Leonel Argüello: «No es normal que nos muramos de dengue»

El epidemiólogo Leonel Argüello asegura que es necesario observar y comprender los hábitos de los zancudos para poder controlarlos. "Nadie debería morir de dengue. Nadie. No es normal", afirma

El epidemiólogo Leonel Argüello. LA PRENSA/Oscar Navarrete

El epidemiólogo Leonel Argüello puede pasar horas hablando sobre mosquitos, el ser vivo que más ha diezmado a la humanidad a lo largo de nuestra historia. Para él, además de conocer información elemental sobre la eliminación de criaderos, es altamente necesario comprender los hábitos de los zancudos para poder controlarlos.

El médico está convencido de que en estos tiempos el dengue no debería ser una enfermedad letal y tampoco una epidemia como la que Nicaragua atraviesa actualmente. Sin embargo, dice, el dengue se ha normalizado y nadie está haciendo suficientes esfuerzos para erradicarlo.

Lea además: Se confirman 1,935 casos de dengue en lo que va de mes

¿Ha notado usted que los mosquitos han cambiado su comportamiento en los últimos diez años y ahora es más difícil matarlos de un manotazo? Argüello sí, porque su trabajo es observarlos.

En esta entrevista comparte información sobre el aedes aegypti y explica por qué este zancudo no es el mayor de nuestros males. Además, explica qué hacer para evitar que el dengue siga cobrando vidas y causando estragos en la economía: hemos perdido casi 1,400 años de trabajo durante esta epidemia, advierte.

¿Cuál es la rutina diaria de un zancudo?

Bueno, la del macho es copular. Es andar teniendo relaciones sexuales para preñar a todas las hembras posibles. La hembra es la encargada de la reproducción y de cuidar su reproducción. Ella es la que se alimenta con sangre para madurar sus huevos, el macho no. Puede ser sangre de animal, pero ellas prefieren la sangre humana. Les apetecemos más y además la piel nuestra es mucho más suave que la de un animal. ¿Para qué se van a molestar en ir a picarla a una vaca? Mejor nos pican a nosotros. Una vez que tiene relaciones sexuales, a las 24 horas anda buscando a quién picarle para madurar sus huevos y al séptimo día los ponen en cualquier recipiente con agua limpia o en cualquier recipiente, aunque esté seco. Luego vuelve otra vez el ciclo, tres veces lo repiten a lo largo de su vida.

Puede interesarle: Suben a 12 los muertos por dengue en Nicaragua en 2019

¿Qué tan amplio es el alcance de un mosquito?

Tienen un radio de cien metros cuadrados. Una manzana de casas. Pueden volar en toda una manzana, hacia cualquier lado, desde el centro. Las hembras andan volando todo el día, buscando clientes a quién chupar y cuando ya chupan se esconden en lugares oscuros. ¿Cuáles son sus lugares preferidos? Donde hay basura, donde hay monte, recipientes oscuros tipo llantas, en recipientes que están tapados, buscan la oscuridad. Cuando sale la luz del sol vuelven a trabajar.

¿Para qué salen a volar al día siguiente de haber chupado sangre?

Salen a comer. Chupan de las plantas. No mastican, succionan. Lo que necesitan es energía y la energía está concentrada en azúcar, entonces necesitan posiblemente plantas que tengan algún tipo de azúcar.

¿Los mosquitos tienen una función en el ecosistema?

Todo ser viviente tiene una función, entonces no podemos pretender que vamos a acabar con el aedes aegypti. Lo que tenemos que pretender es controlarlo, porque si acabamos con él de todas formas hay otro peor que nos está esperando, se llama aedes albopictus, el famoso tigre asiático, que tiene la ventaja de crecer en agua sucia y en agua salada, transmite más enfermedades y puede estar en la zona rural. El aegypti todavía está en la zona urbana, siempre y cuando la zona rural no agarre características de zona urbana, como que almacenés agua en recipientes sin tapa y que tengás basura.

Lea también: Casos de dengue aumentarán en Nicaragua con la presencia de lluvias, advierten especialistas

¿Cuántas enfermedades transmite el aedes aegypti?

Cinco. El dengue clásico y del dengue grave, zika, chikungunya, mayaro y fiebre amarilla. Desde el punto de vista de la salud pública es una ganga. Si controlás al mosquito, las controlás todas.

¿Qué es el dengue?

Es una enfermedad transmitida por ese mosquito y es producida por un virus. No hay un medicamento para este virus. Alguna gente toma antibióticos y el antibiótico es contra la bacteria, no contra el virus, entonces está gastando el dinero y está poniéndose en peligro porque otras bacterias en su cuerpo pueden agarrar resistencia.

¿Cómo se transmite?

El mosquito pica a una persona que tiene el virus y se lo transmite en una semana a una persona que no lo tiene. Al picarte es como que te pusiera una inyección intravenosa, te entra el virus en la sangre y tenés que esperar una semana para que comiencen los síntomas.

¿En qué horas pica el aegypti?

Pica durante todo el día, solo en la noche descansa y no pica, a menos que estés con las luces encendidas. Pica más en las primeras horas de la mañana y cuando ya se está acabando el día, sencillamente porque esas son las horas en que las personas están en casa.

Puede interesarle: OPS advierte «incremento notable» de casos de dengue en Nicaragua y Latinoamérica

¿Cuál es su capacidad de reproducción?

Las hembras son capaces de poner 300 huevos en un recipiente tan pequeño como una tapita de gaseosa, tres veces durante su vida. Viven entre 30 y 45 días. Estás hablando de que una mosquito hembra va a poner por lo menos 900 huevos, algunos hablan de 1,500. Lo mínimo es que cada mosquito te produce 900 mosquitos y de esos 900 la mitad o más van a ser hembras para poder hacer la reproducción de la especie. El período de vida es de un mes, pero ese mes es como 80 años de nosotros. Cada día es como tres años, entonces aprenden con una gran velocidad, porque son seres vivos inteligentes que requieren sobrevivir, igual que nosotros.

¿Qué cambios han hecho los mosquitos?

Antes el mosquito te picaba y si eras rápido lo matabas con la mano. ¿Qué han hecho ellos? Mejoraron su técnica anestésica. Quiere decir que ahora te inyectan más anestesia, no te das cuenta cuando te pican, hasta que ya se fue. Cuando a vos te pica y te vas a rascar, ya al mosquito no lo ves.

¿Pero solo en Nicaragua ha pasado eso?

No, en todos lados han evolucionado, porque nosotros hemos tratado de aniquilarlos. El mosquito cambia sus hábitos, porque tienen hábitos, igual que los seres humanos. Antes los podías matar con la mano, ahora no, porque se dieron cuenta de que morían. ¿Qué otra cosa hacían? Cuando el mosquito hembra chupa sangre, agarra entre dos a tres veces su peso, están pesadas, antes se paraban en la pared y todavía podías matarlos de un manotazo; ahora si te fijás están arriba de dos metros, ya no los alcanzás y están inclusive en el cielo raso y los tenés que matar a almohadazos. Además, se han acostumbrado al aire acondicionado. Esos cambios han ocurrido en al menos diez años. Son los cambios que yo miro, pero el Ministerio de Salud tienen que hacer una investigación para conocer cuáles son los hábitos del mosquito e informar a la población.

¿En qué ambientes prosperan?

Sus criaderos siguen siendo agua limpia, agua limpia con cloro o sin cloro, charcos sucios no. Solo agua limpia, no importa el tamaño, desde una bolsita plástica que esté arrugada o una tapita de gaseosa hasta un tanque de 20 mil galones. Tanques, barriles, plantas, un coco, un tubo, un florero, una pila, un canal de agua, un vasito de zepol, la taza del perro. En condiciones secas los huevos pueden aguantar más de un año y cuando les cae el agua en tres días revientan, más rápido. Podemos tener criaderos que no se destruyeron el año pasado y ahora están reventando.

¿Por qué a estas alturas no se logra erradicar el dengue?

Por varias razones. Primero, al mosquito para controlarlo tenés que conocer sus hábitos; segundo, tenés que estar claro de que podés controlarlo, pero no eliminarlo totalmente, porque va en contra de la ecología y porque si lo eliminás va a salir otro peor. ¿Controlarlo qué significa? Que si yo tengo cien casas, tengo que tener menos de tres casas con criaderos. Si tengo más significa que puedo tener un brote. Eso se llama índice de infestación.

¿Qué es lo que tenemos que estar haciendo?

Nosotros en nuestras casas no tener criaderos y el Ministerio de Salud andar visitando para identificar cuál es el índice de infestación. Si tenés uno mayor o igual al 4 por ciento, vas a tener un brote.

Entonces, ¿quién ha hecho mal su trabajo, el Minsa o nosotros? Porque seguimos muriéndonos de dengue.

Son tres causales. La primera es la normalización. Las cosas que son anormales las convertimos en normales. No es normal que nos enfermemos de dengue. No es normal que nos muramos de dengue. Pero decimos que hay mil, dos mil, cuarenta mil, setenta mil casos de dengue, ¿y vos ves que la gente esté preocupada y actuando y que todo el Gobierno se esté moviendo? No. Porque lo vemos normal. Lo primero es cambiar nuestro concepto de normal. Lo siguiente tiene que ver con hábitos no higiénicos, botamos basura en nuestras casas, comunidades y hasta en nuestros centros de trabajo. La tercera es que la salud debe convertirse en un concepto de unidad, porque el problema viene cuando la quieren convertir en una cosa partidaria. El mosquito no tiene preferencias políticas, le pica a todo el mundo.

¿Y la fumigación del Minsa de verdad sirve o es una fresca brisa para los zancudos?

El veneno que se utiliza aquí, que yo sepa, es cipermetrina. Uno de los problemas a nivel mundial es que el mosquito se ha ido haciendo resistente, porque desde los años setenta se han utilizado prácticamente los mismos insecticidas. Aquí en Nicaragua no sé, pero tenemos más de diez años de usar el mismo. Hay que buscar otros insecticidas y hacer una rotación, un año con este, dos años con el otro.

¿Qué tan efectiva es la fumigación?

La acción más importante es la de evitar que hayan criaderos, que es como se reproducen los mosquitos. La fumigación es para tratar de controlar al adulto, pero no es cien por ciento efectiva. Eliminar el criadero sí. Puede que la efectividad del vehículo que va echando el veneno en la calle sea del 30 al 50 por ciento; eso si se ha tomado en cuenta la temperatura ambiente, la humedad, la dirección del viento, la velocidad del vehículo, que las máquinas estén calibradas perfectamente, que el veneno sea el correcto y que la proporción sea exacta. Y eso no se da porque no tenemos cultura de mantenimiento en este país. Luego, la motomochila tiene una efectividad de alrededor de un 70 u 80 por ciento, pero igual cumpliendo esas condiciones. Lo otro es que la gente cree que el insecticida funciona porque el mosquito lo respira. Si el mosquito lo respira no pasa nada, tiene que caerle la gotita. Tiene que mojarse, por eso se utiliza la cipermetrina con el diesel, porque el diesel ayuda a que la gotita de veneno se mantenga más tiempo en el aire. Pero los mosquitos tienen oídos, cuando oyen la máquina, ¿vos creés que no la conocen? Huelen, escuchan y van jalados. Algunos morirán, pero la mayoría busca cómo irse. Por eso es importante acorrarlos, que la fumigación sea en círculos, varias máquinas al mismo tiempo. Pero si yo fumigo hoy, a los siete días ya están reventando huevos y no se puede estar fumigando el país a cada rato, por eso lo importante es eliminar los criaderos.

¿Hemos subestimado los zancudos?

Así es, son inteligentes.

¿Cuál es el impacto económico?

El dengue te produce una semana de enfermedad, una semana que vas estar caído. Eso significa una semana laboral. Si vos multiplicás setenta mil casos por una semana son setenta mil semanas, si esas setenta mil semanas vos las dividís entre las 52 semanas que tiene un año te va a dar 1,346 años que hemos perdido en Nicaragua hasta ahorita, solo con el número de casos oficiales reportados por el Minsa (hasta el 17 de agosto de 2019). Lo más triste es que en Nicaragua entre el 70 y el 80 por ciento de la población que puede trabajar lo hace en empleo informal, trabajan hoy para comer hoy. Esos siete días esa familia sufre. El impacto financiero y el impacto en seguridad alimentaria es enorme. Son setenta mil personas, setenta mil semanas que son 490 mil días, casi medio millón de días. Si suponemos que esta gente gana dos dólares al día, lo más bajo que se puede ganar, estamos hablando de que fácilmente se ha perdido un millón de dólares. Mínimo. El impacto económico es bestial. Ya no hablemos de los muertos, que la mayoría han sido niños. Es mil veces mejor prevenir que atender. A todos nos sale más económico.

¿Quiénes son más vulnerables ante el dengue?

Todos somos vulnerables, pero los que tienen más riesgo son los que padecen enfermedades crónicas, junto con las embarazadas y los niños son los que tienen más riesgo de complicarse. Todas las mujeres embarazadas deberían estar usando repelente, el Gobierno debería promover que se importe repelente a precios accesibles.

¿Los hospitales son peligrosos?

En términos sencillos, un hospital es como un taller mecánico. Sucio, lo único que no se mira porque es a nivel microscópico. Los hospitales tienen que ser los lugares de mayor control ahorita. Lo que están haciendo es poner mosquiteros, para disminuir el riesgo de transmisión.

¿Cuáles son las señales de alerta del dengue?

Cosa rara, pero que es frecuente en esta enfermedad, es que las primeras 48 horas después de que se te acaba la fiebre son las más peligrosas. Cuando se quita la fiebre, comenzá a preocuparte. Los signos de alerta pueden ser náuseas, vómitos, dolor de estómago, puede ser que sangrés por las encías, por la nariz, te baja más fuerte la menstruación o cuando no debería. Hablás incoherencias, sobre todo la gente de 60 años para arriba. Los niños se ponen más agitados o más adormilados. Esos son signos de alerta de que tenés que pegar carrera porque puede complicarse.

¿Y los síntomas primarios del dengue?

Los primeros signos son fiebre, dolor en el cuerpo, malestar general, puede salir un rash en el pecho, pueden salir puntos rojos en la piel. Se puede confundir fácilmente con zika y chikungunya. Además hay pacientes que no sienten nada, son asintomáticos. Las señales de alerta son las que vienen cuando se acaba la fiebre. Es el momento más crítico. Se te va la fiebre que es un mecanismo de defensa del cuerpo y el virus del dengue te afecta por varias vías. Te afecta las plaquetas, que son las encargadas de la coagulación de la sangre. Las plaquetas van disminuyendo, normalmente podés tener 150 mil a 400 mil plaquetas, entonces se te van bajando y ya cuando se bajan a 20 mil tenés que estar ingresado en cuidados intensivos, porque tu cuerpo no está parando hemorragias que se están produciendo. Podés tener sangrado de nariz, de encías, pero el sangrado más importante es el que ocurre adentro. Tu hígado, tu corazón, tus riñones comienzan a sangrar y ya no funcionan bien. Comienzan a fallar y por mucho que querás compensar, hay una falla de múltiples órganos y el paciente colapsa. Ese es el dengue que te mata por hemorragia, está el que te mata por presión baja. En ambos casos los órganos dejan de funcionar.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento del dengue clásico, no grave, es suero y acetaminofén. ¿Por qué no aspirina, ibuprofen, naproxeno? Porque todas pueden ayudar a que haya más hemorragias y como no sabés, mejor tomás acetaminofén. El tratamiento es reposo, suero oral, acetaminofén si tenés dolores o fiebre, descansa y ponerte repelente o mosquitero.

Pareciera que eso se puede hacer en casa.

Perfectamente. Pero lo ideal es ir para el hospital, para que se sepa cuántos casos hay, para que te evolucionen, te tomen la presión y los signos vitales y para que sepás cuáles son los signos de alerta cuando se te quite la fiebre y tengás que ir al hospital.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: