Zona de Strikes: Jonathan Loáisiga seguro volverá con más fuerza

Jonathan Loáisiga tiene un talento que nadie discute, pero la habilidad para usarlo sigue siendo una asignatura pendiente para el tirador pinolero

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Jonathan Loáisiga parece un cantante de voz melodiosa pero que de pronto se desafina. Un pintor de trazos fantásticos que súbitamente da brochazos en el lienzo. Un poeta con rima, pero sin ritmo, un sprinter que despega como bala, pero al instante está sin aliento.

Y sin embargo, Loáisiga es un lanzador. Un tirador de poder y con clara habilidad para utilizarlo, aunque todavía necesitado de precisión y capacidad para dosificar su esfuerzo, lo mismo que de una dosis mayor de confianza, para desplegar todo su arsenal enorme.

Ante los Astros, Loáisiga comenzó como una tromba, con ponche frente a los primeros tres bateadores que enfrentó, insinuando que sería capaz de realizar una obra maestra. Pero en lugar de eso, su puntería se desvió, el ritmo se alteró y su confianza fue fracturada.

Jonathan no tuvo decisión y sus cinco ponches en tres episodios son una constancia de su fortaleza y habilidad, pero su resistencia volvió a levantar interrogantes, igual que su dificultad para administrar sus envíos, evitar el desgaste y poder avanzar profundo en el juego.

Ahora ha sido asignado a las Liga Menores donde seguro tendrá la oportunidad de hacer los ajustes que le permitan corregir y regresar a las Grandes Ligas con mayores oportunidades de éxito, mientras aprende de los errores y se alista para los grandes retos que tendrá.

Loáisiga pertenece a las Ligas Mayores, solo necesita confiar más en sí mismo y dejar de ir en busca del picheo perfecto para evitar ser agredido, por el contrario, tiene que atacar a los bateadores y desplegar todo su magnífico repertorio, que seguro lo llevará muy lejos.

Estamos hablando de un muchacho que se ha movido rápido por las Menores, que se repuso a una cirugía Tommy John y que nunca bajó los brazos a pesar de haber queda fuera tras su primera firma. Seguro regresará con un mayor impulso y ojalá sea para hacer historia.