Trabajos en Caliente

Las empresas que ejecutan los llamados “Trabajos en Caliente”, que generan chispas, llamas, brasas, con la posibilidad de un conato de fuego, deben controlar efectivamente estos riesgos que causan incendios, explosiones, entre otros, con fatalidades o pérdida masiva de activos.

Las empresas que ejecutan los llamados “Trabajos en Caliente”, que generan chispas, llamas, brasas, con la posibilidad de un conato de fuego, deben controlar efectivamente estos riesgos que causan incendios, explosiones, entre otros, con fatalidades o pérdida masiva de activos.

¿Qué lecciones hay?

1. Siempre plantearse métodos alternos: la planificación adecuada y oportuna de cualquier trabajo es la forma correcta de ejecutarlo. Una tarea deberá considerarse no solamente con el método tradicional, sino que retar el nivel actual de seguridad del proceso, para figurarse un procedimiento que genere la menor cantidad de riesgos. Los Trabajos en Caliente debieran evitarse en aquellas instalaciones en donde hay gran cantidad de materiales, productos, inventarios, entre otras mercaderías combustibles.

2. Analizar estructuradamente los peligros potenciales: las metodologías de prospección de riesgos pueden ir desde un sencillo pero eficaz Análisis de Trabajo Seguro, hasta la aplicación del riguroso y procedimental Permiso de Trabajo en Caliente, el cual es un método internacional que aborda didácticamente los riesgos de este tipo de trabajos.

Lea: Percepciones de Seguridad

3. Monitoree continuamente la atmósfera del área: esta función es parte fundamental de cualquier labor que implique el riesgo eventual de fuego, explosión o cambios en la atmósfera para quienes se ocupan en el sitio. Es de fundamental importancia inspeccionar previamente los alrededores donde pueda haber líquidos inflamables almacenados. Es imperativo drenar o purgar todos los equipos y tuberías antes que el Trabajo en Caliente sea iniciado, especialmente en aquellas áreas alrededor de donde se procederá a soldar, pulir, cortar, o cualquier otra tarea que haga surgir chispas, calor o fuego. La dirección del viento deberá considerarse evitando que su derrotero transporte brasas o calor irradiado hacia otras áreas peligrosas.

4. Use metodologías estructuradas: la herramienta de identificación y control de peligros denominada Permisos de Trabajo es un método de aplicación internacional para las tareas clasificadas como Trabajos con Riesgos Especiales. Este riguroso sistema incluye metodológicamente, además de los Trabajos en Caliente, formatos específicos de listas de inspección y asignación de responsabilidades para variadas operaciones peligrosas: Trabajos Eléctricos, Espacios Confinados, Excavaciones, Trabajos en Altura, Operación de Equipo Pesado Móvil, Trabajos en Frío, Desacople de Equipos, o cualquiera de las combinaciones específicas que puedan requerir más de un único Permiso de Trabajo.

Lea:Un tema tabú

5. Formación competente: El factor capacitación debe ser revisado y validado para articularse con las referencias internacionales.
En Nicaragua, algunas empresas que supuestamente utilizan la metodología del sistema de ¨Permisos de Trabajo, tienen únicamente un formato de una o dos páginas, careciendo totalmente de un manual del propio sistema, en donde estén establecidas las autoridades jerárquicas del método, los lineamientos de ejecución de las tareas, las verificaciones y guías de aseguramiento de calidad, entre diversos requerimientos. Esta es definitivamente una desviación y adopción de un enfoque minimalista que jamás logrará la profundización de las prácticas de referencia internacional, que, en realidad, cumple paralelamente con una función legal sobre las responsabilidades de ejecución de la tarea. Es un hecho notorio en estas derivaciones viciosas la degradación y desnaturalización de los procedimientos de identificación y control de riesgos, enfermedad organizacional muy común en nuestro país.

6. Supervisión permanente: cualquier trabajo riesgoso alcanza un nivel de cotidianeidad o “normalización”, relajando primeramente la necesidad de supervisión efectiva, luego degradando otros mecanismos sucesivos y simultáneos de control operacional. Esto fue señalado brillantemente por Diane Vaughn en su brillante obra “The Challenger Launch Decision – The Normalization of Deviance”, que ilustra los fenómenos de la ciencia de Factores Humanos al relativizar, o ir encogiendo creativamente —y racionalizando tal cual fuese un caso aislado cada vez— los estándares y parámetros de Seguridad Operacional con que las tareas deben siempre ser ejecutadas. Este fenómeno de “Normalización de las Desviaciones” es uno de los factores más perniciosos y que hay que evitar a toda costa en los Trabajos en Caliente, para no omitir los pasos críticos pensando en el supuesto beneficio de la rapidez operacional, pero sin reflexión alguna.

Lea:¿Cuál es la clave?

7. Por último, pero no menos importante, es la necesidad permanente de incorporar equipos adecuados para la tarea. Para los Trabajos en Caliente existen los liners o mantas ignífugas, las cuales pueden ser usadas para recubrir áreas críticas y evitar así un fuego por los rescoldos y las partículas incandescentes.
direccion@cambiocultural.net