Amenazas en redes sociales afectan a refugiados y solicitantes de asilo en Costa Rica

La Comisión recabó 152 testimonios en su visita al suelo tico para conocer la realidad de las personas que huyeron de la violencia estatal en Nicaragua, posterior a la sangrienta “operación limpieza”.

Los refugiados creen que algún día podrán volver. Es el mismo sentimiento en todos los sitios de refugio, adonde los nicaragüenses viven mientras tanto. LA PRENSA/J. Flores

Las amenazas enviadas por fanáticos del régimen orteguista, a través de redes sociales, contra los solicitantes de asilo y refugiados nicaragüenses en Costa Rica, han hecho mella de diferentes formas sobre la integridad de estas personas, en particular a través de patologías psicológicas, como la ansiedad y el estrés postraumático, señala la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el informe Migración Forzada de Personas Nicaragüenses a Costa Rica.

La Comisión recabó 152 testimonios en su visita al suelo tico para conocer la realidad de las personas que huyeron de la violencia estatal en Nicaragua, posterior a la sangrienta “operación limpieza”.

Lea también: Informe del Meseni en agosto 2019: Persiste la represión en Nicaragua

Los relatos evidenciaron que “las redes sociales también jugaron un papel importante en la transmisión de amenazas e intimidaciones contra las personas que participaron en las protestas, a través de publicaciones con datos personales y mensajes con amenazas a su vida, seguridad e integridad personal, así como a las de sus familiares”, expone el informe.

En los momentos más álgidos de la protestas, cientos de nicaragüenses denunciaron que por medio de redes sociales, fueron víctimas de amenazas de muerte, les decían que les iban a quemar sus casas y en el caso de mujeres, de agresiones sexuales.

Lea además: Los 25 hechos que demuestran que Ortega miente

La CIDH cita el caso de una persona que les relató que “en las redes sociales enviaron una imagen mía con la camisa de mi organización diciendo que dejara de hablar de la policía o que iba a terminar con la boca llena de moscas, es decir, muerto (…)”. Se lo hicieron saber a través de Facebook.

La Comisión identificó como patrón que las amenazas en redes sociales han tenido múltiples impactos en los refugiados. Lo peor es que los ataques contra las personas opositoras en redes sociales no se han detenido, e incluso en algunos casos han trascendido la esfera virtual, como han sido las marcas con la palabra “plomo” en las casas de líderes estudiantiles y de la sociedad civil.

Puede interesarle: CIDH inicia visita la frontera sur de EE.UU. para observar situación de DD.HH. de migrantes

Detener la violencia

En vista del impacto de las amenazas en redes sociales contra las personas refugiadas y solicitantes de asilo en Costa Rica, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expone en el informe “Migración Forzada de Personas Nicaragüenses a Costa Rica” que “es necesario que las empresas de internet puedan adoptar mecanismos prontos y oportunos respecto a la transmisión de contenidos como amenazas y mensajes que inciten a la violencia en su contra, y que pongan en peligro la protección internacional brindada por un segundo Estado”.

Fanáticos del régimen de Daniel Ortega también han elaborado campañas de desprestigio en redes sociales contra periodistas independientes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: