«Todo es una infamia». Defensores de derechos humanos rechazan nueva versión sobre incendio en el barrio Carlos Marx

De la misma manera que reprime, secuestra y asesina, así también miente el régimen de Daniel Ortega, afirmó Gonzalo Carrión, defensor de derechos humanos exiliado

Nicaragua, incendio carlos marx

La casa del barrio Carlos Marx fue quemada por paramilitares y policías, según los sobrevivientes y vecinos. LA PRENSA/ARCHIVO

De la misma manera que reprime, secuestra y asesina, así también miente el régimen de Daniel Ortega, afirmó Gonzalo Carrión, defensor de derechos humanos exiliado. “El patrón sistemático de abuso de poder es la misma para mentir”, dijo.

Las declaraciones se dan luego que el régimen orteguista publicó un video de los sobrevivientes del incendio en el barrio Carlos Marx, donde fallecieron dos menores y cuatro adultos. Las víctimas  “desmienten” que el régimen sea el responsable de la tragedia y acusan al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y medios independientes de manipular la información del hecho.

«Todo es una infamia, una renovada mentira. Han masacrado la verdad y han construido una versión distorsionada de los hechos”, aseguró Carrión.

Para él, el video obedece a una “pasada de cuenta” contra los defensores de derechos humanos  que han denunciado las arbitrariedades del régimen orteguista.

“Así ha sido la tónica. Se mantiene una reprobada campaña  en contra de los defensores de derechos humanos… Lo renovado es la forma en que hacen los paquetes (videos), los hechos hablan por sí mismo (y) lo que diría es que es como una forma de castigarnos, pasarnos la cuenta”, señaló.

Vilma Núñez, directora del Cenidh, rechazó el “montaje” que realizó el régimen y lo atribuyó a los “centenares de agresiones de Ortega en contra del Cenidh”.

“Esta es una calumnia más pero se la vamos desmontar”, aseveró Núñez.

Los sobrevivientes del incendio, provocado por paramilitares del Gobierno y la Policía, denunciaron -en primera instancia- que estos no los dejaron salir de la casa. LA PRENSA/ WILIH NARVAEZ/ARCHIVO

Quiere evadir delito de crimen de lesa humanidad

Gonzalo Carrión añadió que el régimen orteguista, además de arremeter contra los defensores de derechos humanos, pretende evadir los delitos de crímenes de lesa humanidad.

“Es tipo película (el video) es una cortina que (quiere) enturbiar el caso, distraer y evadir su responsabilidad”, señaló. Y agregó: “Esta familia está desgobernando y solo se quiere sostener con el terror”.

Al respecto, Núñez manifestó que la actuación de la dictadura de Daniel Ortega es “un esfuerzo inútil por cubrir y tapar la verdad de que mandaron a la Policía a matar, tratar de cubrir su responsabilidad como gobierno y rodear de impunidad el crimen cometido contra ella (Cinthia López) y su familia”.

Acción «macabra»

Pablo Cuevas, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), calificó el video promocionado por la dictadura orteguista como “macabro” y señaló que las declaraciones son “totalmente absurdas”.

Sobre los señalamientos que se han levantado en cuanto a los autores del video, Cuevas se limitó a decir que no se atrevería a decir nada al respecto puesto que “es una situación extraña”.

“Nada de lo que digan es creíble. A las autoridades no se les puede creer nada, porque dicen cosas totalmente absurdas donde hay pruebas (del hecho) que están mintiendo”.

El abogado Cuevas refirió que el video oficialista es una manera de mantener “calmado” a sus seguidores, porque “la población no le cree nada. Han mentido descaradamente”.

Régimen revictimiza

Vilma Núñez, del Cenidh, condenó que el régimen orteguista haya revictimizado a los sobrevivientes del incendio y describió que es “lo peor que le puede pasar a una persona”.

“Condenamos la revictimización de la que está siendo objeto esa familia, es lo peor que le puede pasar a una persona que ha sido violentada en sus derechos, son víctimas y vuelven a ser víctimas de otra naturaleza”.


La primera versión

El 16 de junio los nicaragüenses se consternaron al saber de la tragedia en el barrio Carlos Marx. Las víctimas fueron el pastor Oscar Velásquez Pavón, su pareja Maritza López y su hijo Alfredo Pavón López. También fueron asesinados la esposa de Alfredo, Mercedes Raudez, y sus hijos Mathías y Daryeli.

Óscar Pavón, hijo del pastor, declaró a los medios: “Nosotros nunca hemos simpatizado con ningún partido político, peor sandinista, y quien mató a mi padre, a mi madre, a mi hermano, y a mis sobrinos fueron las turbas sandinistas y la Policía. Nosotros somos testigos donde ellos le pegaron fuego a la casa, ellos (víctimas) querían salir y ellos (turbas) apuntaban con AK-47, disparando para que no se salieran, hasta esperaron que se quemara la casa para irse”.


 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: