Minsa enriquece a Unimark, la empresa de medicinas vinculada a Gustavo Porras

De cada diez contratos que ha adjudicado el Ministerio de Salud por la compra de medicinas en los últimos tres años, al menos uno le fue otorgado a Unimark

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

De cada diez contratos que ha adjudicado el Ministerio de Salud (Minsa) por la compra de medicinas en los últimos tres años, al menos uno le fue otorgado a la empresa Universal Marketing Associates S.A. (Unimark), generándole ganancias por 421 millones de córdobas, equivalentes a 13.9 millones de dólares.

Para realizar este trabajo, durante tres meses LA PRENSA revisó 2,126 contrataciones adjudicadas en el período de 2016 a 2018, a través del Sistema de Contrataciones del Estado (Siscae). En estos tres años, Unimark ha recibido 267 adjudicaciones, equivalentes a un 12.2 por ciento del total del pastel de licitaciones, eso le permitió ganar 421 millones de córdobas, lo que representó el 22 por ciento de los 1,862.87 millones de córdobas que destinó el Minsa para compra de medicinas en esos tres años.

En los últimos tres años Unimark estuvo a la cabeza de las adjudicaciones, seguida por la Distribuidora César Guerrero (Dicegsa), Importaciones Farmacéuticas SA (Imfarsa), Corporación Farmacéutica (Cofarca), Representaciones Farmacéuticas de Nicaragua (Refanic), Farmacéuticos y Conexos S.A (Farcosa), Neo Ethicals S.A, Distribuidora e Importadoras Helios S.A., Droguería Rocha S.A. y Laboratorios Ceguel.

El crecimiento de Unimark se explica porque la empresa ha estado vinculada al recientemente sancionado por Estados Unidos y Canadá Gustavo Porras, el aliado del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo; quien tras las sanciones sigue siendo el presidente de la Asamblea Nacional pero sin funciones administrativas.

Lea también

De hecho el 21 de junio cuando el Departamento del Tesoro aplicó la sanción a Porras, aseguró que es el operador político más importante de Ortega y ejerce un control significativo en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y el Minsa; que en los últimos tres años convirtió a Unimark en el principal proveedor de medicinas.

Aquí puede ver la base de datos 

El hallazgo de la investigación detalla que Unimark incluso desplazó a Farcosa, que en investigaciones de LA PRENSA en 2010, demostraron que el 35 por ciento de las acciones pertenecían al Instituto de Previsión Social Militar del Ejército de Nicaragua, 30 por ciento al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y el otro 35 por ciento pertenece al Instituto de Seguridad Social y Desarrollo Humano, dicha empresa también fue vinculada con la exjefa de la Policía Nacional, Aminta Granera. De 2016 al 2018 el Minsa le compró a Farcosa 97.7 millones de córdobas en medicamentos.

Unimark vendió más durante la crisis sociopolítica

Los contratos de las adjudicaciones otorgados y publicados en el Siscae por la venta de medicamentos al Minsa muestran que en el 2016 Unimark vendió 91.3 millones de córdobas, en el 2017 registró más ingresos; vendió un 48.5 por ciento más que en 2016 gracias a que la cartera de salud le compró 135.6 millones de córdobas en medicamentos, es decir 44.3 millones de córdobas más que el año anterior.

En el 2018, año que inició la crisis sociopolítica que sacudió el poder cimentado por el régimen de Daniel Ortega, a través del control absoluto de la institucionalidad y las fuerzas policiales, la empresa de medicamentos registró una de sus mejores ventas: facturó 194 millones de córdobas en medicamentos, un 43.2 por ciento más que en 2017 y 112.7 por ciento más con respecto al 2016.

Lea además

Esto sucedió, pese a que la crisis provocó que los ingresos por recaudación cayeran, obligando al gobierno a modificar el Presupuesto General de la República, siendo la cartera de salud una de las más afectadas, con el recorte de 843.9 millones de córdobas de los 15,158 millones de córdobas asignados ese año a ese ministerio.

LA PRENSA le envió un cuestionario a Unimark vía correo electrónico el 20 de junio y dicha empresa lo respondió y entrego el mismo día.

LA PRENSA preguntó ¿A qué se debe que en el 2018, año de inestabilidad política en Nicaragua, Unimark haya registrado las mejores ventas por adjudicación de compra de medicamentos? Y Unimark respondió: “Como parte de la estrategia de crecimiento hemos realizado nuevos contratos con fabricantes para aumentar nuestra oferta de medicamentos y en el periodo 2017-2018 logramos registrar 62 nuevos productos, y la mayoría fueron ofertados en licitaciones. En el 2018, al igual que en años anteriores Unimark participó en licitaciones donde ganó y perdió algunos productos, con la diferencia que ofertó más productos, sin embargo usted podrá constatar en www.nicaraguacompra.com.ni que en el 2018 no nos fue tan bien, a pesar de tener más productos ofertados que nuestros competidores”.

Aunque los datos públicos en Nicaragua Compra indican que fue la empresa farmacéutica que más vendió.

El trasfondo de Unimark

En 2009 investigaciones de LA PRENSA realizadas por el periodista Octavio Enríquez, develaron que Unimark fue creada en el 2006, y pertenecía a Alicia Sáenz Marenco, quien fue vicepresidenta del INSS durante un poco más de un año, precisamente cuando Daniel Ortega retomó el poder en el 2007.La escritura pública de la empresa en poder de este diario indica que en primera instancia, funcionaba como un centro de llamadas, posteriormente se convirtió en lo que es: una empresa importadora y distribuidora de medicinas.

La economista Saénz además de haber ocupado un puesto gubernamental también se desempeñó como asesora histórica del presidente sin funciones administrativas de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras.

LA PRENSA preguntó a Unimark si “¿ha habido incidencia del señor Porras en el favorecimiento de contratos millonarios por compras de medicinas por parte del Minsa a Unimark?, y la empresa respondió: “Desde el 2007, los únicos socios del 100 por ciento de Unimark S.A. son Álvaro Sáenz y Julia Sequeira, como consta en el registro público mercantil que usted puede verificar”.

Lea también

Sin embargo en una Escritura Pública del 2006, el nombre de Alicia Sáenz Marenco junto con el del señor Álvaro Antonio Sáenz Galo aparece como dueños de la empresa, cuyo capital inicial fue de 5,633.80 dólares.

Para Ana Quirós, especialista en salud pública, Unimark ha tenido un vínculo histórico con Gustavo Porras y citó a Alicia Sáenz -que según la empresa ya no es propietaria de la compañía-. “Han sido de alguna manera testaferros para Gustavo Porras”, señaló.

Quirós considera que no puede ser que en la mayoría de los casos sea la misma empresa, la que siempre gane las licitaciones.

Los datos analizados por LA PRENSA revelan que los contratos que fueron adjudicados a Unimark se canalizaron por medio de tres tipos de contrataciones: menor, pública y selectiva, pero la mayoría fueron contrataciones menores.

Unimark entre el 2016 y 2018 obtuvo 251 contrataciones menores o compras directas, que no superan los 500, 000 córdobas, por este tipo de contrataciones la empresa obtuvo 73.1 millones de córdobas, asimismo se ganó 11 licitaciones públicas que suman un monto de 313.4 millones de córdobas y 5 selectivas que en valor significó 4.92 millones de córdobas.

Lo que establece la ley de contrataciones

Dora María Téllez, extitular del Minsa en los años ochenta, explicó que esa cartera de salud debería realizar sus propias importaciones de medicamentos, y le resultaría más económico.

“El mercado de medicamentos está copado por un oligopolio. Estamos hablando que la cuenta de medicamentos es elevadísima. El Ministerio debería de realizar sus propias importaciones de medicamentos en términos generales. No hay ninguna razón por la cual el propio Ministerio no importe los medicamentos, le saldría mucho más barato al sistema de salud, probablemente más barato que comprarle a Unimark, la compañía que ha tenido Porras, que tiene medicamentos hindúes y chinos”, aseveró la exministra.

No obstante, en el 2010 se aprobó la Ley 737, Ley de Contrataciones Administrativas del Sector Público, a través de la que se establece el régimen jurídico, sustantivo y procedimental relacionado a las contrataciones administrativas por parte de instituciones y organismo del sector público. Sin embargo, en la práctica, se violenta y no se cumple el régimen de sanciones.

Dayra Valle, especialista en el tema de contrataciones, explica que el artículo 18 de dicha ley, establece que: “no podrán ser proveedores del Estado, ni celebrar contratos con los organismos y entidades del sector público las personas jurídicas en cuyo capital social participen los funcionarios públicos”.

“¿Qué es lo que pasa? que es difícil en algunos casos detectar empresas asociadas a funcionarios públicos. Hemos conocido casos en los cuales los funcionarios públicos no están vinculados directamente o no vinculan a esa persona en grado de consanguinidad o afinidad que dice la ley: un hijo, una esposa, un cuñado, el suegro, no lo hacen de esa manera sino que utilizan testaferros, entonces ¿Cómo averiguás esa vinculación? es más difícil de probarlo”, explicó Valle.

Puede interesarle

De comprobarse que un funcionario ha violentado la Ley de Contrataciones, existen sanciones que van desde amonestaciones hasta destitución del cargo que ocupa en el Estado.

“La ley también tiene un acápite sobre las sanciones a funcionarios públicos que establece que los servidores públicos que estén cubiertos por el régimen de prohibición o que no debería de participar pero aun así participan, incurrirán en los que denomina falta muy grave sancionable con la pena máxima que es la destitución de su puesto de trabajo”, dijo Valle.

Para Téllez, el hecho que Unimark, la empresa de fármacos ligada a Porras, sea la gran beneficiada del presupuesto de medicinas del Minsa es un delito. “Es un delito que los funcionarios públicos participen en contrataciones del Estado. Lo que pasa, es que usted sabe que estas empresas figuran bajo el esquema de sociedad anónimas, y estas sociedad anónimas operan con testaferros”, aseveró.

Falta transparencia

Nicaragua ocupó el puesto número 25 en el Índice de Percepción de la Corrupción 2018, realizado por Transparencia Internacional. Ese dato refleja que el país se acerca a la corrupción elevada, solo es superado por Haití (20) y Venezuela (18). En dicha medición internacional, el país siempre ha salido en números rojos.

Roberto Courtney, director ejecutivo de la organización Ética y Transparencia, explicó que la clasificación que tiene el país en términos de corrupción es endémica. Lo resume de esta manera: “probablemente donde apretés sale pus”.

Esa pus se traduce en que las contrataciones en Nicaragua y la gestión de los fondos públicos son manejados bajo absoluta discreción, en vez de contar con una vigilancia institucional. Los entes a cargo de fiscalizar el poder, como la Contraloría General de la República “se te fueron de vacaciones pagadas hace mucho tiempo”, expresa Courtney.

Es discrecionalidad a la que se refiere Courtney ha predominado a lo largo de los años, alimentada por la ausencia de instituciones fiscalizadoras del poder, que velen por la correcta gestión de los fondos públicos.

Los medicamentos indios y chinos que oferta Unimark

En los últimos tres años, desde el cuarto mandato de Ortega, los hospitales públicos del país estarían copados de medicamentos indios y chinos, dado que Unimark es el principal proveedor del Minsa.

Al respecto Tellez señala que el problema no es de dónde procedan, sino saber si realmente estos medicamentos son de laboratorios de calidad, certificados en el país de origen.

“La India es una potencia, el punto es que si esos medicamentos que están comprando son de buenos laboratorios o de malos laboratorios, de laboratorios de calidad, de laboratorios avalados y revisados por el Estado hindú, si estos medicamentos están comprobados que tienen un efecto correcto”, advierte.

El doctor Alejandro Lagos, especialista en salud pública manifestó que no solo los hospitales públicos habrán adquiridos productos indios y chinos, sino también las clínicas previsionales del Instituto de Seguridad Social (INSS).

“Unimark no solo le distribuye al Minsa tengo entiendo que también le distribuye al Seguro Social, y su afectividad es dudosa, vos te bebés una acetominofén que te dan el hospital y sentís que ya te hace efecto, eso te hace pensar que no es buen medicamento”, sostuvo Lagos.

Al respecto Unimark dijo a LA PRENSA que desde sus inicios “realizó alianzas estratégicas con grandes e importantes laboratorios fabricantes de medicamentos de India y China”.

Unimark también dijo que cuenta con más de 300 productos registrados, “siendo la empresa distribuidora e importadora con mayor cantidad de registros sanitarios en el país… En oncología, somos la mejor alternativa para tratar el cáncer y nos atrevemos afirmar que desde el 2008 muchas vidas se han salvado gracias a los productos de nuestro laboratorio Naprod”.

LA PRENSA intentó comunicarse con el área de divulgación del Minsa, pero no hubo respuesta de parte del ministerio.