo, otras 29 están en la Galería 300, de Máxima Seguridad y otras 15 en el llamado “infiernillo”.

Lea también: Familiares de las víctimas de la represión dispuestos a llevar a Daniel Ortega y Rosario Murillo a tribunales internacionales

“Estas personas llevan meses en aislamiento, con acceso diferenciado a luz del sol y comida, cierre y clausura de las ventanas, y en condiciones de mucha insalubridad”, refiere el Comité Pro Libertad de Presos Políticos.

“Hemos visto que sistemáticamente y sobre todo con estas 54 personas, el Sistema Penitenciario viola y obstaculiza el régimen de visitas de las y los familiares, reduciéndolas drásticamente”, exponen a los miembros del Consejo Permanente de la OEA.

También mencionan en su carta el luto sufrido por la población nicaragüense a causa de los asesinatos dejados por la represión, 325 según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y más de quinientos según algunas organizaciones de derechos humanos, los que siguen en impunidad.

Mientras tanto, señalan, “las cárceles se han llenado de jóvenes y adultos por razones políticas, algunas inverosímiles”.

Lea también: Madres de Abril solicitan a la OEA que aplique la Carta Democrática al régimen de Nicaragua

Y mencionan ejemplos, tales como inflar globos azul y blanco, como fue el caso de Álex Hernández, de Catarina, o por cantar el Himno Nacional en la esquina de su casa, tal es el caso de Ana Cecilia Hooker y Gonzalo Hernández, de Somoto, o correr maratones por la libertad de los presos políticos como sucedió con Alex Vanegas.

“El absoluto control de las instituciones por parte de la familia Ortega Murillo ha dejado a los nicaragüenses en total indefensión”, menciona el Comité Pro Libertad de Presos Políticos, que señala que la “tragedia” enfrentada por los nicaragüenses a partir del 18 de abril es recogida muy ampliamente por el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIE) que concluyó que el Estado cometió crímenes de lesa humanidad.

También enfermos

A demás de los casos ya conocidos públicamente de enfermos, cuyas vidas están en riesgo como el de Brenda Muñoz —con enfermedad poliquística de hígado y riñón— y Ruth Matute que sufre de insuficiencia cardíaca, el Comité Pro Libertad de Presos Políticos menciona otros casos que además siguen sin ser remitidos al Instituto de Medicina Legal (IML) para su valoración.

Resaltan entre otros casos el de Nardo Sequeira, de Acoyapa, quien presenta un caso agudo de depresión; Max Francisco Cruz Gutiérrez, de Ometepe, herido por la Policía Orteguista (PO) durante su secuestro y que sufre una infección; Juan Bautista Guevara, de Ticuantepe, quien podría quedar sordo producto de una golpiza recibida en el Chipote.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: