CONTENIDO PATROCINADO

Niñas que hacen la diferencia

Emprenden negocios, destacan en los deportes, lideran grupos juveniles... Ellas están rompiendo los moldes de una sociedad que históricamente ha puesto a las niñas y mujeres atrás de los hombres

Una muchacha que ayuda a dirigir un taller mecánico, jóvenes que destacan en el futbol al punto de ganarse una beca para estudiar Educación Física y Deportes en el IND; chicas al frente de emprendimientos y con independencia económica; muchachas aprendiendo a ser maestras de obra, son sólo una muestra de la diferencia que están haciendo niñas y jóvenes nicaragüenses al derribar los estereotipos y la desigualdad de género, un problema con mucho arraigo en Nicaragua y el mundo.

En Nicaragua, como en el mundo entero, hay desigualdad y barreras importantes que impiden que las niñas se desarrollen plenamente y sean felices: violencia, poca valoración, embarazo y matrimonio a temprana edad, entre otros obstáculos propiciados principalmente por «normas sociales preestablecidas que de alguna manera mandatan que las niñas tienen que hacer esto y los niños esto otro», realidad que tiene que ver con «los antecedentes de patriarcado y algunas costumbres machistas», que adquieren hombres y mujeres e inciden en la formación de sus hijos, consolidando formas de pensar que de alguna manera ponen en desventaja a las niñas, manifiesta Gerardo Lara, Director de Plan Internacional Nicaragua.

En busca de lograr un cambio en estos patrones de conducta que generan un retroceso para las niñas, organismos internacionales como Plan International han trabajado con niñas, niños, madres, padres y educadores en distintas comunidades de Chontales, Boaco, Madriz, Chinandega, San Rafael del Sur y la RACCN, alcanzando logros importantes.

Niñas que destacan y lideran

FOTO: Niña dando declaraciones durante el lanzamiento de la campaña Niñas con Igualdad. LA PRENSA/ARCHIVO

Marcela, joven originaria de San Rafael del Sur, emprendió su propio negocio desde los 14 años y aunque no todo ha sido fácil ha sobresalido, y actualmente es una muchacha económicamente independiente, aporta a los gastos de su familia y al costo de sus estudios universitarios de Contabilidad  Pública. «Para mí tiene un gran significado porque hay otras chicas no han podido tener esta oportunidad, me siento contenta y me enseña que hay que pensar positivamente y que sí podemos hacer lo que nos propongamos», dijo.

Las niñas que impactan estos proyectos se vuelven lideresas en sus entornos y destacan en campos que en tiempos pasados se reservaban para los niños. Es el caso de Dania, originaria de Boaco, quien al entrar al proyecto La League de Plan Internacional no sabía ni dar un pase con el balón y el día de hoy ha destacado tanto en su posición de defensa, que recibió una beca para estudiar Educación Física y Deportes en el IND, proceso que le ha cambiado la vida. «Me siento empoderada, fuerte, las charlas y los entrenamientos me han servido mucho, es muy bueno, me han tomado importancia», comentó Dania, quien se siente contenta de demostrar que las chicas sí pueden incursionar y destacar en el campo deportivo, al igual que los varones.

Yaribeth, una joven matagalpina, inició el activismo social para promover los derechos sexuales y reproductivos, a los 13 años, y actualmente es parte del equipo técnico de la Red Nacional de Juventudes Nicaragua (RNJ).  Yari, a como le gusta que le llamen, siente que su proceso dentro del activismo social incidió mucho en la transformación que hubo en su hogar. «A mí me ha enseñado que nunca es tarde para seguir y que los propósitos se cumplen», dice.

La experiencia de Yari da vida a las palabras de Lara, quien indica que de una forma directa o indirecta están llegando a las familias. «Estas niñas se vuelven lideresas en sus familias, hablan de estos temas con sus familias, en su comunidad y eso, de alguna manera, nos permite llegar a más personas», indica Lara, quien detalló que trabajan con más de 25 mil niñas en Chontales, Boaco, Madriz, Chinandega, San Rafael del Sur y la  Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN).

Un trabajo integral

 

Sin embargo, en la tarea de transformar desde la niñez, las relaciones desiguales que se dan históricamente entre hombres y mujeres, no se puede trabajar únicamente con las niñas. Johana Chévez, asesora en género, explicó que en esta construcción de desigualdad, las niñas tienen menos valor que los niños y a los niños se les somete a mucha presión desde edades tempranas para mostrar una masculinidad dominante, se les presiona para ser siempre líderes, para estar delante de las mujeres, se les enseña a no mostrar debilidad y que por lo tanto, no deben llorar.

«Queremos que niñas y niños se sientan plenos y felices y que esas presiones sociales a las cuales se ven sometidos, no signifiquen barreras», que niños y niñas desarrollen su pleno potencial y poder tener relaciones más justas para ambos, dijo la especialista.

Lara comenta que aunque se están dando pasos muy importantes, todavía hace falta muchísimo por andar, debido a que los adultos no le dan pase a las voces de las generaciones y considera que «hace falta un par de generaciones más para cambiar esto».

El cambio ya está en proceso. Las nuevas generaciones vienen mucho más abiertas y preparadas a estos cambios. «Las mujeres podemos hacer cualquier cosa… Es bueno ver que las cosas se dan, que las cosas evolucionan y no debemos tener miedo, no tener miedo a aprender es algo muy importante», comenta Yari, una joven que forma parte de las más de 25 mil niñas que han sido impactadas por proyectos que impulsan la Igualdad de género desde la niñez y que están haciendo la diferencia en Nicaragua.

CONTENIDO PATROCINADO
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: