Remitido a juicio por homicidio en San Sebastián de Yalí, Jinotega

Luego del hecho sangriento, el acusado volvió a su casa y, tratando de ocultar evidencias, tomó una mochila que pertenecía a la víctima, le introdujo dos piedras y la lanzó, junto con el cuchillo usado en el crimen, al fondo de una letrina.

asesinatos

LA PRENSA/ARCHIVO

Imer Jonathan Cruz Zeledón, también conocido como Ariel, de 36 años, debe enfrentar un juicio en la ciudad de Jinotega, por el homicidio de Mercedes Antonio García Chavarría, de edad no precisada, a quien presuntamente acuchilló y lanzó a un cafetal en la comunidad La Garita del municipio jinotegano de San Sebastián de Yalí.

Durante la audiencia inicial del proceso, el titular del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias en Jinotega, Carlos Molina Rugama, admitió los elementos de prueba ofrecidos por la Fiscalía y sostuvo la medida cautelar de prisión preventiva contra Cruz Zeledón, programando el juicio para el 25 de marzo próximo.

Le Puede Interesar:  Declaran culpable de asesinato al hombre que decapitó en Wiwilí, Jinotega

Según la acusación de la Fiscalía, el crimen ocurrió el 3 de febrero recién pasado cuando García presuntamente llegó a la casa de Cruz Zeledón, a 10 metros de la escuela de La Garita, y este lo recibió con un puñetazo en la frente, dejándolo inconsciente. Acto seguido, el acusado fue a la cocina a buscar un cuchillo.

Posteriormente, el acusado presuntamente cargó en hombros a García, a quien llevó con dirección oeste hasta cruzar un cerco de alambres y pasar a la propiedad de Francisco Reyes Zamora. Como la víctima estaba recobrando el conocimiento, Cruz Zeledón lo tiró al piso y luego le asestó dos cuchilladas en el pecho y una en la barriga, provocándole la muerte.

Lea: Hombre asesina a su pareja embarazada, en Pantasma, Jinotega

Buscó borrar evidencias

La acusación del Ministerio Público agrega que Cruz Zeledón lanzó García por un barranco, por lo que el cuerpo cayó entre unos cafetos a 500 metros al oeste de la escuela de La Garita. Luego, el acusado volvió a su casa y, tratando de ocultar evidencias, tomó una mochila que pertenecía a la víctima, le introdujo dos piedras y la lanzó, junto con el cuchillo usado en el crimen, al fondo de una letrina.