Aliado del dictador Daniel Ortega pide no ajustar el salario mínimo

Leonardo Torres, presidente del Conimipyme, presentó la terna a Alba Luz Torres Briones, titular del Ministerio del Trabajo (Mitrab)

Nueve sectores esperaban un ajuste en su salario mínimo este año, sin embargo debido a la crisis sociopolítica el panorama puede cambiar. LA PRENSA/ ARCHIVO

Que no haya aumento en el salario mínimo. Esta es la propuesta que presentó este jueves el Consejo Nicaragüense de la Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), una de las pocas organizaciones del sector privado aliada del régimen de Daniel Ortega que está sentada en la mesa que revisa y negocia la paga mínima.

La terna fue presentada por Leonardo Torres, presidente del Conimipyme, a Alba Luz Torres Briones, titular del Ministerio del Trabajo (Mitrab).

Torres propuso que el salario mínimo “se mantenga inalterable”, esto tomando en cuenta que la sumatoria de la inflación más el comportamiento del Producto Interno Bruto el año pasado, da como resultado un número en negativo.

Lea además: Gobierno definirá con sus aliados políticos nuevo ajuste al salario mínimo y excluye a Cosep

“Al cierre del 2018 la inflación acumulada fue del 3.89 por ciento, el decrecimiento económico se estima en 4 por ciento y se han mantenido en términos manejables los precios de la canasta básica, es decir que por primera vez en 11 años el indicador económico es negativo… Después de analizar todos estos aspectos proponemos que el salario de la micro y pequeña empresa en general se mantenga inalterable”, expuso Torres.

La mesa negociadora del salario mínimo fue instalada el pasado 18 de enero, donde se excluyó a representantes del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), cuya cúpula ahora mantiene una relación hostil con el régimen de Daniel Ortega.

La actual tabla del salario mínimo vence el 28 de febrero, es decir que para esa fecha se debió haber decidido de cuánto será el ajuste o si no habrá aumento para los nueve sectores económicos, sin incluir zona franca, que ya tiene pactado su incremento y que entró en vigencia en enero.

Puede leer: Salario Mínimo en Nicaragua a revisión este mes. Este es el escenario en medio de la crisis

En la primera sesión de negociación del salario mínimo asistieron 35 miembros provenientes de los sectores trabajadores, empleadores y Gobierno, tal como lo establece la Ley 625, Ley del Salario Mínimo, detalló una nota de prensa divulgada por el Mitrab.

Según Torres, el sector de la mipyme el año pasado registró una contracción del 10 por ciento de su masa laboral con respecto a lo que tenían en abril, es decir poco antes del estallido de la crisis sociopolítica actual. También admitió que la mayor destrucción de empleo se dio entre la mediana y gran empresa.

En cuanto al cierre de empresas de mipymes, indicó que en plena crisis unos siete mil negocios dejaron de operar, pero algunos de estos han venido reactivándose. Los sectores que más cerraron empresas fueron turismo y comercio.

El presidente del Conimipyme indicó que más del 54 por ciento de las micro, pequeñas y medianas empresas pagan salario mínimo, lo que refleja la importancia para el sector de los ajustes que se vayan a definir, lo cual esperan sea diferenciado.

La negociación del salario mínimo se realiza en momentos que el Ejecutivo impulsa un paquete de reformas fiscales, que implican la eliminación de exenciones y exoneraciones, así como un aumento en la alícuota del anticipo mensual del Impuesto sobre la Renta (IR).

También: Inflación alcanza 3.24 por ciento hasta noviembre en Nicaragua

Además el 1 de febrero puso en marcha un aumento en el aporte de la patronal y los trabajadores, lo que viene a aumentar más la carga financiera para las empresas.

En paralelo a esos ajustes, también se aumentó la tarifa de la electricidad y los combustibles este año llevan tres alzas consecutivas.

Cosep pidió prudencia

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, dijo en semanas recientes que en estas negociaciones del ajuste de la paga mínima debe prevalecer la prudencia para evitar dañar más el empleo que se ha perdido como consecuencia del impacto de la crisis.

El año pasado el ajuste del salario mínimo fue de 10.4 por ciento, dividido en dos tramos, de marzo a agosto y de septiembre a febrero. En esa ocasión no se logró un acuerdo tripartito.