Incremento de más del 30% en la tasa de interés a los ahorrantes frenan salidas de depósitos en julio

Según cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN), en julio hubo un crecimiento en los depósitos bancarios por el orden de los 11.2 millones de dólares, con relación al saldo acumulado en la primera mitad de este año.

En julio la fuga de depósitos bancarios se contuvo, sin embargo organismos económicos consideran que la salida podría continuar o bien el crecimiento será menor que antes de la crisis. LAPRENSA/ARCHIVO

Después de seis meses continuos de caída en los depósitos bancarios, estos experimentaron un ligero aumento en julio, el segundo buen resultado desde que estalló la crisis política en abril del 2018. Un aumento de hasta un 30 por ciento en las tasas de interés a los depositantes estaría detrás del repunte, estiman analistas.

Según cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN), en julio hubo un crecimiento en los depósitos bancarios por el orden de los 11.2 millones de dólares, con relación al saldo acumulado en la primera mitad de este año.

Y aunque la salida de dinero se ha desacelerado este año respecto a lo registrado el año pasado, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) considera que el panorama para el sistema financiero es incierto y aún es temprano para considerar que la “hemorragia” en los depósitos comienza a superarse.

Lea también: Banca de Nicaragua logra estabilizar la salida de depósitos, pero mantiene el crédito frenado

“Hasta el momento el panorama se ve mucho menos negativo para el sistema bancario que el año pasado, es un hecho, la salida de depósitos ha mermado, pero se necesita más tiempo para tener claridad, si van a haber nuevas salidas de depósitos o no”, afirma el centro de pensamiento.

Los números del Banco Central indican que al 31 de marzo de 2018 habían 4,971.9 millones de dólares en depósitos (el último mes de crecimiento sólido), 16 meses después, al 31 de julio del 2019, esta cartera había descendido a 3,627.8 millones de dólares, es decir una reducción de 1,344.1 millones de dólares, lo que supone una contracción del 27 por ciento, un caída no vista en las últimas décadas.

En julio los nicaragüenses se mostraron más confiados en entregar sus dólares a la banca, un signo que no se veía en meses. Solo en ese mes la banca vio crecer los depósitos en moneda extranjera en 12.3 millones de dólares, mientras que las cuentas en córdobas, paradójicamente, perdieron el equivalente a un millón de dólares.

“Este año la situación de los depósitos ha venido variando, se observa una tendencia diferente a 2018 y hay algunos puntos determinantes de esta situación, todo empezó más o menos en febrero y esto coincide mucho con una política por parte de los bancos de aumentar la tasa de interés de los depósitos, eso definitivamente ha servido para aminorar la situación de salidas, eso es un punto importante, eventualmente ha venido disminuyendo la salida, ahora no sé si eso incluye a Bancorp, porque la situación sin Bancorp es todavía más positiva”, sostuvo Funides.

Según cifras de Funides la tasa de interés promedio en los depósitos  en marzo de 2018 era de 4.3 por ciento, en diciembre ascendió a 4.8 por ciento y hasta mayo se elevó a 5.46 pro ciento. La mejora ha sido principalmente en los depósitos en córdobas.

«Es decir, desde el inicio de la crisis (marzo 2018 versus mayo 2019), la tasa de interés pasiva en dólares (más importante) ha aumentado 1.3 puntos porcentuales (pp), la de córdobas 1.2 puntos porcentuales y la promedio ponderada 1.3 puntos porcentuales. Esto equivale a aumentos porcentuales de 30 por ciento en dólares, 31.8 por ciento en córdobas y 30.3 por ciento en la tasa promedio ponderada», detalla Funides.

Y agrega: «Ahora bien, comparando con respecto a diciembre 2018 (es decir, lo que va del año), los aumentos son de 0.9 pp. en dólares, -0.3 pp en córdobas y 0.8 pp para el promedio ponderado. Esto equivale a un aumento (desde diciembre 2018) de 19.7 por ciento en dólares, -6.5 por ciento en córdobas y 16.6 por ciento para el promedio ponderado».

Lea además:Crisis económica provoca el cierre de 76 sucursales y ventanillas de la banca nacional en Nicaragua

Actualmente Bancorp está en proceso de disolución tras las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos, al que señala de ser usado para actos de corrupción por parte del régimen de Daniel Ortega.

Ante la fuga masiva de dinero, la banca nacional decidió frenar la entrega de financiamiento, una política que aún se mantiene y que ha golpeado la economía en recesión.

Para Funides los números de julio son un buen indicio y considera que si continúa la fuga por goteo, el saldo acumulado de pérdida será menor que el del año pasado y si comienza a crecer, no será al nivel que se tenía antes de la crisis.

Crédito seguirá contraído

P ese a que el crédito es un indicador clave para evitar que se profundice la recesión económica en el país, lo cierto es que este depende del crecimiento de los depósitos.

La entrega de préstamos ha caído desde mayo del 2018 a mayo de 2019 un 24.6 por ciento, lo que indica que se dejaron de entregar 1,324 millones de dólares. La cartera hasta ese mes asciende a 3,802 millones de dólares.

Puede interesarle:Más liquidez en la banca a costa del crédito en Nicaragua

“Para el Sistema Financiero es bien importante abastecerse de recursos para posteriormente dar crédito, cuya principal fuente son los depósitos y si los depósitos no se recuperan, entonces la banca no va dar el crédito suficiente como antes de la crisis, entonces se va a tener una barrera y es probable que con la recesión que estamos pasando; que los depósitos se van a mantener con tasa de crecimiento menores antes de la crisis”, detalla.

Asimismo indica que aunque se tengan los recursos para dar crédito el proceso de selección no será muy fácil.

“Ahorita la banca tienen mucha liquidez, pero para poder dar crédito vos necesitás flujo continuo de depósitos, digamos que comiencen a crecer los depósitos, entonces el crédito se comienza a abrir, también habrá dificultad para encontrar sujetos de crédito. Y segundo, será difícil encontrar esas personas que desean recibir un crédito”, indica.