Conmemoran al fundador de San José de Cusmapa, en Madriz

Los pobladores realizaron una misa especial esta mañana. Además, la noche de este jueves se llevó a cabo una vigilia en la ermita de esta localidad y en la madrugada (4:00 a.m.) de este viernes se realizó una diana por las calles del poblado de Cusmapa

Los restos del Padre Rafael María Fabretto Michelli reposan en la ermita del poblado del municipio de San José de Cusmapa, en Madriz/LA PRENSA/ WaragónR.

Los habitantes de las 30 comunidades indígenas que conforman San José de Cusmapa conmemoran este viernes los 29 años del fallecimiento del padre Rafael María Fabretto Michelli, fundador de este municipio, zona del departamento de Madriz.

Los pobladores realizaron una misa especial esta mañana. Además, la noche de este jueves se llevó a cabo una vigilia en la ermita de esta localidad y en la madrugada (4:00 a.m.) de este viernes se realizó una diana por las calles del poblado de Cusmapa, donde también se realizan diversas actividades recreativas y culturales para recordar al padre Fabretto, misionero católico que albergó, alimentó y brindó educación a cientos de niños y niñas de hogares de escasos recursos económicos de este municipio.

El padre de origen italiano llegó a esta localidad en 1955, donde fundó un centro que albergaba a más de 400 niños y niñas en la pobreza.

Le puede interesar: Ordenan a dos religiosos en la misa de la Conchita en Granada

Salomón Ernestino Lazo López, de 63 años, es un agricultor de la comunidad indígena de El Carrizo, zona distante a 10 kilómetros del poblado del municipio de San José de Cusmapa quien a la edad de 1 año quedó en la orfandad, porque sus padres fallecieron, y fue entregado en adopción al entonces padre Fabretto Michelli.

Lazo formó parte de esos 10,000 niños y niñas que tuvieron un techo, cama, alimentos, medicina, ropa y calzado y recibieron educación y aprendieron diversas carreras técnicas en el campo y en talleres de manualidades en los más de cinco Oratorios (centros donde vivían niños y niñas pobres) existentes en zonas como Las Sabanas y Cusmapa, en Madriz, en la ciudad de Estelí y Managua.

“Yo fui entregado por una tía al Padre Fabretto cuando apenas tenía un año de edad, y él me crió como su hijo dándome dormida, enseñándome a leer y a escribir, también me calzo y vistió por 21 años, hasta que salí de ahí con conocimientos de campo y de carpintería”, dijo don Salomón Ernestino, quien ahora vive en otra comunidad de Cusmapa.

Lea además: Población nicaragüense vive bajo asedio, aseguran religiosos

“El Padre Rafael María Fabretto les inculcó a las familias campesinas de Cusmapa sanas costumbres como el amor al prójimo, el respeto a sus semejantes, principalmente a la niñez a respetar y amar a su padre y madre, además en creer en Dios y la lealtad a los símbolos patrios”, expuso.

El sábado se realizará, según los organizadores, una peregrinación a la Virgen de La Cueva, en Cusmapa, donde se finalizará con el homenaje de recuerdo del Padre Rafael María Fabretto Michelli

Testimonios

Otros que dan testimonios de la vida del Padre Fabretto son los hoy adultos Mario Alfaro, Francisco Luis Osorio, Sergio Hernández y Rafael Palma, quienes destacan que el padre Fabretto fundó diversos centros como el que existe en la ciudad de Somoto, en Madriz, conocido como Oratorio Mamá Margarita, otro en San José de Cusmapa, Las Sabanas y en la ciudad de Estelí, entre otros.

Zaida Emilia Martínez Hernández, de 76 años, recuerda muy bien la vida del padreFabretto Michelli, “él vino aquí (a Somoto) en 1952, por gestiones de doña Magdalena Alfaro, y estuvo hospedado en ese tiempo en una pieza del edificio del Club de Obreros, donde comenzó a adoptar a niños y niñas huérfanas y pobres para darles un hogar, alimentos, vestirlos y calzarlos, además de educarlos y enseñarles un oficio para que cuando fueran jóvenes aprendieran a subsistir y fueran alguien en el futuro”, recordó.

Más en: Una mujer rusa quema con ácido sulfúrico a sacerdote en Catedral de Managua

Dijo que después él se fue a vivir al municipio de San José de Cusmapa, donde convivió con las familias campesinas indígenas de esa zona, enseñándoles a cultivar las tierras, extraer agua de pozos y crear animales de campo para mejorar los niveles de vida en cada uno de esos hogares.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: