Llegar al 2021, el único propósito del dictador Daniel Ortega

El tema de las elecciones adelantadas es quizás el tema más espinoso para el dictador Daniel Ortega Saavedra, quien lleva 12 años gobernando el país al cual tiene sumido en una grave crisis política después de haber reprimido brutalmente a la población que le demanda su salida del poder.

Daniel Ortega, el dictador de Nicaragua. LA PRENSA/ Tomada de El 19

Daniel Ortega, el dictador de Nicaragua. LA PRENSA/ Tomada de El 19

El tema de las elecciones adelantadas es quizás el tema más espinoso para el dictador Daniel Ortega Saavedra, quien lleva 12 años gobernando el país al cual tiene sumido en una grave crisis política después de haber reprimido brutalmente a la población que le demanda su salida del poder.

“Hay una demanda del país y de la comunidad internacional, entonces el gobierno, indiscutiblemente tiene su estrategia para ver cómo administra ese proceso, pero aquí no es que Ortega tenga voluntad o no. Aquí hay una realidad, por un lado, el rechazo del país, en cuanto a la legitimidad de este gobierno y la demanda de la comunidad internacional que coincide con el anticipo de elecciones”, aseguró el analista político, Bosco Matamoros.

El gobierno de Ortega ha expresado que constitucionalmente las elecciones son hasta el 2021, lo cual es un rechazo a esa demanda planteada por la Alianza Cívica en el proceso de negociaciones con el régimen.

También lea: Alianza Cívica pide el regreso de la CIDH para acompañar liberación de presos políticos

“Nosotros no hemos planteado eso de la amnistía y de las elecciones anticipadas, porque no son temas que estén dentro de la agenda acordada. Por tanto, no vamos a estar discutiendo y anticipándonos a cosas que no están en la agenda”, dijo el orteguista Wilfredo Navarro, diputado miembro de la delegación del régimen orteguista en el proceso de negociación.

Para José Pallais, del equipo negociador por la Alianza Cívica, el tema del anticipo de elecciones es irrenunciable en la mesa de negociación.

“El anticipo del proceso electoral establecido por ley para el 2021 es una propuesta irrenunciable de parte de la Alianza y su implementación es básica para poder asegurar la estabilidad y la paz”, aclaró Pallais.

Presiones lo obligan

Para Matamoros, Ortega tiene encima otra presión para anticipar elecciones y son las sanciones de Estados Unidos, la Unión Europea y la aplicación de la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos.

“Ortega sabe que si estas demandas no se dan, vienen más sanciones y si esto no se da viene un impacto más difícil de manejar para el gobierno”, enfatiza Matamoros.

De acuerdo con el analista, el caudillo sandinista va a aceptar los comicios adelantados, pero esto va a depender de las acciones que tomen los nicaragüenses, ya que de esto depende siempre que la comunidad internacional mantenga sus demandas en el caso del anticipo de comicios electorales.

Matamoros explicó además que Ortega en el país solo cuenta con el uso de la fuerza a través de las fuerzas armadas “y tiene una organización (seguidores) que se le ha arralado, tomando en cuenta además el hecho de aislamiento por parte de la comunidad internacional”.

En las negociaciones el régimen se comprometió a liberar a los presos políticos y debatir el tema de los derechos y garantías ciudadanas que pese a ser constitucionales, el régimen las viola al privar a los ciudadanos que lo rechazan a manifestarse libremente.

Las negociaciones entre la dictadura y la Alianza Cívica se reanudaron el pasado jueves, después que Ortega se comprometiera a liberar en un plazo de tres meses a todos los presos políticos que el régimen mantiene en prisión por demandar libertad, justicia y democracia para Nicaragua.

Se retirarían de la mesa

Este lunes, como parte de las negociaciones se integraron dos delegados de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre estos Cristóbal Fernández, experto en temas electorales de ese organismo, quien se reunió con magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) para ver el tema de las reformas electorales que, según los acuerdos entre el régimen y la Alianza Cívica, se trabajará en reformar el sistema electoral con el fin de garantizar un poder electoral confiable que garantice comicios electorales libres, justos y transparentes.

Aunque en la mesa de las negociaciones aún no se ha abordado el tema de las elecciones anticipadas, la Alianza Cívica lo ha dicho reiteradamente que es un tema al que no renunciarán, pero además, sostienen que si Ortega rechaza anticipar comicios, se retirarían de la mesa de negociaciones.

También lea:  Alianza Cívica reitera sus exigencias: libertad de presos políticos, justicia y democracia

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: