De los motociclistas empresariales

Los accidentes de trabajo tienen muchísimas causas, pero de acuerdo con la normativa citada, estas pueden clasificarse en tres grandes grupos: humanas, técnicas y administrativas

Cualquier organización que tenga en su plantilla los servicios de motociclistas -bajo cualquier modalidad- debe brindarles una capacitación competente. Esto es un imperativo legal en virtud de la Ley 618 de Higiene y Seguridad del Trabajo. Pero más allá del cumplimiento legal, es importante reflexionar de cómo las prácticas administrativas pueden incrementar el vector de riesgo y las consecuencias eventualmente fatales para su personal motociclista.

Veamos en detalle. Los accidentes de trabajo tienen muchísimas causas, pero de acuerdo con la normativa citada, estas pueden clasificarse en tres grandes grupos: humanas, técnicas y administrativas.

Las causas humanas -en términos generales- son aquellas acciones u omisiones que un individuo -en este caso un motociclista empresarial- ejecuta erróneamente debido a creencias o supuestos normalizados en su entendimiento, lo cual unido a un exceso de confianza, entre otros factores cognitivos, provoca en la cadena de eventos de un accidente serio o fatal.

Lea además: Una experiencia de servicio

La segunda causa, las técnicas, pueden estar relacionadas con fallas o desperfectos en los equipos, en este caso las motocicletas, pero en realidad, son factores con un bajo porcentaje de explicación de estos percances, que, en todo caso, se corresponden también con actos que retornan al lugar y momento donde alguien tomó una decisión, incluso aparentemente inocua, pero que se activó desfavorablemente como un precursor de accidente.

La tercera causa son las administrativas. Estas -a mi juicio- son las más importantes y predictoras confiables del horizonte de sucesos de un accidente en cualquier empresa, porque son las que tienen que ver con la forma en que la gerencia o alta dirección escoge conscientemente, decide con un fundamento determinado -correcto o no-, que la operación sea realizada de tal manera por los motociclistas.

Puede leer: Turistas de Seguridad

Aquí hay muchas variables que al interno de la empresa deben estudiarse a conciencia: carga de trabajo: ¿Es razonable o los obligamos a realizar tareas que llevan al límite su habilidad y resistencia? Supervisión por celular: ¿Está normalizada como práctica aceptable el llamar a los motociclistas cuando sabemos que van conduciendo? Políticas: ¿Existen estipulaciones definidas sobre los horarios de trabajo, horas límite de retorno a oficinas, uso obligatorio de equipo de seguridad, entre otros? ¿Existe un manual de guías o pautas de seguridad para los motociclistas, en donde se detallen las expectativas sobre su conducta y obligaciones igualmente que las de la empresa empleadora? ¿Se tiene un sistema de consecuencias establecido como un disuasivo para aquellos que infringen nuestras normas internas?

Las causas administrativas son las más amplias en los fenómenos de causación de este tipo de accidentes, con alta frecuencia, fatales. La buena noticia es que la gran mayoría de ellas son mejorables a través de varias acciones administrativas.

Otros aspectos para revisar deben ser los procesos de preselección y reclutamiento del personal motociclista. Algunas empresas asumen que cualquier persona con una licencia para conducir motocicletas, puede de hecho, operar con seguridad una de ellas sin problema. Falso.

También: Reflexiones para un novel HSE

Lo más común es que la persona sea un motociclista novato o sin experiencia. Es por eso por lo que hay que asegurar que cada motociclista de nuevo ingreso pueda tener una formación significativa, no solamente en Manejo Defensivo para estos vehículos, sino también, una inducción robusta y con evaluación sobre los lineamientos de seguridad propios de la institución o empresa que está en proceso de seleccionarlos.

No se debe perder de vista que todo accidente vial que termine en fatalidad puede involucrar serias responsabilidades legales de diversa índole para los niveles administrativos de la empresa.

Es por eso por lo que se debe pensar en términos sistémicos y de sostenibilidad en la formación de este personal motociclista, puesto que para evitar un percance fatal se requiere articular simultáneamente toda una estrategia en varios flancos, mucho más allá de únicamente realizar un entrenamiento competente y periódico.

Honestamente, no se puede hablar de Misión, Visión y Valores Empresariales cuando se sabe que hay situaciones de riesgo máximo del personal motociclista realizando labores de distribución, mensajería, cobro, ruteo, entre otras actividades, pero que la gerencia de la organización no hace los esfuerzos preventivos necesarios y suficientes para evitar estas tragedias que, en una gran proporción, son perfectamente prevenibles al adoptar medidas sistémicas.

El autor es consultor de empresas.
direccion@cambiocultural.net