El derrocamiento del presidente Omar Al Bashir en Sudán «no es un golpe de Estado», dice líder opositor

Los manifestantes, congregados desde el 6 de abril delante del cuartel general del ejército, reclaman que el poder se traspase a una autoridad civil, pero los militares se han negado a hacerlo

Sudán

Sudán está gobernado por un Consejo Militar de Transición desde que Omar Al Bashir fue destituido y detenido por el ejército, el 11 de abril, a raíz de un gran movimiento de protesta que comenzó en diciembre. LAPRENSA/ AFP

El derrocamiento del presidente Omar Al Bashir en Sudán «no es un golpe de Estado», defendió este sábado el líder del principal partido de la oposición, Sadek Al Mahdi, que instó a su país a incorporarse «inmediatamente» a la Corte Penal Internacional (CPI).

«No hay ninguna razón para no responder a nuestras demandas de incorporarse a la CPI y deberíamos incorporarnos a ella inmediatamente», indicó Mahdi, líder del partido Umma, a los periodistas.

Le Puede Interesar: Quién es Omar al Bashir, el hombre que gobernó Sudán por tres décadas y que es acusado por genocidio.

La CPI lanzó órdenes de arresto contra el expresidente sudanés para que responda a acusaciones de genocidio, crímenes de guerra y contra la humanidad durante el conflicto en Darfur, región occidental de Sudán. Al Bashir, de 75 años, siempre ha rechazado estas acusaciones.

Para formar parte de este tribunal internacional encargado de juzgar las peores violaciones al derecho humanitario en el mundo, y que tiene sede en La Haya, Sudán debe ratificar su tratado fundador, el Estatuto de Roma.

Sudán está gobernado por un Consejo Militar de Transición desde que Omar Al Bashir fue destituido y detenido por el ejército, el 11 de abril, a raíz de un gran movimiento de protesta que comenzó en diciembre.

Para el jefe de la oposición, «lo que ha ocurrido en Sudán no es un golpe de Estado» sino una situación en la que las fuerzas armadas «se pusieron de parte de las reivindicaciones populares». –

Militares no ceden el poder todavía

Los manifestantes, congregados desde el 6 de abril delante del cuartel general del ejército, reclaman que el poder se traspase a una autoridad civil, pero los militares se han negado a hacerlo por el momento.

«Es posible ponerse de acuerdo sobre la puesta en marcha de una autoridad civil con el Consejo Militar, pues este último no planificó ningún golpe de Estado», dijo Mahdi. Pero subrayó que su partido no se uniría al gobierno civil de transición.

Lea: El Ejército afirma que tomó el poder en Sudán y que detuvo al presidente.

Este sábado, un comité conjunto integrado por representantes de la contestación y del Consejo Militar celebró su primera reunión, según la Alianza por la Libertad y el Cambio (ALC), con la participación de partidos políticos y grupos de la sociedad civil que lideran la protesta. El partido Umma forma parte de la ALC.

Los líderes de la movilización se han reunido en varias ocasiones con el Consejo Militar de Transición que tomó el poder por dos años, sin obtener avances. El país se enfrenta a una situación económica desastrosa.Desde la independencia del Sur en 2011, el país sufre de la pérdida de las tres cuartas partes de los ingresos petroleros y además enfrenta una inflación de casi 70% al año y un grave déficit de divisas extranjeras.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: