Alexander «Popeye» Mejía expone su cuarto puesto en el ranking contra Neslan Machado

Popeye no se debe dejar morder por "Pitbull" Machado. Su presentación del próximo 13 de septiembre en Dubái determinará su futuro a corto y, probablemente, a largo plazo

Alexander Mejía tiene 27 años y es cuarto en las 122 libras de la AMB. LAPRENSA/JADER FLORES

Popeye no se debe dejar morder por «Pitbull» Machado. Su presentación del próximo 13 de septiembre en Dubái determinará su futuro a corto y, probablemente, a largo plazo. Alexander Mejía expondrá su cuarto puesto en el ranking de las 122 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) contra el cubano Neslan Machado. Una victoria lo acercaría a un chance contra el campeón interino Brandon Figueroa o el monarca mundial unificado Daniel Román, ambos estadounidenses.

Por ese motivo y con 27 años, Mejía no tiene otra opción que el triunfo si pretende seguir con el ritmo ascendente en su carrera profesional de 13 victorias y solo una derrota, la cual ocurrió en Japón contra Hiroshige Osawa, pero que el mismo vicepresidente de la AMB, Renzo Bagnariol, confesó que el resultado no estuvo acorde con la realidad sobre el ring. Popeye ha saltado etapa por etapa para sostenerse entre los mejores 10 clasificados del organismo y aunque, tiene una forma de ser muy reservada, callado en exceso y, siendo juzgado por su portada, da la impresión hasta de ingenuidad, tiene una inteligencia natural en el boxeo que analiza y descifra rápidamente a sus oponentes.

Te puede interesar: Giovanny Gutiérrez entra en las clasificaciones de la AMB y Leyman Benavides se coloca como número dos

«Hay dos golpes que debo evitar: el cruzado arriba y el gancho abajo», explica Popeye en relación a la peligrosidad del rival. «Esa misma combinación yo la hago, solo que la finalizó después con un recto de derecha. Cuando lo ataque de la misma forma tendrá que pensar en otras opciones. Tampoco pienso dejarlo respirar. Me enfocaré en los bajos. Entreno desde las 4:00 a.m. cuando salgo a correr y junto a Sergio Quintana (entrenador) hemos hecho un gran adiestramiento», agregó el muchacho.

A 17 días del combate Popeye anda tranquilo en la categoría con 127 o 128 libras.  «Este jueves me iré a Guatemala a terminar mi campamento. Sé que no tengo una gran pegada por eso me preparo para tirar golpes sin pausas. Sé que esta pelea determinará mi futuro», señaló, el joven que además de boxear se dedica a acarrear materiales de la construcción y también a vender mangos en los semáforos.

Machado no pierde en 16 peleas y Popeye pretende tener la espinaca en el momento adecuado para sacar el triunfo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: