Nicaragüenses se amarran duro la faja para no perder el subsidio eléctrico en plena crisis económica

Según datos del INE, en el primer trimestre del 2019 un total de 869,137 usuarios del sistema eléctrico gozaban de subsidio, 19,957 más que en el mismo lapso de 2018

Mientras las recesión económica se agudiza, la canasta básica y combustible suben y las medidas estatales recaudatorias asfixian a los nicaragüenses, más usuarios del sector eléctrico están batallando para no salir de  la sombrilla del subsidio eléctrico,  según se expresa en las cifras del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Según datos del INE, en el primer trimestre del 2019, un total de 869,137 usuarios del sistema eléctrico gozaban de subsidio, 19,957 más que en el mismo lapso de 2018, cuando habían  849,180, lo que equivale a un crecimiento de 2.3 por ciento en el periodo analizado.

Lea: Tarifa eléctrica más cara en el 2019 por ajuste al subsidio

Mantener el subsidio eléctrico a este grupo de usuarios que consumen igual o menos de 150 kilovatios mensuales, le costó al Estado 15.7 millones de dólares en el primer trimestre de este año. Por mes, del erario salieron en promedio 5.2 millones de dólares, inferior a los 5.3 millones de dólares que se gastaron por mes en el primer trimestre del año pasado.

El ahorro de cien mil dólares en el periodo analizado se explicaría por la entrada en vigencia del segundo recorte en el tramo de cobertura del subsidio eléctrico, principalmente para los que están en el rango entre 100 y 150 kilovatios hora por mes.

Desde el año pasado el régimen de Daniel Ortega puso en marcha un programa de reducción gradual del subsidio eléctrico, que se extenderá hasta 2021. En búsqueda de liquidez, el Ejecutivo cedió a esa condicionante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a cambio de un crédito de 65 millones de dólares.

El objetivo del ajuste al subsidio es reducir el monto de gasto en este programa y focalizarlo principalmente en los que consumen cincuenta kilovatios mensuales y al resto bajarle drásticamente el subsidio.

Lea:Régimen orteguista aplica un silencioso aumento en la tarifa de energía eléctrica

En paralelo a este ajuste a la baja en la cobertura del subsidio, este año también el ejecutivo ha aplicado dos ajustes en la tarifa eléctrica, lo que significa para los hogares un golpe al poder adquisitivo, ya erosionado por el impacto de la crisis sociopolítica que estalló en abril del año pasado y que se ha extendido hasta la fecha.

Crisis influyó en beneficio social

Juan Carlos López, asesor en temas de ayuda al consumidor, manifestó que la recesión económica producto de la crisis sociopolítica habría influido en un aumento de subsidiados.

“Nicaragua está pasando por una situación bien crítica, donde los más perjudicados han sido los consumidores, la población en general, que en el contexto actual están buscando como ahorrar, incluso personas que antes no estaban dentro de ese paquete con sus medidas ya están dentro de los subsidiados, pero hay más desempleo”, explicó López.

De hecho  la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) en su más reciente informe, revela que este año entre 66 mil y 98 mil personas pasarán a engrosar la lista de desempleados. Funides estima que el saldo de desempleados a consecuencia de la crisis, al final de este año oscilará entre 244,000 y 276,000 personas.

López considera que muchas de estás personas que han quedado desempleadas han tenido que hacer una restructuración en sus gastos, entre ellos reducir su consumo de energía eléctrica, mientras logran conseguir un empleo.

La política del subsidio de energía se comenzó aplicar en junio del 2005, bajo la administración de Enrique Bolaños y se ha extendido por 14 años.

Tomando de referencia los números del INE, desde el 2005 hasta marzo del 2019,el Estado ha gastado 575 millones de dólares en este programa de subsidio eléctrico a la tarifa domiciliar.

Lea:Gobierno recorta subsidio eléctrico en barrios y asentamientos

Subsidio en asentamientos

El golpe en la reducción del gasto de subsidio eléctrico ha sido parejo y golpeado incluso los asentamientos y barrios, a los que el gobierno llama «el pueblo presidente».

Según el Informe de Ejecución Presupuestaria de enero –marzo 2019, en los primeros tres meses del año se invirtió 838,735 córdobas en el subsidio de energía en asentamientos y barrios económicamente vulnerables. Cabe destacar que el presupuesto asignado para esta política era de 880,000 córdobas, es decir que se ha ejecutado el 95.3 por ciento del presupuesto. El régimen no ha explicado si impulsará una reforma presupuestaria para cubrir el resto de meses del año.

El presupuesto asignado este año para el subsidio en los asentamientos, es por mucha diferencia  más bajo que el que se asignó a Petronic por un «subsidio de transporte a nivel nacional». La asignación a Petronic fue de 497.1 millones de córdobas, pero hasta el momento se desconoce quiénes realmente se benefician de este subsidio de Petronic.

Subsidio a jubilados

En cuanto al subsidio en consumo de agua, telefonía y energía eléctrica a jubilados, el Gobierno a destinado 262 millones de córdobas en el 2019, y en el primer trimestre del año solo se usó 63.7 millones de córdobas, es decir un 24.3 por ciento del total asignado.

Con la última reforma a la ley del subsidio eléctrico,  no solo se afectó a los hogares que consumen hasta 150 kilovatios, sino también a los jubilados.

Desde el año pasado los jubilados con un consumo mayor a 300 kWh reciben un subsidio sobre el consumo de sus primeros 150 kWh, que irá mermando hasta que en el 2022 se les aplicará la tarifa correspondiente.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: