«Trágame tierra»: Una «novela fundamental para entender la Costa del Caribe y el canal», dice Sergio Ramírez

Así lo expresó Ramírez Mercado, durante el conversatorio sobre la obra moderna de Lizandro Chávez Alfaro (1929-2006), en el VII Festival de Literatura UCA dedicado al autor a 90 años de su nacimiento

“Trágame tierra” del escritor Lizandro Chávez Alfaro es una “novela fundamental para entender la Costa del Caribe,el canal y las dictaduras”, destacó Sergio Ramírez Mercado, Premio Cervantes 2017, durante el conversatorio sobre la obras del también autor de “Los monos de San Telmo”, Premio Casa de las Américas (1963).

En este conversatorio realizado en la Sala Lizandro Chávez Alfaro, de la Universidad Centroamericana, UCA, participaron, el escritor y periodista Arquímedes González y la catedrática de literatura Mariantonia Bermúdez.

Lea: «La Biblioteca Futura»: por qué hay autores que están escribiendo obras que no podrán leerse hasta el año 2114

Durante transcurrió la charla, los exponentes resaltaron a Chávez Alfaro como el fundador de la narrativa moderna, asimismo hablaron sobre su personalidad y momentos de su vida en México y Costa Rica, durante sus años de exilio.

Previo a la charla, el padre José Alberto Idiáquez, rector de la Universidad Centroamericana (UCA), dio la bienvenida a los estudiantes y recordó que este VII Festival de Literatura UCA, 2019, está dedicado a celebrar el 90 natalicio de Lizandro Chávez Alfaro (Bluefields, un 25 de octubre de 1929- Managua, 9 de abril del 2006).

El festival se desarrollará del 21 al 26 de octubre. Su programa anuncia una semana de literatura, conversatorios, música, teatro, danza y presentaciones de libros.

“También participarán jóvenes de la Costa Caribe que forman parte de la comunidad estudiantil de la universidad”, destacó Idiáquez.

“Trágame tierra”: un reflejo la realidad del país

Para Ramírez Mercado, la novela “Trágame tierra” (1969), finalista del premio Biblioteca Breve, de Seix Barral, además es un texto escrito profesionalmente y “refleja la realidad del país”, desde la creación literaria. En tanto los cuentos de“Los monos de San Telmo”, toman “el sello de la narrativa corta”, ambos desde la modernidad.

Chávez Alfaro, también publicó las novelas “Balsa de serpientes” (1976) y Columpio al aire (1999); los libros de cuentos “Trece veces nunca (1977), “Vino de carne y hierro (1993), “Contradanza de cuentos, (antología, 1997), “Hechos y prodigio (1998).

Lea además: Un Leonardo da Vinci majestuoso llega al Louvre de París

Al morir en abril del 2006 trabajaba una novela sobre Greytown (de la Costa Caribe) al que pensaba titularla “Balcón Marino”.

Ramírez Mercado, recordó que cuando Chávez Alfaro ganó el Premio Casa de las Américas (1963) por su libro de cuentos “Los Monos de San Telmo”,entonces era un completo desconocido, no figuraba en el canon de la literatura nacional o la narrativa vernácula. Esta edición fue limitada y tuvo poca divulgación.

VII Festival de Literatura UCA, 2019, celebra el 90 natalicio de Lizandro Chávez Alfaro (Bluefields, un 25 de octubre de 1929- Managua, 9 de abril del 2006). LA PRENSA/Uriel Molina

Entonces Chávez Alfaro vivía exiliado en México, ciudad que emigró para formarse como pintor. Para estos años dio a conocer sus poemarios: “Hay una selva en mi voz (1950), y “Arquitectura inútil, México (1954). Experiencias que abandonó para incursionar en los cuentos y la novela.

No fue sino hasta los años ochenta que se publican nuevas ediciones de “Los monos de San Telmo”, y de su novela “Trágame tierra” que su obra adquirió una mayor proyección.

Ramírez Mercado conoció a Chávez Alfaro, a finales de los años sesenta, gracias a su amistad con el profesor Edelberto Torres. Años después, en 1975, le pidió que dirigiera la Editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA).

Lo “fundamental de esta novela es su historia sobre el canal»

Al referirse al entramado crítico de “Trágame tierra”, Ramírez Mercado precisó que hace referencias a los sistemas dictatoriales donde “todos los mecanismos represivos de las dictaduras se parecen: la vigilancia extrema, capturas de medianoche, cordones policiales, desapariciones”.

Pero lo “fundamental de esta novela es su historia sobre el canal, ya que le concierne a Nicaragua como país, por lo que tendrá una lectura permanente por el fenómeno de credulidad”, resaltó el escritor es la clave de esta narrativa que sigue teniendo vigencia en la memoria colectiva.

Al respecto, recordó que hace unos seis años atrás cuando se comenzó hablar sobre el canal interoceánico se le vino a memoria la novela “Trágame tierra”, y la rivalidad entre dos generaciones:

“Veían con cuanta ingenuidad – y mucha gente lo creía en serio – de que el país iba a crecer un 15 por ciento o un 20 por ciento anual, y que iban a tener su casita en la rivera del canal que iba a cruzar triunfalmente Nicaragua (… ). Que era una bendición, una panacea y con su personaje de novela, el chino Wang Jing ofreciendo el canal. Y resulta que se revive este viejo sueño enterrado en la mente de muchos nicaragüenses. Si uno lee “Trágame tierra”, se encuentra con este mismo fenómeno”.

Luego agregó que «hay una vieja generación que cree que el canal es la salvación y una nueva generación que la rechaza y ve que el verdadero problema es la dictadura. Esa es la gran contradicción que se está repitiendo siempre”.

Para la catedrática de literatura Mariantonia Bermúdez, las obras de Chávez Alfaro (cuentos y novelas) reflejan esencialmente las realidades de la Costa Caribe y los sistemas dictatoriales.

Luego comparó las novelas de Chávez Alfaro como las de Ramírez Mercado – autor de “Te dio miedo la sangre” y “Sombra nada más” – las cuales tratan sobre las dictaduras, no sobre el dictador, específicamente.

Por su lado Ramírez Mercado al situar “Trágame tierra” en el canon de la narrativa moderna de Nicaragua,  dijo que esta es “la primera novela en serio que se escribe en el país”.

Antes solo han habido intentos. Y recordó títulos como “Cosmapa” (1944) del periodista José Román, considerada la primera novela regionalista; y “Sangre santa” (1940) de Adolfo Calero Orozco.

Una escena del monólogo “El zoológico de papá”, una adaptación de un cuento de Chávez Alfaro.  LA PRENSA/Uriel Molina

Posterior al conversatorio se estrenó el monólogo “El zoológico de papá”, una adaptación de un cuento de Chávez Alfaro. Fue puesto en escena bajo la dirección artistica de la teatrista Alicia Pilarte, del Teatro Experimental TEUCA.

Esta narración es una parodia al sistema político y sus formas de gobernar de los dictadores. Fue escrito en alusión a la dictadura somocista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: