Zona de Strikes: Greinke impacta, pero eso no es garantía

Los Astros han impactado al agregar a Zack Greinke a su rotación pero eso no garantiza ganar la Serie Mundial de las Grandes Ligas

Edgard Rodríguez C.

Agregar a Zack Greinke a una rotación de abridores que ya tiene a Justin Verlander y Gerrit Cole, además de Wade Miley, parece una exageración. Ese movimiento, convirtió automáticamente a los Astros de Houston, en grandes favoritos para ganar la Serie Mundial, de acuerdo a los expertos.

Es que además, Houston tiene una de las alineaciones ofensivas más demoledoras en todo el beisbol y una defensiva muy solvente. Incluso, agregaron a Aaron Sánchez y Joe Biagini, quienes deben fortalecer el bullpen en torno a Roberto Osuna, encargado de los remates en la tropa texana.

De tal manera que los vaticinios los colocan como los seguros rivales de los Dodgers en la Serie Mundial. No obstante, todavía tienen que jugarse los partidos. Una gran rotación da un gran impulso, pero no es garantía de éxito en el clásico de octubre. Sobre eso hay muchos ejemplos.

Para muchos entendidos, la mejor rotación de la historia la formó Atlanta en 1998 con tres brazos del Salón de la Fama: Greg Maddux (18-9 y 2.22), Tom Glavine (20-6 y 2.47) y John Smoltz (17-3 y 2.90), más Kevin Millwood (17-8 y 4.08) y Denny Neagle (11-11 y 3.55).

Otra gran rotación fue la de Seattle en el 2001: Jamie Moyer (20-6 y 3.43), Freddy García (18-6 y 3.05), Paul Abbott (17-4 y 4.25), Aaron Sele (15-5 y 3.60) y Joel Piñeiro (6-2 y 2.03). Este conjunto ganó 116 partidos en la temporada regular, un récord aún vigente en las Mayores.

En 2013, Detroit reunió a Verlander (12-9 y 3.51), Max Scherzer (17-1 y 2.85), Aaron Sánchez (11-7 y 2.50), Rick Porcello (9-6 y 4.33) y Doug Fister (10-6 y 3.60), mientras que de las carreras se encargaban Miguel Cabrera y Víctor Martínez, entre otros cañoneros de Jim Leyland.

Dos años antes, en el 2011, Filadelfia tuvo a Roy Halladay (19-6 y 2.35), Cliff Lee (17-8 y 2.40), Cole Hamels (14-9 y 2.79), Vance Worley (11-3 y 3.01) y Roy Oswalt (9-10 y 3.69). Era un grupo espectacular. Halladay incluso lanzó un no hitter en la postemporada.

El punto en común, es que ninguno de estos equipos con super rotaciones, ganó la Serie Mundial. Incluso, si nos vamos para atrás, en 1954 los Indios de Cleveland tenían a Early Wynn (22-11 y 2.73), Bob Lemon (23-7 y 2.72), Mike García (19-8 y 2.64) y Bob Feller (13-3 y 3.09) y fueron barridos por los Gigantes.

Así que aunque Greinke impacta, los Astros aún tienen que jugar los partidos. Pero no hay dudas que hicieron una gran adquisición y eso los hace un mejor equipo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: