¿Querés pagar menos en tus recibos de luz? Estas 12 recomendaciones te van a ayudar

La energía eléctrica es un gasto que ha comenzado a presionar el bolsillo de los consumidores producto de las constantes alzas

Cada mes todos los hogares tienen que pagar su recibo de luz, un gasto que ha comenzado a presionar el bolsillo de los consumidores y aunque en Nicaragua se goza de un subsidio tarifario para quienes consumen menos de 150 kilovatios-hora por cada mes, este año todos los usuarios incluso los de la tarifa social han tenido que pagar un 18.3 por ciento más en su factura eléctrica.

Estos aumentos en la energía se han aplicado en medio de la fuerte recesión económica que vive el país, cuando la canasta básica ha superado los 14 mil córdobas, el combustible aumenta cada fin de semana y el desempleo sigue en ascenso.

Lea también:Costo de energía sube 18.3 % en lo que va de 2019 en Nicaragua

Ante estas alzas, las familias nicaragüenses han tenido que sacrificar otros gastos para cumplir con el pago del recibo de energía. Tras esta situación ha surgido la pregunta ¿cómo hago para que mi recibo de luz disminuya? Juan Carlos López, asesor en temas del consumidor, da 12 recomendaciones al respecto.

1. Aprendé a leer tu factura, así podrás llevar un control de cuánto consumís al mes y si corresponde con lo que te está cobrando la distribuidora. «Eso es muy importante porque la gente no está leyendo su recibo, no saben cuánto están consumiendo de energía, cuánto le cobran por alumbrado público y los otros cargos”, dijo López.

2. Revisá el sistema eléctrico periódicamente porque pueden haber malas conexiones, y eso se puede observar cuando una bujía de repente baja su intensidad si encendés otro aparato. López explicó que es necesario darle mantenimiento al sistema eléctrico entre 10 y 15 años después de su instalación.

Lea además:Tarifa eléctrica se encarecerá hasta un 20% en 2019, mientras en Centroamérica se mantiene invariable, dice experta

3. Reemplazá los artefactos viejos como refrigeradoras, microondas, licuadoras y todas las bombillas incandescentes. El reemplazo hay que hacerlo con equipos con eficiencia energética y aunque el inicio es difícil, se puede ir haciendo la inversión poco a poco y eso te garantizará un buen ahorro.

4. No dejés aparatos conectados, porque aunque se dice que no consumen, lo cierto es que todo aparato conectado a la red consume energía. Desconectá el microondas, el televisor, el cargador del celular, la computadora y todo lo que no estés usando.

5. Apagá las luces que no estés ocupando y durante el día abrí las cortinas y las puertas para utilizar la iluminación natural, pintá la casa en colores claros para que la iluminación mejore. «Apagando las luces podés reducir hasta un 20 por ciento del consumo en el mes», detalló López.

6. Dale uso adecuado a las refrigeradoras y aires acondicionados; con la refrigeradora se recomienda no abrir la puerta a cada rato, no colocar alimentos calientes porque hace trabajar más el aparato, no colocar la refrigeradora cerca de la cocina o microondas porque el calor la hará trabajar más y por ultimo revisar los empaques para evitar fuga de frío. En el caso del aire acondicionado se recomienda no bajarlo más de los 24 grados y es necesario no estar abriendo la puerta del cuarto donde esté.

Puede interesarle:Altos costos de la energía eléctrica están asfixiando a las mipymes en Nicaragua

7. Reducí el consumo en las horas más caras. De las 06:00 de la tarde a las 9:00 de la noche transcurren las tres horas en la que debemos ser eficientes con la energía que usamos, porque es cuando la energía es más costosa. En este horario se usa más energía porque las personas llegan a sus casas de trabajar o estudiar y empiezan a usar de manera masiva electrodomésticos o dispositivos. Asimismo, los rangos se incrementan por mayor uso de alumbrado público y por la actividad industrial.

8. Mirá menos televisión. El televisor es uno de los aparatos que más se usan en las casas, en un día promedio este artefacto se usa durante ocho horas, lo que equivale a un consumo de 15 kilovatios al mes, López recomendó usar este aparato como máximo cuatro horas al día.

9. Usá ciertos electrodomésticos menos días a la semana porque su consumo diario puede generar un alto consumo. Tal es el caso de la plancha y lavadora, si estos electrodomésticos se usan diario podría incrementar la factura. Usalos uno o un máximo de tres días a la semana.

10. Valorá el tipo de artículos que vas a comprar. Por ejemplo, una cocina eléctrica consume el equivalente a 70 bujías o la ducha caliente, cuyo consumo es igual al de 35 bujías. Pensá dos veces al momento de elegir tus electrodomésticos.

11. Distribuí la carga. Si alquilás o tenés un negocio en la casa, solicitá a Disnorte-Dissur que te ponga otro medidor porque entre mayor es tu consumo, más cara se va volviendo la energía. Por eso es mejor dividir la carga de consumo.

12. Reclamá siempre que tu recibo supere el histórico de consumo. Cuando estés consciente que no has consumido ese porcentaje, metelo a reclamo. «Muchas veces el usuario no sabe por qué va reclamar porque muchas veces no saber leer su factura, primero deben saber si ellos tienen falla y luego si ya ven que es un problema de la distribuidora hay que reclamar”, agregó el experto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: