Incendios siguen devorando partes de la Amazonía en Brasil

Un fuerte humo cubría la ciudad de Porto Velho en el estado de Rondonia (noroeste) donde el Ministerio de Defensa dijo que los aviones empezaron a echar miles de litros de agua sobre las llamas, tras la indignación mundial

Fotografía aérea publicado por Greenpeace que muestra humo saliendo de incendios forestales en el municipio de Candeias do Jamari, cerca de Porto Velho (Rondonia), en la cuenca del Amazonas en el noroeste de Brasil. LA PRENSA/AFP/ GREENPEACE / VICTOR MORIYAMA

Brasil desplegó este domingo dos aviones Hércules C-130 para combatir los incendios que devoran partes de la Amazonía y cuyo número ha aumentado en las últimas horas.

Un fuerte humo cubría la ciudad de Porto Velho en el estado de Rondonia (noroeste) donde el Ministerio de Defensa dijo que los aviones empezaron a echar miles de litros de agua sobre las llamas, tras la indignación mundial por los peores incendios en años.

Áreas de la remota región fronteriza con Bolivia han sido arrasadas por las llamas, y han provocado una densa humareda que amenaza con aumentar la contaminación a lo ancho de la mayor selva tropical del mundo.

Lea además: Incendios en el Amazonas: cómo los animales sufren los estragos de los enormes fuegos forestales en Sudamérica

Los expertos afirman que el aumento de la deforestación durante la temporada de sequía para crear tierras cultivables o de pastoreo agravó el problema este año.

«Cada año empeora, este año el humo ha sido muy serio», dijo Deliana Amorim, de 46 años, en Porto Velho, donde viven medio millón de personas.

Al menos siete estados de los nueve que forman la Amazonía Legal, incluyendo Rondonia, han pedido al gobierno federal el envío de tropas, y 43,000 militares que están permanentemente en la zona selvática están disponibles para actuar ahí donde se les requiera para apagar los fuegos.

Lea también: Siento un inmenso dolor por la destrucción del Amazonas

Los incendios provocaron una ola de indignación mundial y son un tema de preocupación en la cumbre del G7 en Biarritz, Francia.

Los líderes de las potencias mundiales reunidos en la cumbre acordaron ayudar a los países afectados por las llamas «lo más rápido posible», dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, el domingo.

Un parche de bosque despejado con fuego en el municipio de Candeias do Jamari, en la cuenca del Amazonas en el noroeste de Brasil. LA PRENSA/AFP/ GREENPEACE / VICTOR MORIYAMA

«Estamos todos de acuerdo para ayudar lo más rápido posible a los países afectados por estos incendios», dijo Macron a periodistas.

La inscripción en la agenda del cónclave de esta crisis, sin participación de los países de la región, provocó la furia del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien denunció una «mentalidad colonialista fuera de lugar en el siglo XXI».

Esta crisis medioambiental amenaza también con boicotear el acuerdo de libre comercio alcanzado en junio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, cuyas negociaciones tardaron 20 años.

El papa Francisco también se mostró el domingo «preocupado» por los incendios que devastan la selva de la Amazonía, que describió como «ese pulmón vital para nuestro planeta». El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que habló con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el viernes y le ofreció ayuda, si es necesario, para enfrentar los incendios en la selva amazónica.

«Acabo de hablar con el presidente de Brasil. Nuestras perspectivas comerciales futuras son muy emocionantes y nuestra relación es sólida, quizás más fuerte que nunca. Le dije que si Estados Unidos puede ayudar con los incendios en la selva amazónica, ¡estamos listos para ayudar! » Trump dijo en una publicación en Twitter.

En lo que va de año se han registrado 78.383 incendios forestales en Brasil, el peor dato para ese período dese 2013.
La mayoría de los incendios ocurren en la cuenca del río Amazonas. Entre el jueves y el viernes se declararon en Brasil un total de 1.663 incendios, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

Manifestantes convocaron a tomar las calles en Brasil nuevamente el domingo, luego de que miles protestaran en el país, el resto de América y Europa el viernes.