La muerte del chino Cadenas y el incendio del CUUN

El orteguismo glorifica a un nuevo héroe, Cristhiam Emilio Cadenas, alegando que murió defendiendo el CUUN de León. El problema es que los familiares del fallecido no les creen

Eva Salinas Terán tenía casi nueve años de tener una relación con Cristhiam Emilio Cadenas, pero no tuvieron hijos. Ambos vendían hot dogs y hamburguesas para ayudarse económicamente y estudiar en la universidad. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A sus 22 años de edad, Eva Magdalena Salinas Terán debería, según sus planes, estar embarazada, culminando su carrera de Ingeniería Acuícola en la UNAN-León y, por las tardes, vendiendo hot dogs y hamburguesas con su compañero de vida, Cristhiam Emilio Cadenas, tres años mayor que ella y conocido como el chino. Ambos planeaban tener un hijo en el último año de la carrera.

El destino le deparó otro escenario. Sigue estudiando, elabora su tesis final, pero no está embarazada y quien ahora vende los hot dogs y las hamburguesas es su mamá, Eva Terán.

Hace un año, cuando recién empezaban las protestas sociales contra el régimen de Daniel Ortega, su compañero de vida fue hallado calcinado un día después de que, el 20 de abril de 2018, quemaran la sede del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN), en León. El fuego se propagó a al menos otras cinco edificaciones y Cadenas fue hallado en el baño de los billares Lezama, a tres locales del CUUN.

El edificio de la derecha es el CUUN y el de la izquierda es el buffet Hay D’licias. Luego le seguía la casa de la Lotería Nacional y hasta después estaban los billares Lezama, donde fue hallado el cadáver de Cristhiam Emilio Cadenas. LA PRENSA/ ARCHIVO

De acuerdo con los miembros del CUUN, plegados todos al orteguismo, el incendio fue provocado por los autoconvocados que protestaban cerca del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra) y como a las 3:00 de la tarde de ese 20 de abril se dirigieron al CUUN para agredir a quienes estaban dentro acusándolos de “sapos”.

Desde entonces, los del CUUN han explicado que Cadenas murió defendiendo la sede de ese movimiento estudiantil y, junto al Frente Sandinista (FSLN), lo han elevado a la categoría de héroe y mártir, ubicándolo a la par de los cuatro estudiantes que fueron asesinados por la Guardia Nacional somocista el 23 de julio de 1959.

En el cementerio San José del Zapote, en León, una de las tumbas mejor construida es la de Cadenas. La mandaron a hacer los del CUUN y también le pusieron una placa. Y el edificio del CUUN, que está siendo reconstruido, llevará el nombre de Cristhiam Emilio Cadena, según fueron informados sus familiares.

Lea también: Suspenden juicio contra líderes estudiantiles de León

Por la construcción de esa tumba, y por unas publicaciones de medios de comunicación oficialistas, a Eva Salinas le han dicho que está de parte del gobierno pero en entrevista con revista Domingo ella aclara que no está de parte de nadie y que más bien el orteguismo ya no la toma en cuenta porque ella no asiste a las invitaciones que le hacen.

Poco después de la muerte de Cadenas, los del CUUN llegaron a decirle que harían la bóveda y ella les dijo que sí porque la “embobaron” y ella aún estaba muy afectada por el dolor. Ahora se arrepiente.

El pasado 20 de abril de 2019, el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, llegó al cementerio con los del CUUN para rendirle homenaje a Cadenas y ningún familiar del joven estuvo presente. No llegaron ni de la propia familia de Cadenas y tampoco de la familia de Eva Salinas.

Salinas dice que, a pesar de que hay dos jóvenes enjuiciados por la muerte de Cadenas, ella no tiene pruebas de que fueron los autoconvocados quienes provocaron la muerte de Cadenas, ni tampoco que hayan sido los del CUUN, pero no asiste a las actividades de ese movimiento estudiantil orteguista porque tiene una corazonada y no quiere que cuando la verdad salga a la luz, darse cuenta que ella estuvo “sentada con los asesinos”. Varias contradicciones de los que eran amigos y compañeros de Cadenas le hacen tener dudas, dice Salinas.

La tumba de Cadenas en el cementerio San José del Zapote. La Policía de León anda investigando quién o quiénes dañaron la ofrenda floral que Gustavo Porras y los del CUUN le llevaron a Cadenas el 20 de abril pasado. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Era apoyo del CUUN

Cadenas era sandinista. Participó en la Juventud Sandinista y luego se metió al CUUN, en el cual no era dirigente sino solamente apoyo. “A él lo mandaban a hacer de todo”, cuenta Eva Salinas.

El joven había entrado al CUUN también en busca de una beca.

Un hermano de Cadenas, Alexander Sarria Cadenas, cuenta que la madre biológica del joven tuvo que salir a trabajar fuera de León cuando él tenía solo siete días de nacido y desde entonces lo crió la madre de Sarria Cadenas, Rosario Cadenas.

“Cristhiam Emilio era mi hermano. Yo lo jugué desde que él estaba muy pequeño”, dice Sarria, aún adolorido por la muerte de Cadenas.
La madre adoptiva de Cadenas murió hace cuatro años y medio y desde entonces él se trasladó a vivir donde Eva Salinas, su novia a escondidas desde que ella tenía 13 años de edad. Salinas recuerda que ella le pidió a sus padres que el joven durmiera en la sala, pero después pasaron a tener una vida marital de hecho.

Salinas no sabe cómo Cadenas se metió al CUUN, pero recuerda que él era alegre, bromista, solidario con las personas y le gustaba lo de los movimientos estudiantiles pues en la secundaria, en el colegio José Madriz, fue presidente de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES). En León, Cadenas era muy conocido entre los estudiantes.

En la acera de la casa de Eva Salinas está aún el puesto de hot dogs y hamburguesas que Cadenas colocó para apoyar económicamente a su compañera Eva Salinas. Al principio alquilaba un carretón pero después se quedó fijo en la acera de la casa. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Desaparecido

Lo que le pasó a Cristhiam Emilio Cadenas es todavía, para sus familiares, un misterio.

A las 8:00 de la mañana del 20 de abril, Eva Salinas salió de la casa para ir a la universidad. “No me dilato”, le dijo a Cadenas.
Eva Terán, la suegra de Cadenas, dice que ella desayunó con el joven y después él se fue. Cadenas hizo tres amagos antes de salir.

Primero se regresó de la puerta de salida de la casa porque se le habían olvidado unos pañuelos grandes, tipo pañoleta, que le dejó listos su compañera. Después se devolvió porque dijo en son de broma que no podía salir “hediondo” y se echó perfume. Y la última vez le dijo a su suegra que le dejara almuerzo en el comedor o en la cocina.

Salinas tuvo contratiempos y regresó a la casa cerca de las 2:00 de la tarde. Al no hallar a Cadenas lo fue a buscar porque había visto el movimiento en las calles y sabía que los del CUUN se podían ver envueltos en el alboroto. No lo halló. El CUUN lo encontró cerrado. Pasó dos veces por el lugar, la última vez como a las 5:00 de la tarde, poco antes de que iniciaran las llamas.

Cuando llegó a la casa, le avisaron que se estaba quemando el CUUN y ella no podía creerlo porque acababa de pasar por el lugar. Llamó a un amigo de Cadenas que le dicen el pizzero, Víctor Morales, y él le dijo que Cadenas estaba herido en el hospital. Salinas dice que no llamó a Cadenas porque le habían robado el celular.

Alexander Sarria, hermano de Cadenas, dice que lo buscó en el hospital pero no lo halló. Salinas dice que ella también buscó en el hospital y tampoco lo halló. Ella se fue a la casa a esperar y puso un mensaje en Facebook de que Cadenas estaba desaparecido.

Sarria no pudo dormir esa noche, después de buscar a su hermano en medio de la violencia que se vivía en León en ese momento.

presos politicos
Cuatro meses después de la muerte del chino Cadenas, la Fiscalía orteguista acusó a los jóvenes Byron Corea Estrada y Nahiroby Olivas por el asesinato y por el incendio del CUUN. La familia del fallecido no creen que los reos políticos sean los responsables del crimen. LA PRENSA/ CORTESÍA

Versión del CUUN

El aparato judicial orteguista armó un juicio por el incendio del CUUN y por la muerte de Cadenas. En el mismo se acusa, entre otros que no han sido capturados, a los jóvenes Nahiroby Olivas y Byron Corea Estrada como las personas que instigaron a que el CUUN fuera quemado.

Revista Domingo no logró conversar con los miembros del CUUN pero en ese juicio, que no ha concluido y se encuentra suspendido, los dirigentes estudiantiles orteguistas han explicado, casi de manera uniforme, que ese 20 de abril sostuvieron una reunión en el centro universitario desde el mediodía, en la que habían 38 personas, Cadenas incluido.

Que como a las 3:00 de la tarde llegaron unas 300 personas al edificio atacándolo con piedras, bombas molotov y morteros, y les gritaban “sapos”, “mierdas” y que los iban a matar y para defenderse los del CUUN les regresaban las piedras que caían dentro del CUUN. Que algunos de los del CUUN salieron para hablar con los atacantes, pero tuvieron que regresar al recinto porque vieron que en realidad había más personas, alrededor de mil, rodeando el CUUN, que queda en una esquina, opuesta al parque La Merced de León.

En esa refriega tres jóvenes salieron heridos y uno de ellos fue Cadenas, quien recibió una pedrada en la frente. “Cristhiam Emilio era amigo mío. Estaba lesionado con un golpe en la frente… No sé cómo lo lesionaron, yo no estaba con él, pero sí le vi el golpe”, declaró Víctor Morales en el juicio. Las estudiantes Frania y Anielka le estuvieron dando asistencia médica a Cadenas y los otros lesionados.

Cerca de las 5:00 de la tarde —explicaron los del CUUN en el juicio—, vieron que sería difícil repeler el ataque, subieron todos al segundo piso del edificio y comenzaron a romper el cielo raso para escapar por arriba.

CUNN, Unan León
El Centro Universitario (CUUN) de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León) incendiado el viernes 20 de abril. LA PRENSA/ ARCHIVO/ EDDY LÓPEZ

El estudiante Darwing Crespín afirma que Cadenas tomó un pedazo de puerta y que con eso rompió el cielo raso. “Cristhiam Emilio estaba conmigo. Se escuchó más escándalo y por miedo cerramos la puerta de la sala de sesiones y pusimos un mueble. Estábamos desesperados que movimos el cielo raso. Cristhiam lo movió, lo rompió con la puerta. Él subió primero y después subí yo. Estaba todo oscuro. Nos bajamos en D’licia (buffet Hay D`licias, contiguo al CUUN). Nos bajamos Erick y yo. Esperábamos a Cristhiam pero ya se estaba quemando el CUUN. Estábamos en la cocina, estuvimos como 20 minutos. El fuego venía rápido. No salimos por ahí porque había mucha gente… Nos fuimos por arriba del techo, todos los techos se comunican, hasta el techo de billares Lezama… Nosotros no volvimos a ver a Emilio”, dijo Crespín.

Fueron varios los que vieron subir al techo del CUUN a Cadenas, pero todos dicen lo mismo: que estaba oscuro y que no lo volvieron a ver.

Un cadáver en el baño

En el juicio también declaró el dueño de billares Lezama, Emir Jiménez, quien antes de las 5:00 de la tarde evacuó a las personas que se encontraban en el local porque vio que la calle se puso peligrosa, con un montón de gente. A las 5:00 de la tarde cerró y salió del local, pero no había caminado cuatro cuadras cuando lo llamaron para decirle que su negocio se estaba incendiando.

Familiares de Cadenas, que pidieron el anonimato, dicen que Jiménez logró salvar algunas cosas del fuego y después dijo que en el local no quedó nada. En el juicio, Jiménez no habló de eso y tampoco quiso darle entrevista a la revista Domingo cuando se le buscó en León.

En el juicio, Jiménez comentó que al día siguiente llegó a su local para ver si “se había salvado algo” y cuando una señora entró al baño comenzó a gritar que había un muerto.

Se trataba de un cuerpo calcinado que no tenía ninguna de las extremidades, solo era el tronco y la cabeza, no tenía los dientes, a pesar de que el forense Xavier Lara dijo en juicio que sí los tenía.

Extrañamente, para los familiares de Cadenas, todo su cuerpo estaba quemado, pero el pantalón y las pañoletas no. Eva Salinas y Alexander Sarria se preguntan cómo pudo suceder.

La Policía orteguista saca el cadáver del chino Cadenas de los billares Lezama, en la tarde del 21 de abril de 2018. LA PRENSA/ CORTESÍA

Manipulada

Tras el incendio del CUUN, sus dirigentes se escondieron en una casa de seguridad por dos meses. Nadie del CUUN ni del FSLN llegó a la vela ni al entierro de Cadenas.

Cadenas fue enterrado el domingo 22 de abril y el lunes 23 llegó el presidente del CUUN, Carlos Ricardo Reyes, a decirle a Salinas que pusiera la denuncia en la Policía. Ella fue, pero no denunció a nadie, solo que investigaran. En los siguientes cuatro meses nunca le notificaron algo, hasta que llegaron a decirle que ya tenían a los asesinos. “¿De dónde salieron?”, se preguntó ella, quien no cree que los estudiantes Byron Corea y Nahiroby Olivas sean los responsables. “Yo no me como ese cuento”, dice Salinas. De hecho, el gobierno llamó a los familiares de Cadenas para que fueran a testificar contra los acusados, pero ninguno de ellos ha ido.

Poco después, como había rumores de que Cadenas no era estudiante sino delincuente, los del CUUN le dijeron a Eva Salinas que fuera a los medios a defender a su compañero. Según Salinas, sus palabras fueron que Cadenas era del CUUN, pero en el Canal 4 y en otros medios oficialistas dijeron que ella apoyaba al Gobierno. “Yo no apoyo al gobierno, no me importa, no quiero nada de ellos, ni quiero sentir agradecimiento con nadie. Yo lo que quiero es a él (Cadenas)”, expresa la joven.

Cristhiam Emilio Cadenas y Eva Salinas Terán se conocieron en la secundaria. LA PRENSA/ REPRODUCCIÓN/ ÓSCAR NAVARRETE

A un año de la muerte de Cadenas, Salinas se debate en un mar de dudas sobre quiénes son los asesinos. “Algo me dice que fueron ellos (los del CUUN). No los quiero tener cerca”, dice.

Cuando puso en Facebook que él estaba desaparecido, mucha gente dio varias versiones, que habían visto a Cadenas tirando piedras pero en apoyo a los autoconvocados, escudado en una lámina de zinc. Otros lo vieron cuando se lo llevaban en una patrulla y lo metieron en el departamental del FSLN.

Por ahora, Salinas se levanta siempre muy de mañana para ir a la universidad. Va sola, ya sin su compañero. Y en la acera de su casa siempre está un tramo de hot dogs y hamburguesas que se llama “Los Cadenitas”. La suegra, Eva Terán, dice que le cambiará el nombre al negocio por el de “El Chino Cadenas”.


Informe del GIEI

El GIEI entrevistó a un testigo presencial del incendio del CUUN, quien dejó claro que los autoconvocados quemaron unos muebles del centro universitario en la calle, pero este fuego fue apagado por los bomberos y no fue el origen de las llamas que quemaron el CUUN y otros edificios. Estos últimos se habrían quemado porque elementos desconocidos provocaron las llamas desde el techo y los estudiantes señalaron a los dirigentes del CUUN como los responsables del incendio.

El entrevistado dijo que los del CUUN llevaron gasolina al centro universitario desde el internado de la UNAN-León, agregando que estuvo en los billares Lezama y no vio a nadie.

Sobre la muerte de Cadenas, el GIEI dice que no está claro cómo llegó a billares Lezama y si fue así, tuvo tiempo de salir del lugar con vida.

Además, a pesar de que el forense dice que murió por asfixia, existen dudas sobre la causa de la muerte y algunas versiones apuntaban a que fue asesinado por líderes del CUUN porque se rehusó a seguir participando en la represión.


Las prendas que no se quemaron

Alexander Sarria Cadenas no puede creer cómo se quemó su hermano Cristhiam Cadena y su pantalón quedó intacto, al igual que dos pañoletas que portaba el ahora fallecido.

La explicación que dieron las autoridades es que pudo ser que Cadenas se estaba echando agua en el baño de los billares Lezama y probablemente se quiso desvestir para no agarrar fuego, pero los familiares del fallecido dudan.

Una faja con rayas de colores está parcialmente quemada.

El pantalón que vestía el chino Cadenas el día que fue asesinado quedó intacto, mientras el cuerpo fue encontrado calcinado. LA PRENSA/ CORTESÍA

Tampoco se explican cómo el cuerpo no tiene los dientes pero sí están las vísceras y el pulmón.

De acuerdo con el policía William Santana, especialista en AVEXI, el incendio se originó en la oficina de Bienestar Estudiantil del CUUN, ubicada en el segundo piso.

Y el forense Xavier Lara explicó que el cuerpo fue hallado boca arriba, con los miembros intactos, sin fracturas y sin heridas por arma de fuego.

La causa de muerte fue asfixia, lo cual también hace dudar a los familiares porque a ellos les parece que fue torturado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: