Los diputados europeos

Queremos ser optimistas y esperar que esta gira haya sido de provecho tanto para el pueblo de Nicaragua como para el gobierno que está entrampado en un callejón sin salida

jóvenes, Nicaragua

CARTAS DE AMOR A NICARAGUA

Querida Nicaragua: Con mucha esperanza dimos la bienvenida a los miembros del Parlamento Europeo que pudieron entrevistarse con todos los sectores de la sociedad, tanto opositores del régimen como proclives al mismo. Inclusive pudieron visitar las cárceles donde guardan prisión los opositores o sea los llamados presos políticos. El informe que los eurodiputados dieron al terminar su gira fue algo contundente, franco, positivo y con recomendaciones importantes para que el gobierno Ortega Murillo pueda abrir el camino a una solución democrática. Queremos ser optimistas y esperar que esta gira haya sido de provecho tanto para el pueblo de Nicaragua como para el gobierno que está entrampado en un callejón sin salida, perdiendo apoyo de las principales fuentes de financiamiento y por lo tanto sufriendo una depresión que cada día se agrava y que nos conduce cuesta abajo hacia la bancarrota según opinan algunos economistas entendidos en la materia.

No entendí cómo durante la permanencia de los señores eurodiputados se hizo más notoria la presencia de efectivos militares vestidos de negro y armados con rifles de guerra en algunas rotondas y a lo largo de muchos bulevares de la capital. De tal manera que los visitantes pudieron ver de primera mano un país en un virtual estado de sitio, permanentemente vigilado y militarizado. El colmo fue que a un grupo de distinguidos miembros de la oposición que fueron a visitarlos se les tomaron fotos en el momento en que llegaban al recinto y cuando se retiraron, algunos de ellos fueron detenidos y requisados por la tropa policial, habiéndolos detenido más o menos media hora para indagar por los documentos de los vehículos y para constatar que no portaban armas de fuego. Lo usual y lo correcto hubiese sido que la ciudad estuviese en plena calma, sin presencia militar que infundiera temor a la población. Un buen amigo, analista político de nota, opinó que esa actitud del gobierno era una demostración de temor a que la población se reuniera y salieron en grupos a los sitios donde estaban los eurodiputados para exhibir pancartas y proferir gritos de protesta. Quizás fue por eso que optaron por la presencia militar en las calles.

En el informe pudimos conocer detalles sobre las penurias que pasan las y los presos políticos y pudimos conocer las amplias opiniones del grupo de eurodiputados, pero naturalmente no comentaron la entrevista de unas tres horas que tuvieron con el propio Daniel Ortega, lo que pudieron decirle en privado y lo que el mandatario les habría dicho. Esos son secretos que no pueden salir a la luz pública, pero obviamente tienen que haber sido sumamente importantes y tengo la esperanza de que el camino hacia una solución razonable haya comenzado. Dios lo quiera.

El autor es empresario radial, director de Radio Corporación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: