La historia del buzo corinteño que perdió la mitad de la cara por su perro

Como consecuencia del ataque, sufrió un infarto y entró en coma durante 11 días. La boca y parte del esófago le quedaron casi destruidas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: