Estados Unidos sanciona a Nicolás Ernesto Maduro Guerra, hijo del dictador venezolano

El Departamento del Tesoro responsabilizó al hijo de Maduro de diseñar a principios de este año una estrategia para impedir el ingreso de ayuda humanitaria al país sudamericano

En esta foto de archivo tomada el 8 de agosto de 2017, el miembro de la Asamblea Constituyente de Venezuela, Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente venezolano Nicolás Maduro. LAPRENSA/AFP

Estados Unidos sancionó este viernes al hijo del dictador venezolano, Nicolás Maduro, conocido como «Nicolasito», por servir al «régimen ilegítimo» de su padre y «reprimir al pueblo venezolano».

El Departamento del Tesoro dijo que Nicolás Ernesto Maduro Guerra, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente y del Cuerpo de Inspectores Socialistas de la Presidencia de la República, tendrá congelado, a partir de ahora, cualquier activo que posea en Estados Unidos y estará impedido de hacer negocios con personas y empresas estadounidenses.

Lea también: Unión Europea formaliza las sanciones contra la cúpula chavista

«Maduro confía en su hijo Nicolasito y otros cercanos a su régimen autoritario para mantener un dominio absoluto sobre la economía y reprimir al pueblo de Venezuela», dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, al anunciar la medida.

«El Departamento del Tesoro continuará actuando contra los familiares cómplices de los miembros del régimen ilegítimo que se benefician de la corrupción de Maduro», añadió, citado en un comunicado.

Maduro, un «dictador»

Estados Unidos impulsa la salida del poder de Maduro, a quien considera un «dictador», y apoya los esfuerzos del jefe de la Asamblea Nacional (Legislativo) Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, de encabezar un gobierno de transición y organizar nuevas elecciones.

Lea además: Sanciones aislan a la élite chavista de la escena internacional

Al sancionar al hijo de Maduro, el Tesoro destacó que la Asamblea Nacional Constituyente «fue creada a través de un proceso antidemocrático instigado por el gobierno de Maduro para subvertir la voluntad del pueblo venezolano».

La Constituyente fue instalada en 2017 en desconocimiento del parlamento elegido democráticamente en 2015 y de mayoría opositora. También acusó a Maduro Guerra, de 29 años, de participar en actos de propaganda y de censura, y de enriquecerse ilícitamente de minas venezolanas junto a su padre y la primera dama Cilia Flores.

Le puede interesar: Entierran a Óscar Pérez, el piloto que se rebeló contra Nicolás Maduro

Además, lo responsabilizó de diseñar a principios de este año una estrategia para impedir el ingreso de ayuda humanitaria al país sudamericano, sumido en una aguda crisis económica.