Antimotines rodean la UCA, mientras estudiantes realizan protesta relámpago en su interior

Los estudiantes tomaron sus medidas de seguridad, por eso, su protesta se limitó a recorrer diferentes puntos del campus de la UCA

policía, Nicaragua, protestas

Cada vez que corre un rumor sobre una posible protesta, hay un aumento desproporcionado de las fuerzas antidisturbios en las calles. LA PRENSA/R.FONSECA

Tan solo un día después que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) demandara al régimen orteguista que cese la represión en el país, este hizo caso omiso y el viernes desplegó una gran cantidad de patrullas y agentes armados para rodear la Universidad Centroamericana (UCA), donde un grupo de estudiantes realizó una protesta contra la dictadura.

Esta sería la primera vez que los estudiantes, uno de los grupos más reprimidos por Ortega-Murillo, pudieron protestar por la situación del país, después que en octubre de 2018 treinta y ocho personas fueron golpeadas, empujadas y apresadas por las fuerzas policiales por intentar hacer un plantón.

Lea además: Manifestantes protestan dentro de los centros comerciales en Managua

Los estudiantes tomaron sus medidas de seguridad, por eso, su protesta se limitó a recorrer diferentes puntos del campus de la universidad jesuita. De esa forma evitaban que fuesen apresados por la Policía Orteguista (PO), como ha sucedido en ocasiones anteriores, con personas que se han arriesgado a ondear la bandera nacional en la vía pública, y terminan en la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como el Chipote.

La protesta, que duró cerca de media hora, revivió el ambiente que se vivía en las masivas manifestaciones azul y blanco: entonaron las notas del Himno Nacional, gritaron consignas propias de la lucha cívica, ondearon banderas y volvieron a expresar las demandas de justicia, libertad y democracia.

Un estudiante universitario, con el rostro cubierto para no ser identificado por la PO, explicó que el objetivo de la protesta fue expresar parte de los sentimientos que la población tiene “reprimidos” desde que se prohibieron las protestas en Nicaragua y para evidenciar que los jóvenes se mantienen firmes en su lucha por justicia y democracia en el país.

Lea también: Policía Orteguista intimida en el sector de la UCA por anuncio de manifestación azul y blanco

“Estamos aquí con toda aquella sensación reprimida que no hemos podido expresar en las calles. Hoy (viernes) muy internamente nos (convocamos) por medio de WhatsApp para reunirnos aquí (en un pasillo de la UCA) y hacer un plantón”, dijo el universitario.

Casi todos los estudiantes cubrieron sus rostros con pañuelos azul y blanco, con el propósito de no ser identificados y que al momento de salir del recinto evitar ser capturados por la PO, que después del mediodía mantuvo su fuerte despliegue policial.

No cedió precondiciones

Además de la liberación de los presos políticos, la libertad de movilización y protesta era otra de las condiciones que Ortega tendría que haber cumplido de cara a la instalación de la mesa del Diálogo Nacional que inició el miércoles.

Lea más en: Brutal represión orteguista deja 38 manifestantes detenidos en Camino de Oriente

Sin embargo, el régimen solo trasladó a un poco más de cien presos políticos a sus casas; todos ellos siguen siendo reos políticos, ya que no han sido anulados sus juicios.

Y mientras tanto, sigue manteniendo a las fuerzas policiales vigilando las calles del país, para evitar cualquier tipo de manifestación social en su contra.

Esta represión no solo ha sido para la población en general y grupos articulados en movimientos sociales, también el periodismo independiente pasa por uno de sus peores momentos, hasta el punto que se ha criminalizado el oficio.

Bala de goma contra corresponsal extranjera

Eso quedó demostrado el viernes, con la agresión de oficiales contra periodistas. En el exterior de la UCA, un grupo de comunicadores nacionales y de prensa extranjera daba cobertura al fuerte despliegue policial en torno a la universidad, cuando desde una de las caravanas policiales dispararon una bala de goa contra los reporteros. Este al parecer chocó contra el muro de la alma mater y golpeó una pierna de la periodista de Univisión, Tifani Roberts.

Vea además: Fotos | Así reprimió la Policía Orteguista a los manifestantes en Camino de Oriente

El hecho sucedió exactamente cuando los periodistas grababan el paso de una caravana de al menos ocho patrullas policiales, con agentes armados; en ese momento se escuchó el golpe, al parecer de un balín, y posterior, la periodista Roberts confirmó que la habían golpeado, afortunadamente, no tuvo mayor complicación.

“Me impactó una bala de goma en la pierna”, dijo la periodista Roberts a la también reportera María Lilly Delgado, quien informó sobre la agresión mediante su cuenta de Twitter.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: