¿Por qué en Nicaragua es buen momento para ahorrar en los bancos, pero no para contratar un crédito? Las tasas alcanzan un nivel altísimo

¿Está pensando ahorrar o solicitar un préstamo en los bancos? Debe saber que este año las tasas de interés están reflejando un comportamiento récord desde el estallido de la crisis política en abril del 2018. LA PRENSA te explica en detalle sobre los intereses en créditos y depósitos en Nicaragua.

Los bancos recuperan la cartera de crédito, pero no la vuelven a recolocar. LAPRENSA/ARCHIVO

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Las tasas de interés de los créditos en Nicaragua siguen subiendo, mientras los bancos se esfuerzan por mejorar rendimientos a los ahorrantes. La creciente incertidumbre económica, ante la imposibilidad de que la clase política logre encontrar una salida a la crisis sociopolítica que lleva más de un año, ha ocasionado que el costo del crédito alcance su pico en los últimos 19 meses, lo que golpea aún más a las actividades productivas y de comercio, sumergidas en una profunda recesión que se enrumba a una depresión sin precedente en las últimas cuatro décadas.

Hasta mayo de este año en promedio la tasa de interés de los créditos en el sistema bancario nacional fue de 12.27 por ciento, muy por encima del 9.09 por ciento en similar mes del año pasado y superior al 8.79 por ciento en marzo del 2018, un mes antes de que explotara la crisis política en abril de 2018, tras unas fallidas reformas a la Seguridad Social, que derivó de una violenta represión estatal que le costó la vida a más de 325 nicaragüenses, según datos de los organismos de derechos humanos internacionales.

Fuente: BCN / Elaboración de economista

Es decir que contratar un crédito en mayo era 26 por ciento más costoso que antes de la crisis, principalmente si este era a corto plazo y en dólares. En este periodo las tasas oscilaron entre 8.83 por ciento y  17.86 por ciento, un rango que está por encima del  7.48 por ciento y 13.44 por ciento en similar periodo del año pasado, según refleja un reporte del Banco Central de Nicaragua.

El informe mensual sobre el comportamiento ponderado de las tasas de interés en los bancos revela que el costo del crédito ha ido empeorando más este año que en los meses posteriores al estallido de la crisis política, en abril del año pasado, lo que coincide con el proceso de profundización de la contracción económica, la caída del consumo nacional, menores ingresos por exportaciones, así como la paralización de la inversión privada nacional y extranjera.

Solo en este año, el crédito en Nicaragua se había reducido en 433 millones de dólares hasta abril con respecto a diciembre del 2018. Sin embargo la contracción, es mayor en el periodo de crisis.  La cartera bruta de crédito desde que comenzó la crisis en abril del año pasado se ha reducido en 1,196 millones de dólares, tanto en dólares como en córdobas.

 

Pero ¿cuáles créditos son los que más se han encarecido en Nicaragua? En caso de requerir un préstamo, ¿cuál plazo conviene según la variación de los intereses? ¿Qué hay detrás del encarecimiento del dinero en la banca nacional?

Según datos del BCN,  los préstamos a corto plazo en dólares  que más se han encarecido desde marzo del año pasado son el industrial (pasó de 6.59 por ciento  a 12.43 por ciento); el factoraje (de 10.79 por ciento a 17.86 por ciento); y el comercial (de 9.42 por ciento a 13.09 por ciento).

Hasta mayo el crédito a corto plazo en dólares para el sector agrícola se ubicó en 12.41 por ciento;  el ganadero 12.90 por ciento; el personal 15.76 por ciento, este último ligeramente superior al interés que se cobró en promedio en marzo del año pasado el cual se situó en 14.36 por ciento.Esto son los que relativamente se han encarecido menos con relación a los mencionados anteriormente.

A diferencia de los préstamos a corto plazo,  el costo de los créditos a largo plazo y en dólares  se abarató ligeramente en términos global, pasando de 11.88 por ciento en promedio en marzo del año pasado a 11.86 por ciento hasta mayo del año pasado.

No obstante, cuando se revisa el comportamiento de la tasa para este tipo de préstamos, se observa que solo sectores como el agrícola y el comercial se abarataron ligeramente, y en contraste se incrementó el costo del financiamiento para el hipotecario, industrial, ganadero y los préstamos personales.

Lea además:Entrega de crédito en Nicaragua arranca año con fuerte deterioro por alargamiento de crisis

Este año contratar un crédito para vivienda la tasa media alcanzó 9.33 por ciento, por encima del  7.90 por ciento que se encontraba en marzo del año pasado, según los números del Banco Central de Nicaragua. Este aumento en el costo del crédito habitacional coincide con menores construcciones de  casas por caída en la demanda de la misma, como consecuencia de un mayor desempleo e incertidumbre en los hogares.

En Nicaragua más del 80 por ciento de los créditos están dolarizados, lo que refleja el golpe que significa para la economía que las tasas estén en aumento, pese a que a nivel internacional estas se han mantenido estable. Inclusive la Reserva Federal de Estados Unidos analiza la posibilidad de aplicar un recorte de las tasas, lo que en la práctica significa abaratar el dólar en los mercados financieros mundiales.

Más rendimiento para afrontar mora

El economista Sergio Santamaría explica que existen múltiples razones detrás del encarecimiento de los créditos en Nicaragua, entre ellas está la creciente sensación de riesgo en la economía, pero a su vez la banca busca «tener mayor seguridad en el retorno» del dinero que ya está colocado en momento de que la tasa de morosidad ha ido en aumento tras el fin de un programa de moratoria que se aprobó el año pasado y que finalizó en diciembre del 2018.

Según el economista, los bancos están buscando cómo obtener recursos para continuar cubriendo sus costos de operación principalmente ahora que la fuga de depósitos persiste y además se han encarecido los costos empresariales y productivos en Nicaragua. «El crédito de automóviles, por ejemplo, ahorita están buscando como reactivarlo, pero lo van a ofertar con un cuarenta por ciento de prima y una tasa de interés del 14 por ciento», explica.

Antes de la crisis política los bancos prestaban para la compra de vehículos a tasas de hasta nueve por ciento y la prima era del 15 por ciento del precio del mismo, el restante era financiado. «Mientras no se estabilice la economía  la tasa de interés de los créditos que otorga la banca van a estar altas».

El asesor para asuntos económicos de la Presidencia, Bayardo Arce reveló en días recientes que los bancos nacionales también están afrontando dificultades para obtener recursos en los mercados financieros internacionales tras las sanciones de Estados Unidos al gobierno sandinista.

«La banca norteamericana, recuerden que Estados Unidos tiene el monopolio de la divisa mundial, el dólar, sencillamente le ha cortado el financiamiento a la banca local, a las grandes empresas que se financiaban de allá afuera, a las compañías de seguro les han cortado los seguros de operaciones en el comercio internacional, a ver si de esa manera ahogan el país», dijo Arce en un evento de Procompotencia a finales de junio tras anunciar el proceso de revisión del rendimiento de la reforma tributaria.

Lea también: Más de 400 millones de dólares menos en crédito en el primer cuatrimestre de este año en Nicaragua

Los números del Banco Central de Nicaragua indican que los préstamos en moneda nacional también se han encarecido, principalmente los que están a corto plazo.  La tasa de interés para los créditos en córdoba  han pasado en promedio de 8.80 por ciento en marzo del año pasado a 12.50 por ciento hasta mayo de este año.

Se consiguen costos más accesibles si se contratan préstamos en córdoba a largo plazo, cuyas tasas hasta mayo osciló en  8.83 por ciento y  17.86 por ciento; mientras que la tasa para los créditos en córdobas a corto plazo estos se movieron hasta mayo entre 8.02 por ciento y 14 por ciento.

Los préstamos de este tipo más caros en la banca nacional son el ganadero con 14 por ciento en corto y largo plazo; el factoraje con tasa del 13.92 por ciento en corto plazo;  el comercial se ubica en 13.49 por ciento a corto plazo y 13.84 por ciento si es a largo plazo; el industrial está en 12.92 por ciento para corto plazo, no hay datos para largo plazo para este tipo de crédito.

La tasa más baja para los créditos en córdobas son los personales, las que se ubican en 8.02 por ciento para corto y 8.96 por ciento para largo plazo, según cifras del BCN.

Y mientras el crédito alcanza su nivel más costoso desde que comenzó la crisis política, los números del Banco Central de Nicaragua indican que también los bancos se han visto forzados a elevar los rendimientos que pagan a los ahorrantes, principalmente para los que optan por plazos de mediano y largo plazo.

Tanto las cuentas en córdobas como en dólares de los ahorrantes muestran significativas mejoras en los intereses que están pagando los bancos, según reflejan los datos del Banco Central de Nicaragua.

Por ejemplo, los ahorros en dólares a un plazo mayor a un año este año la banca está pagando en promedio 7.25 por ciento, según datos hasta mayo. Esto es superior al  5.55 por ciento en igual periodo del año pasado. Esto significa una mejora de casi el 31 por ciento en los rendimientos que están obteniendo los depositantes de los bancos.

Para los depósitos en córdobas y a plazos, por ejemplo, mayor a un año la variación también ha sido positiva. En mayo del año pasado se pagaban 5.76 por ciento como media, pero este año esta ascendió a 7.89 por ciento, es decir una mejora real de 37 por ciento.

Al respecto, Santamaría indica que esta mejora en las tasas de los depósitos o pasivas buscan estimular a los ahorrantes en momentos que persiste la fuga de depósitos, que ha erosionado en más de 1,500 millones de dólares la cartera de depósitos de los bancos desde el estallido de la crisis política en abril del año pasado.

Pero además para Santamaría  al mejorar los rendimientos  los bancos están garantizando tener suficiente divisa o dólares para satisfacer la demanda de los depositantes en moneda extranjera, así como apoyar al Banco Central en el fortalecimiento de las reservas internacionales brutas.

«Nicaragua lo que necesita es no seguir perdiendo reservas. Es por eso que los bancos están apostando a pagar más en los depósitos para evitar más fuga de dinero», indica.

Una mayor salida de depósitos obliga al Banco Central a inyectarle liquidez a la banca nacional para ayudarle ha hacer frente a la demanda de dinero, principalmente dólares. Esto provoca una caída de las reservas internacionales brutas, tal a como ha ocurrido en los últimos meses de crisis.

Pero más allá de eso, Santamaría sostiene que mientras no se estabilice el país y se logre una salida a la crisis política, se continuarán observando estas variaciones de las tasas de interés en Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: