Jaime Chamorro Cardenal: “(Rosario) Murillo, LA PRENSA llegará a los 100 años”

Los directivos de Editorial LA PRENSA se vieron forzados esta semana a reducir el número de páginas de ambos periódicos debido a las arbitrarias acciones de la DGA

El presidente del Grupo Editorial LA PRENSA, Jaime Chamorro Cardenal, afirmó que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo fracasará en su objetivo de hacer desaparecer este diario, pues a pesar de la retención de la materia prima con que se elabora la versión impresa, este periódico seguirá informando.

Chamorro Cardenal le mandó un mensaje directo a la vicepresidenta Murillo, diciéndole que los principios de libertad y democracia que han sido defendidos en los 92 años de existencia de LA PRENSA no van a cambiar, a pesar de las medidas represivas de la actual dictadura.

Lea además: Editorial | ¿Se ha imaginado vivir sin información?

“Quiero decirle a Rosario Murillo que ella sabe cómo pensamos nosotros, porque ella trabajó 12 años con Pedro (Joaquín), mi hermano, y nosotros no hemos cambiado ni un milímetro de lo que Pedro pensó, (son) los mismos derechos y la misma ansiedad por la libertad y la democracia. Como decía él, ‘Nicaragua volverá a ser una república’”, dijo Chamorro Cardenal.

Desde el 10 de septiembre pasado —más de cuatro meses—, la Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA), que responde al régimen de los Ortega-Murillo, mantiene secuestradas 92 toneladas de papel, así como planchas, gomas y reveladores de uso de la rotativa en la que se imprimen los periódicos LA PRENSA y Hoy.

Lea más en: La SIP condena el bloqueo del régimen a insumos del Diario LA PRENSA

Aduana también mantiene secuestrados repuestos para la rotativa desde octubre reciente.

La materia prima secuestrada por la DGA tiene un costo que ronda los 180 mil dólares, ya que hasta ahora ni con el pago de los impuestos que por ley deben ser exonerados, se ha logrado que la entreguen.

Lea también: LA PRENSA reduce su paginaje como medida de emergencia ante el abuso estatal

Chamorro Cardenal denunció que retener la materia prima propiedad de esta empresa es parte de la política de censura que el régimen Ortega-Murillo instauró hacia los medios de comunicación independientes desde 2007, y que se ha intensificado desde el estallido de las protestas ciudadanas en abril, a las cuales la dictadura respondió de forma criminal.

Coartar la libertad de prensa y el derecho a informar a los medios, como LA PRENSA, y el derecho de los nicaragüenses a informarse es parte de la política del régimen.

La Prensa ha sobrevivido a otras dictaduras

Chamorro Cardenal dijo que LA PRENSA se ha enfrentado y salido airosa de las arbitrariedades y los ataques de las dictaduras somocistas y sandinistas (en los años 80, cuando también gobernó Daniel Ortega), y que igual lo hará ahora.

Lea más en: Aduana retiene tinta y papel al Grupo Editorial LA PRENSA

“LA PRENSA no es la primera vez que está en esta situación. Somoza (García) la cerró dos años y resurgió, la censuró, la cerró, la incendiaron, mataron a mi hermano (Pedro Joaquín) y hemos regresado. Defendimos los principios de la libertad, la democracia, el Estado de derecho, todo lo que el pueblo de Nicaragua quiere, quiso y está queriendo ahora”, confió.

De continuar reteniendo el papel, la tinta y el resto de materia prima, existe la posibilidad de que la versión impresa de los periódicos LA PRENSA y Hoy desaparezca. Sin embargo, esto no significará que se dejará de informar a los nicaragüenses los hechos que deben contarse, pues se continuará a través de los sitios web, afirmó el presidente del Grupo Editorial.

Le puede interesar: “Renuncian Ortega y Murillo”, “Liberan a los 700 presos políticos”. Así se imaginan los nicaragüenses la portada ideal de LA PRENSA

No obstante, el presidente del Grupo Editorial reclamó que el asedio del régimen a los periódicos, canales de televisión y radios independientes que denuncian sus abusos no puede permitirse.

“Le quiero decir a Rosario Murillo que esto (el bloqueo aduanero) más bien a ellos los va a perjudicar más que a nosotros, porque en el mundo ya se conoce lo que están haciendo con nosotros, y le quiero decir que LA PRENSA llegará a los cien años”, dijo Chamorro Cardenal.

La Aduana no ha dado explicaciones sobre la retención de la materia prima de Editorial LA PRENSA y tampoco acata la resolución del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo (TATA), que dio lugar a la queja interpuesta.

Puede leer también: Monumento a Pedro Joaquín Chamorro Cardenal rodeado por antimotines en el 41 aniversario de su asesinato

“El Tribunal Aduanero dice que tenemos la razón pero la Aduana no contesta, entonces definitivamente lo que quieren es que LA PRENSA no siga publicándose (de forma impresa)”, aseveró Chamorro.

Este 18 de enero el Diario LA PRENSA publicó su portada prácticamente en blanco, solo con la pregunta: ¿Se ha imaginado vivir sin información?, como forma de denunciar ante la ciudadanía y el mundo el asedio de la dictadura Ortega-Murillo a la libertad de expresión y de información.

Medidas extremas

Los directivos de Editorial LA PRENSA se vieron forzados esta semana a reducir el número de páginas de ambos periódicos debido a las arbitrarias acciones de la DGA.

La dictadura Ortega-Murillo ha cerrado varios medios de comunicación críticos —como el canal 100% Noticias—, asaltó y confiscó ilegalmente las oficinas de Confidencia y Esta Semana.

Chamorro Cardenal dijo que la libertad de prensa es que en un país exista “variedad de medios de comunicación” para que no sea una información controlada la que recibe la población, como es lo que sucede con los medios propiedad del régimen.

“Siempre hemos salido adelante, por eso tengo fe, porque este pueblo quiere esas libertades y esos principios por los cuales nosotros luchamos y por los cuales murió mi hermano (Pedro Joaquín Chamorro)”, afirmó el director de LA PRENSA.

Repercusión internacional

Que las versiones impresas del periódico LA PRENSA y Hoy dejen de circular en Nicaragua significaría un gran golpe a la libertad de prensa, pero también causaría un daño a los cientos de trabajadores que laboran en esta empresa, afirmó el presidente del Grupo Editorial, Jaime Chamorro Cardenal.

Son 150 agencias y aproximadamente unos seiscientos voceadores de LA PRENSA y el Hoy los que se verían afectados si la versión impresa de ambos diarios dejan de circular por la medida represiva del régimen.

También están en riesgo los empleos de 35 repartidores que entregan los diarios a los suscriptores, así como los de los trabajadores de la rotativa donde se elaboran los periódicos.