BBC News Mundo

México: 3 cosas que adoran (y 3 que detestan) los extranjeros que viven allí

16 extranjeros que viven en la Ciudad de México dijeron las cosas que más les gustan y las que más les disgustan de vivir allí. Entre los entrevistados hay gente de Venezuela, Argentina, Ecuador, Perú, Chile, Colombia, Alemania y España

BBC Mundo entrevistó a 16 extranjeros que viven en la Ciudad de México y que hablan de las cosas que más les gustan y las que más les disgustan de vivir en allí. BBC/Getty Images

«México es una maravilla incesante», dice Christina Leonard, una estadounidense vive hace 3 años en la capital del país.

«La Ciudad de México es muy verde, tiene una arquitectura muy linda y museos que me encantan. Hay mucha cultura prehispánica, y su comida picante es deliciosa. Es lindo caminar por la calle porque la gente es muy amable y te habla», dice Leonard, que es maestra en la escuela internacional The Wingate School.

A pesar de ser feliz en la ciudad, apunta a dos cosas que no le gustan: que existe un ambiente más machista y menos multicultural que en San Francisco, de donde es originaria.

Con motivo del Hay Festival de Querétaro, BBC Mundo entrevistó a 16 extranjeros que viven en la Ciudad de México para que dijeran las cosas que más les gustan y las que más les disgustan de vivir allí.

Entre los entrevistados hay gente de Venezuela, Argentina, Ecuador, Perú, Chile, Colombia, Alemania y España.

Calle de México.
“Me parece que es un país muy alegre, sus colores, su cultura. La gente está como contenta. No te pasa ver que hay gente de mal humor o enojado”, dice la argentina Delfina Cavalli. BBC/Getty Images

Las cosas que más les gustan

1. La alegría y los colores

«Alegría» y «colores» fueron muy populares cuando se les preguntó a los entrevistados por una palabra que definiera lo que les gustaba de México.

«Si me tuviera que ir de aquí echaría mucho de menos el color, la música, la vida que hay aquí», explica Elena Reina, una periodista española que lleva 5 años en la ciudad.

«Me parece que es un país muy alegre, sus colores, su cultura. La gente está como contenta. No te pasa ver que hay gente de mal humor o enojado», dice Delfina Cavalli, una argentina que trabaja en recursos humanos de una empresa multinacional. .

Otros mencionan que los mexicanos son muy amables y que los hacen sentir en casa desde el primer momento.

Venezolano que vive en México.
“Si un día me tuviera que ir de México, me llevaría al país entero en mi mochila”, dice el fotógrafo venezolano Alex Padrón. BBC/Alex Padron

«Los venezolanos salimos en busca de cariño. En nuestro país fuimos maltratados y llegamos acá con el rabo entre las piernas. Los mexicanos nos recibieron con su noble corazón, nos han permitido entrar en su casa y nos han prestado sus oídos y sus hombros», dice el fotógrafo Alex Padrón, de 38 años, que lleva 4 en México.

Dice que el tatuaje de la piedra del sol que se tatuó en un hombro es en parte por el agradecimiento que tiene al país.

«En el ámbito de los negocios me gusta que los mexicanos tienen la tranquilidad y la flexibilidad que a los alemanes nos falla porque somos más cuadrados», cuenta Ricardo Rehfeld, de 27 años y que es emprendedor en una plataforma sobre sexualidad llamada Cherish.

2. La identidad y la cultura

Amalia Ospina, una ecuatoriana de 31 años que trabaja en comunicación institucional, cuenta que, además de sus amigos «lo que me cautivó de México fue su oferta cultural. Me gusta mucho la historia que tienen, la posibilidad de ver rastros de la cultura ancestral en el día a día».

Mujer en las pirámides de México.
«Me gusta mucho la historia que tienen, la posibilidad de ver rastros de la cultura ancestral en el día a día», dice la ecuatoriana Amalia Ospina. BBC/Getty Images

Otros extranjeros ven en México un fuerte sentido de identidad.

«Los mexicanos son muy fieles a sí mismos. Si bien les atraen las cosas de afuera, nunca pierden su esencia», dice Nanggy Villarroel, de 37 años, que trabaja en publicidad.

Dice que los mexicanos han alcanzado algo difícil para otras culturas. «Porque normalmente cuando se apoderan de lo de fuera rechazan lo propio. Sin embargo, los mexicanos han llegado a un punto intermedio muy bonito».

Y como ejemplo cita la comida: «todo se puede meter en un taco o al sushi le ponen chiles toreados».

También el argentino Eugenio Caracoche, de 33, que trabaja como productor en una televisora cuenta que le parece muy interesante que incluso en el lugar donde trabaja, que es muy corporativo y está lleno de edificios, hay puestos de comida en la calle.

«Aún los que trabajan en empresas gigantes, globalizadas, en edificios que parecen de Nueva York, en el almuerzo comen la comida de sus raíces. Ahí frente a sus oficinas están vendiendo taquitos. Me gusta la sensación que los mexicanos no se desprenden de su cultura«, dice.

Mujer en las calles de México.
Los extranjeros entrevistados valoran mucho la cultura y la historia de México. BBC/Getty Images

Los extranjeros también dijeron que en México se come mucho más picante.

«Una de las características de la comida de México es que lo picante es súper picante», dice Tatiana Aránguiz, una cocinera de Chile de 30 años que lleva 1 año en México.

Y da un consejo para los extranjeros en México: «nunca te confíes si un mexicano dice que no pica, te va a picar, sí o sí».

3. La solidaridad

Marta Rottgart, una argentina que trabaja en marketing y que tiene 20 años en México cuenta que lo que la hizo a amar a México fueron los hombres. «Me casé dos veces con mexicanos y tengo preferencia por ellos».

Pero, otra de las cosas que la mantiene en el país es «la solidaridad que encuentro aquí y que me da mucha alegría y sostiene viva mi pasión de vivir».

Ronald Rivero, un sacerdote y diseñador gráfico de Venezuela, cuenta una experiencia que le marcó mucho de México.

Voluntarios distribuyen agua y productos de primera necesidad.
La solidaridad de los mexicanos fue tangible tras el terremoto que azotó la Ciudad de México en septiembre de 2017. BBC/Getty Images

«Hace muy pocos días me diagnosticaron un tumor. A las 24 horas estaba ya operado. ¡Todo fue muy rápido y había tanta gente que me ayudó, eso me conmovió muchísimo!».

«Los mexicanos me demostraron una calidad humana impresionante y un deseo de resolver las cosas que tal vez en mi país no hubiera encontrado en una situación tan límite. El mexicano tienen una fuerza muy grande para resolver las cosas. Salvarse y salvar. Es lo que estoy recibiendo de México y lo agradeceré siempre.

Patricia Castañeda, de Ecuador, que trabaja en la coordinación editorial de la Universidad Iberoamericana, explica que en México la violencia es terrible, pero que también hay una gran solidaridad.

«Es una sociedad súper fuerte y solidaria para este tipo de cosas. Puedes ver como México sigue pese a estos graves problemas», dice.

Cruz Silva, de Perú, trabaja como abogada y periodista, dice que le ha sorprendido para bien la preocupación de los mexicanos por los migrantes que atraviesan su territorio.

«Hay un esfuerzo muy grande de algunas personas para que los que migran puedan tener mejores condiciones», asegura.


Las cosas que no les gustan

1. La violencia y la inseguridad

Casi la mitad de los extranjeros entrevistados por BBC Mundo mencionó que la violencia y la inseguridad como las cosas que no les gusta de vivir en México.

«Lo que odio de México es lo irracional de la violencia«, dice la argentina Marta Rottgart.

Señala que en México «Te acostumbras a vivir con una posibilidad grande de que te pase algo: Hay mucha impunidad, inseguridad, te puede pasar algo si regresas sola a casa«, dice.

«Puede pasar en otra ciudad, pero en México te vas acostumbrando a que te puede pasar», apunta.

Pistola.
La violencia no ha dejado de aumentar en el país en los últimos años. BBC/Getty Images

2. El tráfico y la contaminación

El argentino Eugenio Caracoche dice que lo que le ha sorprendido para mal de la Ciudad de México es el tráfico.

«Lo que menos me gusta es la cantidad de autos que hay en esta ciudad y la contaminación. Hay días que sufro bastante. Me duele la cabeza, los ojos y tengo un malestar general. Una vez que me sentí mal, como con un estado gripal, fui al médico y me dijo que era por la contaminación».

«Lo que más me ha costado de México es el tráfico y la agresividad con que conducen. Venimos de ciudades súper congestionadas, pero en México esto llega a niveles exponenciales», señala la venezolana Nanggy Villarroel.

Tráfico en Ciudad de México.
En la capital, algunas personas gastan hasta cuatro horas al día solo en ir y volver de su casa al trabajo. BBC/Getty Images

3. La impuntualidad y el «ahorita»

Varios de los entrevistados señalaron que los mexicanos son impuntuales. Que quedan en llegar o hacer algo a una hora y no siempre lo cumplen.

«Lo que me molesta es que hay una cierta informalidad. A mi me costó mucho entender el ´ahorita´. Si yo escucho eso significa ´ahora´, Pero en México puede ser pronto o nunca. En el año que llevo aquí todavía no lo he asimilado», dice la cocinera chilena.

«No me gusta la impuntualidad. Aunque, también viene bien si uno llega a un sitio tarde: nadie se enfada porque está socialmente aceptado», bromea la periodista española.


¿Y qué se llevarían?

A pesar de las cosas que no les gustan, casi todos pusieron cara de tristeza cuando se les pidió imaginar que tendrían que dejar México muy pronto.

Muchos dicen que en ese país tienen una «familia», refiriéndose a los amigos que han hecho.

«Los mexicanos siempre te tratan como familia«, dice la colombiana Ángela Calderón.

Entre las cosas que dijeron que se llevarían consigo de ese país están desde la imagen de la virgen de Guadalupe o una pieza de arte o artesanía hasta algo de comida, como mole poblano o tacos al pastor o de suadero.

La ecuatoriana Cristina Arias se llevaría el libro «Batallas en el desierto» de José Emilio Pacheco que habla de un amor imposible que ocurre en la Ciudad de México.

Entre las cosas inmateriales la cantante Venezolana Andrea Claro, se llevaría «el calor de su gente» y su compatriota el fotógrafo Alex Padrón no puede elegir.

«Yo me llevaría a México entero en mi mochila. Le tengo un cariño increíble a este país».

"Calaveritas" de colores.
Entre las cosas que los entrevistados dijeron que se llevarían consigo de ese país están desde la imagen de la virgen de Guadalupe o una pieza de arte o artesanía hasta algo de comida, como mole poblano o tacos al pastor o de suadero. BBC/Getty Images

BBC News Mundo
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: