Zona de Strikes: ¿Tiene Washington algo más que decir?

Washington sedujo a los fanáticos por la remontada que hizo en la temporada después de un terrible inicio y luego fue consistente, pero está contra la pared

Los Guantes de Oro, beisbol

Edgard Rodríguez C.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Es difícil no admirar a los Nacionales de Washington. Pasaron todo el invierno bajo escrutinio por no haber podido retener a su estrella Bryce Harper, quien deseaba toneladas de dólares y se pensó lo peor.

Y cuando la temporada se puso en marcha, tuvieron un arranque tenebroso (19-31) y se le puso precio a la cabeza del mánager Dave Martínez, criticado por no poder enderezar un barco que iba en picada.

También se consideraron los diversos escenarios que podrían beneficiar al equipo al cambiar al estelar lanzador derecho Max Scherzer, quien afectado de salud, no pasó de 11 victorias en la campaña.

Pero en lugar de morirse, los Nacionales crecieron. Pasaron de tener balances de 11-14 y 12-17 en abril y mayo respectivamente, a 18-8 y 19-7 en junio y agosto, en una mejoría drástica de su desempeño.

Y cuando les tocó medirse a los Dodgers, los favoritos de la Liga Nacional, mostraron su vigor hasta vencerlos. A San Luis lo barrieron. Y ante los Astros iniciaron con fuerza en la actual Serie Mundial.

¿Qué más serían capaces de hacer? Eslabonaron una racha de ocho victorias en la postemporada y sobreanotaron 17-7 a Houston en los dos partidos iniciales del clásico de otoño y en la casa de los Astros.

Pero algo ha cambiado desde entonces. Ahora a los Nacionales los han puesto contra pared. Les robaron la iniciativa y los despojaron de la inspiración. Y ante su público, los Astros lo castigaron sin piedad.

Su bateo, que atacó alegre al picheo de Houston en los dos primeros juegos (.307), se desplomó en los tres siguientes (.179). Y Houston los sobreanotó 19-3 (carreras) en casa.

¿Podrán reaccionar ahora? Su esperanza es Stephen Strasburg, quien tiene 4-0 y 1.93 en esta postemporada. Pero necesitan el despertar todos, no solo su estelar lanzador.

Houston por su lado, espera que Justin Verlander voltee la página de sus números en Series Mundiales (0-5 y 5.73) y los lleve a la cima del juego, donde estuvieron hace dos años.

¿Tendrá algo más que decir Washington o ya hizo lo que podía? Quizá no tenga escape. Los Astros han vuelto a ser los Astros y da la impresión que será difícil que puedan frenarlos.

Probablemente todo acabe hoy.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: