Hoteles y restaurantes de Nicaragua se preparan para sentir el impacto severo de la reforma fiscal

Ahora con la reforma tributaria los precios deberían aumentar, sin embargo los empresarios de los hoteles y restaurantes aseguran que han optado por reducir sus ganancias o disminuir las promociones para no afectar la demanda

En un recorrido que realizó la semana pasada LA PRENSA en Granada, se logró observar que la mayoría de los locales permanecen vacíos o otros cerrados. LAPRENSA/ARCHIVO

A dos semanas de haber entrado en vigencia la reforma a la Ley de Concertación Tributaria (LCT), los hoteles y restaurantes han tenido que reducir sus ganancias para evitar subir precios que impacten negativamente los volúmenes de ventas y servicios, ya golpeados desde el año pasado por la caída del consumo interno y la retirada de turistas internacionales.

El Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) indica que en noviembre- la cifra más actualizada- la actividad en hoteles y restaurantes se había contraído un 30.3 por ciento con relación al mismo mes en el 2017, convirtiéndose en el sector más golpeada con la crisis sociopolítica que inició el pasado 18 de abril del 2018 y que se agudizó con la represión estatal. Hasta ese mes, es decir entre enero y noviembre de ese año, la actividad se había reducido 19.6 por ciento.

Lea: La Calzada, el corazón turístico de Granada, agoniza herida por la represión del orteguismo

Tarifa en los hoteles

René Sándigo, vicepresidente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Nicaragua (Hopen), sostuvo que pese a que ahorita están en temporada alta, las ventas están por debajo hasta un 30 por ciento con respecto a igual tiempo el año pasado, antes que estallara la crisis sociopolítica.

“Ahorita la ocupación es regular y así creemos que se va mantener en abril (cuando se celebre la Semana Santa), pero vemos con preocupación mayo en adelante porque es una temporada baja y se comenzará a sentir los efectos de las reformas”, dijo Sándigo.

Detalló que ahora con la reforma tributaria la tarifa debería aumentar porque incluye desayuno, sin embargo han optado por reducir sus ganancias o disminuir las promociones para no afectar los precios.

Solo el año pasado con el conflicto sociopolítico cerraron varios hoteles grandes y pequeños, porque la mayoría de sus clientes era extranjeros.

Lea:Turismo nicaragüense pierde valor con la crisis sociopolítica

Aumento de precios

Por su parte Juan Carlos Gutiérrez, miembro de la Cámara Nicaragüense de Restaurantes y Similares (Canires) señaló que están analizando el impacto directo que tendrá la reforma fiscales en el sector.

“El sector va sentir más el impacto en abril, porque todavía no se ha adelantado los pagos de IVA, tampoco se han hecho las retenciones; ahora la gran mayoría de los restaurante pagan IVA, pero eso todavía no nos ha pegado, ¿cuándo nos va pegar ese tema del IVA?, cuando nuestros proveedores a nosotros nos empiecen a subir los precios y eso nos vamos a dar cuenta a finales de marzo, eso nos va dar la pautar para luego planificar el aumento de precio”, sostuvo Gutiérrez.

Explicó que la mayoría de los dueños de restaurantes no han aplicado aumentos, porque están esperando cerrar el mes para determinar cuánto impactó la carga tributaria.

Lea:Reforma da “tiro de gracia” a turismo nicaragüense

El año pasado el sector de restaurantes y bares experimentó una pérdida de más de cuarenta millones de dólares en sus ventas, comparado con lo que lograron en 2017. Además como consecuencia de la crisis, el 32 por ciento de los 2,500 restaurantes que registra Canires cerraron, es decir unos ochocientos locales.

La Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) recientemente advirtió que esta reforma terminará de hundir al sector, donde la mayoría de las empresas se encuentran en estado de sobrevivencia.

“La pretensión del Gobierno de implementar una ley de reformas a la Ley de Concertación Tributaria en medio de la aguda crisis sociopolítica y económica que vive el país resulta un total contrasentido, ya que lejos de alcanzar su finalidad recaudatoria, lo que hará es profundizar la recesión económica, el deterioro social, acelerar la quiebra de empresas, incrementar el desempleo, fracturar más aún al país”, señaló Canatur.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: