Reformas fiscales golpean la economía familiar en Nicaragua

El régimen grava impuestos por dos vías: eliminando exoneraciones del IVA de varios productos y estableciendo nuevas tasas a productos a través del Impuesto Selectivo de Consumo (ISC)

Nueve sectores esperaban un ajuste en su salario mínimo este año, sin embargo con la crisis sociopolítica los resultados de dicha negociación las expectativas son inciertas. LA PRENSA/ ARCHIVO

Las reformas fiscales propuestas por el régimen no perdonan a nadie: hasta el 90 por ciento de los productos de consumo nacional sufrirán alza. Se alterarán los precios desde los grandes supermercados hasta el más humilde puesto informal de chucherías .

“No escapa nadie. Es una cadena de alteraciones de precios que se sentirá a todas las escalas sociales: desde el que llena su carrito de compras en un supermercado exclusivo, hasta la señora de la canasta de chicles, cigarros y tortillitas. Todos vamos a pagar más por lo que consumimos”, advirtió el sociólogo y economista Cirilo Otero.

El director del no gubernamental Centro de Iniciativas de Políticas Ambientales explica que la propuesta del régimen grava impuestos por dos vías: eliminando exoneraciones del Impuesto General del Valor (IVA) de varios productos y estableciendo nuevas tasas a productos a través del Impuesto Selectivo de Consumo (ISC).

A criterio de Otero, la aplicación del IVA y el ISC a nuevos productos crea un efecto de alzas en cadenas que al final encarecerá el precio final de todo lo que hoy en día se ofrece en un supermercado, una distribuidora, una pulpería, un tramito de mercado y un canasto ambulante.

Le puede interesar: Dictadura anuncia estocada fiscal a la mediana y gran empresa e incrementa impuesto a bebidas alcohólicas y cigarrillos

“Al perder muchos productos la exención del IVA con esta reforma, el importador clava el nuevo valor al distribuidor, este trasladará el aumento de costo de su mercadería al detallista y este trasladará el nuevo precio al consumidor final, que ante esta situación tiene dos opciones: o gasta más o compra menos”, señaló Otero.

Productos que pierden la exención del IVA

Un economista independiente, que pidió no ser citado, tras revisar la propuesta de reforma determinó que 19 productos que estaban exonerados de IVA perdieron esa exención y, por lo tanto, variarán de precios.

Los productos son azúcar refinada, azúcares no tradicionales, aceites comestibles (menos el de soya y palma), café molido desde 115 gramos —café instantáneo—, chuleta de pescado, pastas alimenticias (fideos, coditos, etcétera), ayote, naranjas, pan dulce tradicional (picos, pudines, polvorón, etcétera), diferentes cortes de carne de res (menos la posta y las vísceras), algunas piezas de pollo, papel higiénico, jabones de lavar y de baño, detergentes, pasta de dientes y cepillos de dientes, desodorantes, escobas, fósforos y toallas sanitarias.

Productos gravados con ISC

LA PRENSA hizo otro ejercicio de revisión de productos gravados con el Impuesto Selectivo de Consumo propuestos en la ley de reforma fiscal y encontró que, aparte de las gaseosas, cigarrillos, cervezas y rones, se aumentaron impuestos de diferentes tasas a estos: cebolla, papa, mantequilla, preparados de agrios (cítricos), helados a base de leche e incluso cacao, diferentes productos de cereales (incluyendo el pinolillo), bebidas azucaradas de sabores artificiales a base de pulpas de frutas, jugos naturales, jugos concentrados y otros preparados industrialmente (como Hi-C, jugos de naranja y otros en cajas y botellas).

Lea además: Reforma fiscal busca imponer Impuesto sobre la Renta a las remesas familiares

Además se les aplicó la tasa de 10 % del ISC a las diferentes presentaciones de chucherías y botanas (como meneítos, tortillitas, chicharrones, papitas, platanitos y otros obtenidos a partir de frituras).

Huevos, arroz, harina y hasta el ganado

Un análisis jurídico-técnico de la propuesta de reforma tributaria al 30 de enero de 2019 que realizó la firma Báez Cortés y compañía limitada, encontró que aparte de los productos anteriormente citados, se clavó IVA a otros, ya sea por reforma expresa o derogación.

Entre los productos que esta firma encontró que le derogaron el IVA, están productos veterinarios, vitaminas y premezclas vitamínicas para uso veterinario y los destinados a la sanidad vegetal.

Lea también: Los principales ajustes fiscales que impuso el régimen de Daniel Ortega

Además figuran maquinaria, equipo de riego que sean utilizados en la producción agropecuaria, así como sus partes y accesorios, sus repuestos y sus llantas.

Se gravará también la enajenación de animales vivos, con excepción de las gallinas, que se mantendrían exentas; se gravará con IVA los bienes agrícolas no sometidos a procesos de transformación. Solo se conserva exención para maíz, trigo, frijol negro y rojo, tomate, cebolla blanca y amarilla, chiltoma, repollo, papas, banano y plátano.

Y también se gravará el arroz de calidad superior a 80/20 sin importar su presentación. Anteriormente se conservaba la exención del IVA si su presentación era superior a cincuenta libras.

Diputados orteguistas posponen aprobación

La Asamblea Nacional decidió posponer la aprobación de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, la cual estaba prevista para este 1 de febrero, fecha en que también entra en vigencia el draconiano ajuste a la seguridad social, que achica drásticamente las futuras pensiones, aumenta la contribución de las empresas y trabajadores, entre otras medidas.

Además: Reforma fiscal que aprobará el orteguismo alcanzará a las mipymes

La diputada liberal y miembro de la Comisión de Economía, Presupuesto y Producción de la Asamblea Nacional, Azucena Castillo, confirmó a LA PRENSA que recibieron la notificación la tarde de ayer por parte de la secretaria de la junta directiva de la Asamblea Nacional, sin mayores explicaciones.

Además señaló que tienen sesión hasta el martes de la próxima semana, pero no está clara si ese día se abordará el paquetazo fiscal.

Tanto la reforma a la Ley de Concertación Tributaria (LCT) como el ajuste paramétrico del reglamento de la Ley de Seguridad Social han provocado rechazo generalizado en las cámaras del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), que, desde ayer, han emitido comunicados al respecto.

“Es una reforma confiscatoria y consideramos promovería la descapitalización de las empresas, la fuga de capitales, la falta de inversiones y por último la iliquidez, insolvencia e inevitable quiebra de muchas empresas; aumentará la tasa de desempleo y provocará desplazamiento de las actividades económicas al mercado informal”, alertó el Cosep en un análisis que tituló “Golpe de Estado a la economía”.

También: Empresarios alertan que el 70% de los productos de la canasta básica aumentarán su precio por paquetazo fiscal

El orteguismo busca con urgencia 317 millones de dólares con la reforma fiscal relámpago.

Pierde el consumidor, pierde el Estado

Juan Carlos López, del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor, consideró que las reformas fiscales, al final de cuentas, terminan afectando al consumidor en todos los estratos sociales.

Según su apreciación, las economías familiares sufrirán el impacto de la variación de precios a muchas escalas: desde la familia de clase media que asiste a comprar a supermercados, hasta la familia de menos recursos que compra en pulperías, donde la variación de precio se mide en unos cuantos córdobas por productos. En ambos casos, se comprará menos o se gastará más.

Más en: Diputados orteguistas posponen aprobación de “confiscatoria” reforma fiscal

Según López, los impuestos a los productos de primera necesidad y de otros de consumo optativo, en el actual contexto, podrían contraer más el consumo.

Llueve sobre mojado

Para el defensor de los derechos del consumidor Juan Carlos López, las reformas fiscales caen en el peor momento por factores como la contracción de la economía y el alza en la tarifa de la energía eléctrica, que se incrementó a 3.78 por ciento en enero. Todo ello, indicó López, incidirá en que al consumidor final el precio de los alimentos le llegará no solo con el alza de la reforma fiscal, sino también con el alza de la energía. En el caso de las pulperías, por ejemplo, citó que a los consumidores se les traslada el precio de refrigeración de los alimentos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: