Daniel Ortega anuncia inicio del Diálogo Nacional para el miércoles 27 de febrero

Ortega aseguró que la reanudación del diálogo nacional no será “multitudinaria” y no habrá medios de comunicación

El dictador Daniel Ortega aceptó que el miércoles 27 de febrero se reanude la mesa de diálogo para buscar supuestamente una salida a la crisis. Así puso fin a su renuencia a las pláticas, lo que fue posible por la presión internacional.

“Yo diría que estamos haciendo esfuerzos para que se pueda instalar esta mesa para la negociación, que se pueda instalar ya el próximo miércoles, ese día 27 (de febrero), que se pueda instalar la mesa. Ya no con la multitud, no, ya no con esa multitud”, explicó Ortega, quien descartó la presencia de medios de comunicación en el auditorio donde se desarrollarán las conversaciones.

El anuncio de Ortega llega casi una semana después que se reunió con los grandes empresarios del país, quienes le pidieron un diálogo franco ante la grave situación que enfrenta el país tras diez meses de protestas ciudadanas, reprimidas violentamente por la dictadura.

Le puede interesar: La prioridad en un diálogo con el gobierno es la salida de los presos políticos, dice vicepresidente del Cosep

Aislado internacionalmente, con su principal aliado debilitado —Venezuela—, el régimen también recibe la presión de Estados Unidos, cuyo asesor de seguridad, John Bolton, dijo el miércoles reciente que “Ortega tenía sus días contados”.

Como es usual en sus discursos, antes de tocar el tema del diálogo Ortega divagó y habló de historia universal, pero con Estados Unidos esta vez el antiguo antimperialista fue menos que dócil.

Destacó las conversaciones entre el presidente de Estados Unidos y el líder de Corea del Norte. “¿Quién se lo iba imaginar? (…) Parecía imposible. Ese es el ejemplo que hay que seguir. Eso debería promover el Gobierno de EE. UU. aquí en América Latina con aquellas naciones con las cuales no tienen buenas relaciones”, afirmó.

Reunión con empresarios

En la recta final de su intervención, se refirió a la reunión con el sector privado, la cual contó con la presencia del cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag.

Sobre varios puntos importantes, Ortega calló. ¿Cederá a la demanda de la libertad de presos políticos como le pide la comunidad internacional y la sociedad civil?

Lea además: Obispo Abelardo Mata: “Ortega no puede llegar a 2021”

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia ya dio a conocer la lista de sus negociadores. De parte del régimen todavía no se oficializa ningún nombre; sin embargo, de último minuto, se conoció quienes serían los representantes del ejecutivo en las negociaciones. Se habla, según fuentes cercanas al gobierno, de Bayardo Arce, asesor del presidente para asuntos económicos, que de ser cierto estaría recuperando su estrella dentro del régimen; Lumberto Campbell, presidente interino del Consejo Supremo Electoral; Edwin Castro, jefe de bancada del orteguismo en la Asamblea y el canciller Denis Moncada Colindres.

¿Seguirá mediando la CEN?

Aún no se conoce dónde se instalará la mesa y si la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) continuará de mediadora y testigo, como participó en la primera ronda del diálogo instalada en mayo pasado, la cual duró un mes tras la falta de voluntad de Ortega para parar la represión y aceptar comicios adelantados.

Lea también: Lo que se sabe de la posible reanudación del dialogo nacional

Carlos Tünnermann, miembro de la Alianza, explicó a LA PRENSA que espera que la CEN siga siendo mediadora.

Este fue otro de los puntos, a los que Ortega no se refirió y está por verse cuál será su decisión. En el acto del 19 de julio en la Plaza Juan Pablo II, el año pasado, Ortega señaló a los obispos de golpistas y desde entonces se desarrolló una campaña sucia contra ellos.

La agenda de la Alianza

Para Tünnermann, si Ortega quiere propiciar un clima favorable para la mesa de diálogo con el propósito de llegar a acuerdos políticos que contribuyan a la solución de la crisis, debe liberar a todos los presos políticos, “pero en el caso de que eso no se haga, necesitaríamos poner eso como primer punto en el Diálogo Nacional”.

“Finalmente se convenció de que el problema económico no se resuelve si no pasa por un acuerdo político y ese mensaje se lo llevaron los empresarios que se reunieron con él el sábado pasado, que se necesita y por eso le recomendaron que retomara otra vez el camino del diálogo para llegar a una paz firme y duradera”, continuó Tünnermann.

Más en: Diálogo no debe excluir la justicia para víctimas

El jurista aseguró que se tienen varios puntos de agenda, los cuales compartirán con los representantes del Ejecutivo y así consensuar los temas en común.

La posición de Ortega ha dado un giro de 180 grados a partir de los movimientos de la última semana, comenzando con la llegada el jueves 14 de Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del Secretario General del la OEA, Luis Almagro, y pasando por la reunión con los grandes empresarios el sábado 16 de febrero.

Desde el 16 de junio del año pasado Ortega había mantenido oídos sordos a los llamados al diálogo y más bien había intensificado la represión contra la ciudadanía que se había levantado en protesta contra su régimen desde el 18 de abril.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la represión dejó 325 muertos.

Insiste en golpe de Estado

Pese a la documentación de crímenes de lesa humanidad cometidos por el Estado, realizada por organismos internacionales, Ortega sigue insistiendo en que lo que hubo es un intento de golpe de Estado y no una masacre cometida por su gobierno contra la ciudadanía.

Lea: Obispo Silvio Báez: “No puede haber diálogo nacional si hay jóvenes, estudiantes, campesinos y periodistas en la cárcel”

Al hablar de la posibilidad de otra ronda del diálogo, Ortega dijo: “Negociar para consolidar la paz en nuestro país, negociar para construir esa nueva ruta, ese nuevo camino que mejore las condiciones para el país y, por tanto, el pueblo nicaragüense se pueda ir recuperando más rápidamente de los efectos del intento del golpe de abril”.

El dictador estuvo rodeado por el jefe de la Policía Orteguista (su consuegro) y el jefe del Ejército de Nicaragua, así como sus principales funcionarios de gobierno durante el acto en que conmemoraron los 85 años del asesinato del general Augusto C. Sandino.

Otro tono de discurso

Cuando empezó a conceder entrevistas a los medios internacionales, Daniel Ortega aclaró que no adelantaría las elecciones presidenciales en el país, que terminaría su periodo hasta el año 2021; pero este jueves tuvo otro tono.

También: Exmagistrado Rafael Solís propone más mediadores en futuro Diálogo y nulidad de juicios políticos

Habló de la mesa del dialogo para buscarle la salida a la crisis, pero sin decir que no estará en discusión su salida antes de tiempo. También mantuvo un discurso más conciliador con el Gobierno de los Estados Unidos, difiriendo al tono de ataque contra sus adversarios políticos, el que se suele utilizar en los actos públicos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: