Policía Orteguista mata a balazos a un joven autoconvocado en León

La víctima fue Bryan Murillo López, de 23 años, y quedaron heridos de gravedad su hermano Kenner Murillo López y Javier Feliciano Cortés Castillo, este último primo político.

La Policía Orteguista (PO) entró de manera violenta a la casa de Marina López, ubicada en el reparto Guadalupe, en León, y sin decir alguna palabra empezó a disparar, resultando asesinado Bryan Murillo López, de 23 años, y quedaron heridos de gravedad su hermano Kenner Murillo López y Javier Feliciano Cortés Castillo, este último primo político.

Los jóvenes eran autoconvocados y participaron el año pasado en los tranques y las marchas en este departamento, para exigir la salida del régimen Ortega-Murillo.

Lea además: Los nueve casos de opositores nicaragüenses que han sido asesinados en lo que va de año

Mediante un comunicado emitido ayer, la PO señala a los jóvenes de delincuentes, alegando que tenían antecedentes delictivos por robo con intimidación, violencia, amenazas de muerte y violación de domicilio.

Agregan que Bryan (asesinado), en compañía de los otros dos jóvenes, al percatarse de la presencia policial en la casa, se abalanzó sobre los agentes con machetes, resultando lesionado un oficial, por lo que los uniformados se vieron en la obligación de disparar.

Esta versión es rechazada por la familia de los acribillados. Doña Marina, madre de Bryan y Kenner, aseguró que los oficiales llegaron golpeando las puertas a las 4:30 a.m. de este miércoles y aunque ella preguntó quiénes eran, jamás recibió una respuesta, sin embargo, decidió abrir, la apartaron y empezaron a disparar.

“Mi hijo (fallecido) se corrió por el pasillo, porque estaba dormido en la sala y hasta ahí lo siguieron ellos (los policías orteguistas), lo balearon; salió del otro cuarto Kenner y también le dispararon, igual pasó con el otro (Javier), como perros y ensangrentados los montaron a la patrulla”, relató doña Marina.

La adolorida madre dijo que ella preguntó a los oficiales qué buscaban en su casa y por qué habían disparado, pero nadie le respondió.

“Alumbraban a los cuartos, mi hija menor estaba encerrada y llorando de miedo, todos estamos horrorizados con esta masacre que vinieron a hacer a mi casa, todos (los policías) andaban AK”, aseguró.

Madre cree que es represalia por ser azul y blanco

Doña Marina cree que la acción violenta fue represalia de la Policía, porque ellos son azul y blanco.

“Mis hijos no son delincuentes, jamás han estado presos y tampoco han sido denunciados por nadie, trabajan, se ganaban la vida en la construcción, o hacían rumbos, el vecindario les puede decir que jamás han tenido problemas con nadie”, resaltó la madre de dos de las víctimas.

Karen Murillo López, hermana de Bryan y Kenner, aseguró que su hermano fallecido una vez estuvo en la estación policial por un delito menor.

“Él consumía droga y lo encontraron los policías, pero el mismo día salió, jamás han estado por otro delito, jamás. Todo es inventado”, subrayó.

Agregó que los policías orteguistas que llegaron a su casa eran de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) y jamás mostraron una orden de captura, como lo aseguran en el comunicado.

“La Policía inventa y saca comunicados a su conveniencia, no son serios en lo que hacen, no había necesidad de matar, nadie les sacó machete, no hubo tiempo de nada; mi hermano Kenner hasta desnudo iba, le tuve que tirar una toalla, esto fue un abuso de poder, una verdadera masacre”, manifestó Karen.

En la imagen se observan los proyectiles que fueron disparados contra las víctimas. LAPRENSA/P. Gutiérrez

Dijo que su hermano fallecido el martes pasado estuvo celebrando en familia a su hija mayor, que estaba de onomástico. “Nos quedamos con las fotos, jamás olvidaré esta tragedia que nos deja marcados, todo por la ambición del poder”, puntualizó Karen.

Testigo del ataque

Según un testigo del ataque, consultado por Radio Darío de León, los policías orteguistas llamaron a un superior para decirle que habían cometido un error. “Un oficial de negro llamó y dijo que la había encabado toda: ‘Capitán, la encabé, necesito una patrulla’”, señaló el testigo, quien por seguridad prefirió omitir su identidad.

“Un oficial se salió, se pone al lado de la patrulla y empieza a hacer una llamada pidiendo refuerzos. Llama a un capitán y dijo que la había encabado. De ahí el otro oficial se quedó en la puerta y empezó a grabar un video donde él hablaba de que lo querían amenazar con machete”, agregó.

Lea también: Asesinan en Honduras a un opositor jinotegano que se exilió tras recibir amenazas

El hermano y el primo político de la víctima fueron trasladados a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello de León (Heodra).

Kenner se encuentra en estado delicado, mientras que Javier está estable.


El hermano y el primo de la víctima fueron trasladados a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello de León (Heodra) donde se encuentran en estado grave.

Almagro condena el ataque

Por su parte, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó el asesinato de Murillo López por parte de la PO. «Condenamos el asesinato de Bryan Murillo López y exigimos que los culpables sean encontrados y condenados», dijo.

Además, la defensora de derechos humanos, Bianca Jagger, denunció a través de Twitter el ataque contra la familia Murillo López en León y exigió al régimen de Daniel Ortega que cese los ataques contra los opositores en Nicaragua. «Denunció ola de asesinatos. El joven asesinado llevaba camisa a cuadros, se encontraba en su casa cuando llegaron los policías a secuestrarlo. Lo crímenes aumentan, el pueblo está indefenso ante los grupos represores de la dictadura. Exigimos justicia y que cesen los ataques», expresó Jagger.

Le puede interesar: Denuncian que asesinatos de campesinos en zonas fronterizas con Honduras son ejecuciones selectivas

Además, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), se pronunció sobre el crimen y aseguró haber constatado, a través de familiares testigos de los hechos, «que las víctimas se encontraban durmiendo en su domicilio cuando la policía irrumpió ilegalmente y que de inmediato ejecutó la masacre».

En tanto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aseguró que conoce de la muerte de Murillo y » de heridas ocasionadas por arma de fuego a su hermano Kenner y Javier Cortez Castillo» y urgió al régimen orteguista a que realice «una investigación seria y profunda, orientada a esclarecer y determinar las responsabilidades en estos crímenes, en procesos imparciales y justos», a través de Twitter.

“La muerte del joven Bryan Murillo López, así como las graves lesiones contra Kener Murillo López y Javier Cortez, demuestran una vez más la brutalidad del gobierno de Daniel Ortega. Las circunstancias del operativo, así como el perfil de las víctimas, apuntan a que podría tratarse de un nuevo hecho de represión letal contra la disidencia”, afirmó Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.