Minsa invierte una miseria en medicinas: 26 córdobas al mes por cada nicaragüense

El Minsa tiene previsto destinar alrededor de trescientos córdobas en el año (nueve dólares) en gasto en medicinas por persona

medicinas. Minsa, Nicaragua

LAPRENSA/M. CALERO

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

En el 2018, cuando inició la crisis sociopolítica en el país, que provocó miles de heridos y al menos 325 muertos, el Ministerio de Salud (Minsa) destinó alrededor de 320 córdobas (10.1 dólares, a la tasa de cambio de ese año) per cápita para gasto de medicinas, es decir 26 córdobas al mes y menos de un córdoba diario, según datos del Presupuesto General de la República. Esta inversión se calcula tomando en cuenta un estudio del Banco Mundial, el cual afirma que el 75 por ciento de la población nicaragüense es atendida en centros asistenciales públicos.

Lea además: Minsa enriquece a Unimark, la empresa de medicinas vinculada a Gustavo Porras

Este 2019 la asignación fue inferior a la del 2018, pues el Minsa tiene previsto destinar alrededor de trescientos córdobas en el año (nueve dólares) en gasto en medicinas por persona.

Pese a que la salud gratuita ha sido una de las banderas del orteguismo, la inversión destinada para la compra de medicinas sigue siendo cuestionable.

Según datos del Presupuesto General de la República, en el 2018 el gobierno presupuestó 1,553 millones de córdobas para productos farmacéuticos, sin embargo, solo se logró una ejecución del 62 por ciento, es decir, que se gastó 977 millones de córdobas, 575 millones de córdobas menos de lo presupuestado.

Si se toma de referencia que no se invirtió lo presupuestado por este ministerio, el gasto por persona en medicina en el 2018 se reduciría a 201 córdobas al año, o sea, 16.7 córdobas al mes y 0.55 córdoba diario.

De igual forma en el 2017, el presupuesto inicial del Minsa había sido de 1,527.3 millones de córdobas en medicinas, pero solo logró ejecutar un 37 por ciento, lo que indica que apenas se invirtió 569.6 millones de córdobas en medicinas.

Posibles explicaciones

Dayra Valle, especialista en contrataciones, señala que esta subejecución se explica desde varios puntos: primero, puede que haya una mala planificación de las contrataciones públicas; dos, puede haber falta de oferentes que puedan cubrir las necesidades planteadas en cuanto a medicamentos, y por último, podría ser que el Sistema de Contrataciones del Estado (Siscae) no esté publicando todos los procesos adjudicados.

Un economista que prefirió fuera omitido su nombre detalla que en la región el gasto promedio per cápita en medicamentos anda en los cuarenta dólares, siendo Nicaragua el país que invierte menos, lo que es preocupante.

Puede interesarle: Asamblea Nacional quita facultades administrativas a Gustavo Porras tras haber sido sancionado por EE.UU. y Canadá

LA PRENSA logró hacer este análisis mediante la revisión de 1,244 contratos entre el 2017 y 2018 en el Sistema de Contrataciones del Estado (Siscae) referidas a la provisión de “Productos Medicinales y Farmacéuticos”, distribuidas en un total de 12 categorías del catálogo de contrataciones del Minsa.

A pesar que el gasto en la inversión de medicinas debe ser público, ningún documento oficial muestra datos sobre los montos verdaderamente ejecutados en medicinas.

Hay escasez de medicamentos

Por otra parte, el doctor José Luis Borgen, vicepresidente de la Unidad Médica Nicaragüense, explicó que el Minsa no garantiza todos los medicamentos que forman parte de la lista básica del sistema de salud.

Borgen expresó que a los pacientes les dan una o dos tabletas para un día, y los citan para quince días o un mes posterior. También a algunos les piden sus números de teléfono y les dicen que les van a llamar cuando estén sus medicinas, pero eso no sucede, relata el galeno.

Lea además: ¿Cuál es el futuro de Sonia Castro en el Minsa y Oscar Mojica Obregón en el MTI tras ser sancionados?

Explica que una vez que los ciudadanos regresan a la unidad de salud, el personal les orienta que deben participar en una consulta médica, nuevamente; “eso es retrasar la entrega de medicamentos”, sostuvo el urólogo Borgen, quien trabajó 28 años en el sistema de salud y fue despedido en el contexto de la crisis sociopolítica.

Minsa prohíbe a médicos recetar medicamentos que no están en lista básica

El Minsa, además de no garantizar todos los medicamentos e insumos médicos, prohíbe a los médicos recetar a los pacientes o familiares otras medicinas que no están en la lista básica, pero que podrían adquirir por sus propios medios, reveló el doctor.

“Tanto es así la vigilancia que si un médico extiende una receta de un producto que no existe en la lista básica que maneja el Ministerio de Saludo, está bajo sanción, y la sanción más grave puede ser el despido”, sostuvo Borgen.
Detalla que la lista de medicamentos del Minsa es de trescientos, pero que en el 2018 cuando aún era médico sabía que solo había en existencia 140 fármacos.

Puede interesarle: Régimen orteguista echa pie atrás y permite reabrir farmacias en Jalapa, Ocotal y Managua

Hay que destacar que en el 2018 el Minsa invirtió 977.7 millones de córdobas en medicinas, de estos 901.2 millones de córdobas fueron destinados para medicamentos varios, 31.3 millones de córdobas en medicamentos para el sistema nervioso central y 20.1 millones de córdobas en medicamentos antinfecciosos, el resto se invirtió en otras categorías.

Sistema de salud en deterioro

El año pasado el Minsa fue duramente criticado por no atender a los manifestantes heridos, lo que generó desconfianza en el sistema de salud.

Lea además: Desmienten declaraciones de Sonia Castro sobre ordenar no atender heridos en protestas

Estas acciones le valieron a la titular del Minsa, Sonia Castro, sanciones por parte del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y Canadá, impuestas el 21 de junio pasado. En el caso de la ministra y el presidente sin funciones administrativas de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, las sanciones también fueron designadas bajo la Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua 2018.

Los despidos ejecutados por la ministra de salud

Un día antes que fuera sancionada la ministra Castro, ella puso el primer adoquín de lo que será el nuevo Hospital Óscar Danilo Rosales, casi exactamente a un poco más de un mes que se cumpliera el aniversario de despidos masivos del hospital en León, el 27 de julio de 2018. Alrededor de cuarenta personas que laboraban en el sistema de salud, incluidos médicos especialistas, fueron los primeros en ser despedidos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reportó en noviembre pasado doscientos profesionales de la salud despedidos por ejercer su trabajo.

Los despidos fueron denunciados por los afectados como represalias por manifestarse contra el régimen de Daniel Ortega.

Lea también:Despedirán a trabajadores del Estado que no cuenten con carnet de militante sandinista en Carazo

Parte del discurso de la normalidad en el país dictada por el orteguismo pasa por la puesta en marcha de proyectos de infraestructura sanitaria, como es el caso del nuevo hospital en León, sin embargo, el sistema de salud vive un deterioro.

Deterioro en calidad de atención a población

La especialista en salud pública Ana Quirós explica que la atención médica cuenta con grandes vacíos, y si se suma que el gasto en medicamentos no está aumentando, eso significa que en la práctica está reduciéndose porque hay menos poder adquisitivo, y hay más altos costos tantos en los servicios como en los materiales que se están adquiriendo.

“Hay un deterioro en la calidad de la atención a la población, si a eso le sumamos que los principales integrantes o una serie de profesionales de altísima calificación ya no están en el sistema de salud pública, entonces debemos reconocer que francamente hay un empeoramiento en la calidad total de los servicios de salud”, expuso Quirós.
Por su parte, el doctor Borgen considera que el Minsa expone de forma propagandística las brigadas locales de atención en salud, pero el problema de fondo no se está resolviendo en absoluto. Asegura que el hecho que no haya insumos en los hospitales quirúrgicos significa que se restringen las cirugías de alta complejidad, y eso provoca que la lista de espera de los pacientes aumente.

Puede interesarle: “Pasadas de cuenta” en el Minsa siguen en 2019

También advirtió sobre el peso que tiene la calidad y cantidad de médicos especialistas y la situación que atraviesan.

“Si no son despedidos, son obligados a renunciar, eso disminuye la calidad de atención de los pacientes y de la población en general”, denunció el médico. La coyuntura por la que atraviesa el sistema de salud tiene un impacto más negativo con los pacientes graves y los que padecen enfermedades crónicas.

Poca transparencia en la compra de medicinas

De hecho, la primera entrega de esta investigación reveló que el Minsa convirtió como su principal proveedor a Universal Marketing Associates SA (Unimark), que en los últimos tres años acumuló ganancias por 421 millones de córdobas, convirtiéndose en el principal proveedor de medicamentos.

Lea además: Minsa buscará contratar 350 médicos en 2019, después de haber corrido a cientos en 2018

En el 2018, año que inició la crisis sociopolítica que sacudió el poder cimentado por el régimen de Daniel Ortega, a través del control absoluto de la institucionalidad y las fuerzas policiales, la empresa de medicamentos registró una de sus mejores ventas: facturó 194 millones de córdobas en medicamentos, un 43.2 por ciento más que en 2017 y 112.7 por ciento más con respecto al 2016.

Medicamentos indios y chinos

En los últimos tres años los hospitales públicos del país estarían copados de medicamentos indios y chinos, dado que Unimark es el principal proveedor del Minsa. El doctor Alejandro Lagos, especialista en salud pública, manifestó que no solo los hospitales públicos habrán adquirido productos indios y chinos, sino también las clínicas previsionales del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y las mismas farmacias privadas.

15,974
toneladas de medicamentos se importó el año pasado, precisamente el año de la crisis, mientras que en el 2017 se importó 16,140 toneladas de medicinas, revela informe del Banco Central.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: