Alianza Cívica respalda la marcha nacional «Todos somos abril» programada para este miércoles

 La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, advirtió a la Policía de abstenerse de "recurrir a la violencia" y pidió al régimen garantizar "los espacios necesarios para que las personas se reúnan pacíficamente"

protestas, Nicaragua, Managua

La Policía prohibió en octubre pasado las manifestaciones sin su previa autorización, en un intento para evitar que los nicaragüenses salieran a las calles. LA PRENSA/Jader Flores

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia respaldó este martes la convocatoria de la marcha nacional «Todos somos abril», prevista a realizarse este 17 de abril en Managua, con motivo del aniversario de las masivas protestas en contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

A través de un comunicado, la Alianza aseguró que esta manifestación se realiza «amparados en los Acuerdos para el fortalecimiento de Derechos y Garantías Ciudadanas» alcanzados entre la Alianza y los representantes del régimen.

Lea además: ¿Cuál es el origen de la tesis del “fallido golpe de Estado” de la que tanto habla el régimen?

La marcha Todos Somos Abril fue convocada por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y está programada para las 2:00 de la tarde saliendo de la rotonda Centroamérica al monumento Alexis Argüello para demandar la liberación de los presos políticos.

Puede leer: Nicaragüenses con conciencia social, pero falla la clase política, según Bosco Matamoros

La Alianza instó a «la comunidad internacional, a los testigos y acompañantes de la mesa de negociación, velar por el correcto desarrollo de estas actividades», para «evaluar la verdadera voluntad del gobierno de hacer cumplir sus compromisos».

OACNUDH pide a PO que se abtenga de reprimir manifestación

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, advirtió a la Policía de abstenerse de «recurrir a la violencia» y pidió al régimen de Daniel Ortega garantizar «los espacios necesarios para que las personas se reúnan pacíficamente y puedan expresar sus opiniones de conformidad con los derechos internacionalmente reconocidos».

«Las violaciones registradas durante el año pasado incluyen la criminalización, el hostigamiento  y los ataques en contra de líderes estudiantiles, defensores y defensoras de derechos humanos, periodistas y otras personas críticas con el Gobierno. Las autoridades también han recurrido a la censura de los medios de comunicación, la prohibición de manifestaciones y el persistente uso excesivo de la fuerza y las detenciones arbitrarias a gran escala por parte de la policía. Inevitablemente estas acciones, junto con la ausencia de rendición de cuentas por los excesos ilegales de los miembros de las fuerzas de seguridad, han avivado las tensiones en el país en lugar de reducirla», aseguró Bachelet.

Durante una conferencia, la UNAB aseguró que le entregaron a la Policía Orteguista (PO) una carta notificando la actividad y que incluye la firma de cincuenta ciudadanos, con copias de sus cédulas de identidad, en la cual exponen que la manifestación es un derecho cívico establecido en la Constitución. Además adjuntaron un mapa de la ruta de la marcha. La Policía prohibió en octubre pasado las manifestaciones sin su previa autorización, en un intento para evitar que los nicaragüenses salieran a las calles a manifestarse contra Ortega.

“No se permitirán manifestaciones o movilizaciones en la vía pública que no cuenten con el debido permiso y acompañamiento de la Policía Nacional…”, afirmó en ese entonces el comisionado general Jaime Vanegas ante medios del régimen.

Desde el 18 de abril de 2018, los nicaragüenses se tomaron las calles a rechazar las reformas que aprobó el régimen orteguista al Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y fueron reprimidos por las fuerzas policial y miembros de la Juventud Sandinista (JS).

También: CIDH señala “extrema preocupación” por disposición de Policía Orteguista sobre marchas en Nicaragua

Las manifestaciones en contra del régimen han continuado a pesar del asedio, persecución y amenazas de los orteguistas contra los azul y blanco, que demandan justicia para los asesinados y la liberación de los presos políticos.