Cinco muertos en las Bahamas y casi un millón de evacuados en Estados Unidos por el paso del huracán Dorian

Las Bahamas es donde mayores estragos ha causado Dorian. Se registran al menos 13,000 casas destruidas

El huracán Dorian dejó al menos cinco muertos en las islas Ábaco, en las Bahamas, anunció este lunes Hubert Minnis, primer ministro del archipiélago, en un conferencia de prensa en la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias en New Providence.  El ciclón dejó asimismo una veintena de heridos, agregó. Hasta el momento se desconocen las identidades de las víctimas y los heridos.

Minnis describió a Dorian como una «tragedia histórica» para el archipiélago. El huracán, que se debilitó ligeramente el lunes y pasó a la categoría 4, sigue siendo peligroso y todavía golpea a la isla de Gran Bahama, afectada por lluvias torrenciales y vientos «catastróficos», indicó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) en su último boletín.

Lea además: El huracán Willa alcanza la categoría 5 y amenaza a la costa de México

«Tenemos informes de muertos, tenemos informes de avistamiento de cuerpos. No podemos confirmar esos reportes hasta que vayamos y veamos por nosotros mismos», dijo horas antes el ministro de Relaciones Exteriores Darren Henfield, quien representa a Ábaco del Norte el parlamento bahameño.

Las Bahamas es donde mayores estragos ha causado Dorian. Se registran al menos 13,000 casas destruidas. El huracán dejó calles inundadas y arrancó tejados y árboles. El ministerio de Turismo anunció que las operaciones de rescate habían empezado ahí donde se podía intervenir. Para muchos habitantes la espera era aterradora.

«No tenemos aún una imagen completa de lo que pasó. Pero el huracán Dorian tuvoun impacto catastrófico», declaró Sune Bulow, jefe del Centro de Operaciones de Emergencia de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).

Puede interesarle: «Catastrófico» huracán Dorian, de categoría 5, golpea con furia las islas Bahamas

En un mensaje de texto desesperado, una mujer clamó por ayuda, según el mensaje de texto reenviado a la AFP por Yasmin Rigby, residente de Freeport, principal ciudad de Gran Bahama. «Cualquiera que pueda ayudarme, soy Kendra Williams. Vivo en Heritage. Estamos bajo agua; estamos en el techo». «Alguien puede por favor asistirnos o enviarnos ayuda. Por favor». «Yo y mis seis nietos y mi hijo estamos en el techo».

El residente de Ábaco Ramond A. King proporcionó imágenes de desolación que muestran calles inundadas atravesadas por árboles y postes de energía arrancados de cuajo, viviendas devastadas.

Lea también: Después de 20 años, el huracán Mitch sigue recordándose como el malvado que casi derrumbó a Nicaragua

«Miren esto», se le escucha decir en la grabación. «Necesitamos ayuda, está todo caído. Todo caído. Miren mi casa sin techo. Aún tengo la vida. Gracias a Dios por la vida. Puedo reconstruir», aseguró.

800,000 evacuados

Además, casi 800,000 personas han sido evacuadas en Carolina del Sur y seis estados costeros en Georgia por el paso de Dorian, que este lunes se debilitó ligeramente a categoría 4. Dorian, sin embargo, continúa representando una seria amenaza, según informaron autoridades meteorológicas de Estados Unidos.

Carolina del Sur, Georgia y Carolina del Norte declararon estado de emergencia, medida que permite movilizar mejor los servicios públicos y recurrir a la ayuda federal. «Dorian es un huracán extremadamente peligroso de categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson», dijo el Centro Nacional de Huracanes, basado en Miami, en su boletín, precisando que sus vientos pasaron a 250 kilómetro por hora.

«Aunque un progresivo debilitamiento está previsto, se espera que Dorian se mantenga como un poderoso huracán en los próximos días», agregó.

Lea además: Huracán Dorian cambia de rumbo y se desvía de la Florida. Ahora amenaza a Carolina del Norte y Georgia

En Washington, el presidente Donald Trump se reunió con los directores de gestión de emergencias y dijo que «esto parece monstruoso». «Esperamos que buena parte de la costa este reciba el impacto o parte del impacto de forma muy, muy severa», dijo el mandatario, quien anuló un viaje que debía efectuar a Polonia este fin de semana.

«Salgan ahora»

Dorian continuará desplazándose hacia el oeste en las próximas horas y se espera que se acerque a la costa este de Florida entre el martes por la noche y el miércoles por la mañana, antes de seguir rumbo a Georgia y Carolina del Sur, según el NHC.

El NHC dijo en su boletín de las 9:00 p.m. (hora local) que el ciclón estaba virtualmente estacionado con vientos de 230 kilómetros por hora y advirtió que «el núcleo del extremadamente peligroso huracán Dorian seguirá azotando la isla Gran Bahama entrada la mañana del martes». El miedo se apoderó de los residentes de Freeport cuando los vientos arrancaron las persianas y el agua comenzó a llegar a los hogares, dijo Yasmin Rigby, contactada por mensaje de texto.

«Las personas que pensaban que estaban a salvo ahora están pidiendo ayuda», dijo Rigby. «El esposo de mi mejor amiga está atrapado en el techo de su casa con dos metros de agua debajo»

El NHC también advirtió que «el huracán se moverá peligrosamente cerca de la costa este de Florida esta noche (lunes) hasta el miércoles por la noche, y luego peligrosamente cerca de las costas de Georgia y Carolina del Sur en la noche del miércoles y el jueves», dijo.  «Si está en una zona de evacuación, salga AHORA. Podemos reconstruir su hogar. No podemos reconstruir su vida», dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, en Twitter.

Puede interesarle: Harvey, María y otros nombres de huracanes que no se volverán a utilizar por la estela de muerte y destrucción que dejaron en 2017

Joe Lewis, un veterano de la marina de 41 años de Florida, se hizo eco del sentimiento mientras aseguraba un aire acondicionado en su casa rodante en Jensen Park, una de varias en el área que estaban casi vacías. «No importa si tengo una casa de un millón de dólares. La dejaré. Mi vida es más importante», dijo mientras se preparaba para unirse a otros residentes de Florida que escapaban de la tormenta. En la cercana Santa Lucía, Dan Peatle, de 78 años, también había huido de su comunidad de retiro para refugiarse en un hotel. «Me enferma. No me gusta», dijo mientras salía a tomar aire antes de que se acercara la tormenta.

«He pasado por siete u ocho desde que he estado en Florida, desde el ’73. Y son todos iguales, ya sabes. Rompe todo, vuelve a armarlo». La costa este de Florida está protegida por «islas barrera», islotes alargados que corren a lo largo de la costa, que deben ser evacuadas obligatoriamente. Pero algunos aprovechan hasta el último momento para ir a ver al mar antes de que las islas queden incomunicadas: oleaje, fuerte y agitado, bruma en el horizonte, lluvia intermitente y el viento levantando remolinos de arena.

«Es hermoso… La arena, el viento… es glorioso», comentó Jed Guty, un colombiano que no quiso decir su edad porque es «muy viejo» y ha pasado por varios huracanes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: