Managua, una ciudad que vive en permanente estado policial bajo la dictadura de Daniel Ortega

Mientras el país se sumerge en una crisis económica, la dictadura asigna millonarios fondos para sostener el estado policial en la capital y otras ciudades

Policía Orteguista

Cientos de policías orteguistas, decenas de patrullas y motorizados, asedian a los manifestantes que e Managua desafían a la dictadura de Ortega. LA PRENSA/O.NAVARRETE

Managua es la imagen de una ciudad bajo estado policial: día y noche se ven caravanas interminables de patrullas de la Dirección de Operaciones Especiales, con las sirenas y luces encendidas, llenas de policías vestidos de negro cargando pistolas, fusiles de guerra y escopetas de perdigones.

También se ven filas de policías motorizados a toda hora del día y abundan los retenes de agentes en todas las avenidas de la capital, donde siempre hay grupos de guardias, incluso con perros, haciendo vigilancia en las plazas públicas de Managua y otras ciudades.

Esta ya es una imagen recurrente en las principales ciudades del país desde abril de 2018, cuando comenzó la protesta social que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo aplastó matando a 328 personas, hiriendo a más de dos mil y expulsando a decenas de miles al exilio.

Lea también: Así compró Daniel Ortega la lealtad de la Policía

Managua bajo estado policial
Día y noche, en cualquier día de la semana, la Policía Orteguista somete a Managua a un verdadero estado policial con decenas de patrullas en caravanas intimidantes llenas de agentes al servicio de la dictadura Ortega-Murillo. LA PRENSA/R.FONSECA

Sensación de «invasión policial»

Desde aquella fecha la intimidante presencial policial es moneda común en el país, sobre todo en Managua, donde la resistencia cívica desafía a la dictadura con protestas relámpagos en centros comerciales, calles traficadas, caminos rurales y pequeños espacios públicos.

Da la impresión, a simple vista, que los policías al servicio del régimen de Ortega y Murillo se han duplicado desde 2018 y que su principal misión es reprimir, asediar, perseguir o simplemente causar temor entre quienes se atrevan a cuestionar de cualquier manera a la dictadura.

Un análisis del sociólogo Óscar René Vargas le da cifras al fenómeno del estado policial y evidencia que el régimen ha fortalecido las capacidades tanto de la Policía Orteguista como del Ejército de Nicaragua.

Lea además: Policía Orteguista se prepara para la guerra

Managua bajo estado policial
En 2018 la Policía Orteguista capacitó a más de 900 agentes en tácticas de guerra y represión, después de haber perpetrado una masacre de 328 personas en el marco de las protestas sociales cívicas. LA PRENSA/ARCHIVO

Millones para militares y policías

Citando al Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), organización internacional independiente que se dedica a la investigación sobre conflictos, armamentos, control de armas, desarme y el gasto militar, Vargas devela que el presupuesto del gasto en seguridad militar en Nicaragua se incrementó en el período comprendido entre el 2008 y 2018, pasando de 45.4 millones de dólares (2008) a 83.3 millones de dólares en el 2018.

«Es decir, se produjo un crecimiento de 83.48 por ciento entre 2008-2018, lo que equivale a una tasa promedio anual de 7.59 por ciento. Tasa promedio superior al crecimiento del PIB y superior al presupuesto sumado de salud y educación», observa Vargas.

En ese mismo plazo la Policía Orteguista recibió un presupuesto adicional al de las fuerzas armadas. Para el año 2018, se estima que recibió alrededor de 109.8 millones de dólares.

Le puede interesar: Experto de Amnistía Internacional concluye que dictadura Ortega-Murillo utilizó armas de guerra para reprimir

Millonaria inversión en maquinaria represiva

«El gobierno alardeó, en el aniversario 40 de la Policía (septiembre de 2019), de haber adquirido 3,963 vehículos de diferentes tipos y modelos en el último año. En total fueron 2,009 vehículos livianos, 1,524 motos, 366 camionetas y 64 vehículos de otro tipo», revela.

Vargas calcula que la compra de esa flota supera los 40 millones de dólares, conforme los datos de SIPRI.

«Al mismo tiempo, la policía aumentó 3,061 agentes de policía para reforzar los planes control a los ciudadanos y la construcción de 72 nuevas estaciones de policía», indica el sociólogo.

El aumento en esa cantidad de policías implicó un incremento de 36.5 millones de córdobas mensuales, según las estimaciones del sociólogo.

«O sea, que la policía costará a los ciudadanos contribuyentes la bicoca de 474.5 millones de córdobas de más al año, para que siga persiguiendo, golpeando y acosando con plena impunidad a todos los ciudadanos», denuncia Vargas.

Managua bajo estado policial
Entre 2018 y 2019, Managua y otras ciudades del país viven un verdadero estado policial y represivo con Policías Orteguistas y paramilitares del régimen asediando, agrediendo, asaltando, secuestrando y violando masivamente los derechos humanos de los nicaragüenses. LA PRENSA/ARCHIVO

Lea también: Asedio de la Policía Orteguista no logra evitar las protestas contra la dictadura de Daniel Ortega

Policía partidaria agrava la crisis

Para la socióloga e investigadora en temas de seguridad, Elvira Cuadra, la presencia policial solo evita, de manera temporal, que la crisis se haga visible con las marchas y protestas sociales, pero no resuelve el asunto de fondo que es la demanda de reivindicaciones sociales.

LA PRENSA: ¿Por qué se ve más la Policía en las calles?

Se percibe que hay más policías porque en efecto, desde que inició la crisis de abril de 2018, hay un permanente despliegue de grandes dispositivos policiales en las calles. Eso se ha incrementado durante los últimos meses porque el régimen quiere impedir que los ciudadanos realicen marchas o actividades públicas de protesta y solamente lo puede hacer ocupando ellos las calles con esos dispositivos de policías.

LA PRENSA: ¿Es eficaz la represión policial para detener el descontento social?

La medida es relativamente efectiva porque en efecto, impide la realización de marchas multitudinarias, pero no ha impedido la realización de otras acciones de protesta de carácter más simbólico y que igualmente desafían al gobierno, como es el caso de los llamados piquetes exprés.

Por otra parte, también es una medida de resultados relativos porque los ciudadanos comprenden la razón de esos despliegues policiales y en vez de generar una opinión favorable, causan rechazo y temor.

Managua bajo estado policial
La Policía Orteguista no solo agrede, asalta, secuestra, sino también persigue, filma, ofende y hace labores de espionaje. LA PRENSA/ARCHIVO

También crece el rechazo

Para el analista en temas de seguridad y defensa, Roberto Cajina, la Policía sí ha crecido en número y presupuesto, pese a que sus estadísticas y declaraciones «gozan de nula credibilidad y por tanto no son sujetas de verificación».

Cajina dice que desde que Ortega asumió el poder en 2007 hasta este 2019 en que se aferra a él basado en la represión policial, el número de agentes ha crecido hasta 62 por ciento.

«En 2007 la Policía tenía 9,290 efectivos según su anuario, en este 2019 ya suman un poco más de 16,000 y solo este año han sumado 1,873 nuevos policías a sus filas», dice.

Lea también: Masayas abuchean y tiran botellas al jefe de la policía orteguista Ramón Avellán

Managua bajo estado policial
La actuación represiva de la policía orteguista le ha merecido un profundo desprecio social de la mayoría de la población nicaragüense que ha sufrido los atropellos de los agentes al servicio de la dictadura de Daniel Ortega. LA PRENSA/ARCHIVO

1,873 nuevos policías orteguistas en 2019

«En marzo se incorporaron 462 agentes, en junio 635 y en octubre 776. Eso aumenta a 1,873 nuevos policías. Según el anuario estadístico de la policía, en 2018 habían 14,946. Por lo cual en total sumarían 16,819 policías al servicio de la familia Ortega-Murillo», señala el experto.

Cajina caracteriza así a los nuevos agentes policiales: entre 16 y 30 años, desempleados, de baja o poca escolaridad y de familias pobres «que se las juega en sus barrios para buscar un aval del secretario político del Frente Sandinista. Sin ese aval, no hay ingreso, haya o no haya vocación de servicio».

«Las convocatorias permanentes de la policía para reclutar policías en los estratos sociales más bajos del país, se acompaña de un programa o pensum poco transparente y altamente politizado en el Curso Básico de Policía, que dura unos tres meses, lo que explica la parcialización de la Policía en esta crisis y a como dice LA PRENSA, ya no es una Policía Nacional, sino Orteguista, porque su función vital, hoy por hoy, es garantizar la seguridad del régimen, sus negocios y los de sus familias y allegados», dice Cajina.

Managua bajo estado de sitio
La Policía Orteguista ha recibido más recursos que nunca en su historia, para reprimir y garantizar la estadía en el poder de la dictadura de la familia Ortega-Murillo, afirman expertos. LA PRENSA/ARCHIVO

Plata, plomo y palo

Ese aumento en la cantidad de policías se ha acompañado, también, con un incremento presupuestario cuatro veces mayor del año 2007 al año 2018, cuando a criterio de Cajina, la Policía empieza a plegarse incondicionalmente al régimen «hasta hoy cuando se ha convertido en la guardia pretoriana de Ortega, a como lo fue la Guardia Nacional para la familia Somoza».

Cuando Ortega asumió el poder en 2007, la Policía recibió un presupuesto de 877.53 millones de córdobas, sin embargo para el 2019 los fondos propuestos fueron 3,586.71 millones de córdobas.

Se trata de un aumento del 308.72 por ciento en el presupuesto anual de la PO en doce años de régimen orteguista.

Cajina destaca que otro elemento que le permite a la Policía Orteguista desarrollar su estrategia de colmar los espacios públicos y privados para evitar cualquier tipo de protesta, es que ahora se auxilian de miles de parapolicías que fueron entrenados para reprimir en 2019.

Managua bajo estado policial
Desde abril de 2018 a la fecha, el estado bajo la dictadura de Ortega y Murillo ha destinado grandes recursos para alimentar la maquinaria represiva de la Policía Orteguista al servicio del régimen. LA PRENSA/ARCHIVO

Entrenan para la guerra a policías y parapolicías

Según Cajina, en el informe de ejecución presupuestaria del 2018 la Policía proyectaba capacitar a 415 nuevos policías, pero al concluir el año capacitaron a 924 en tácticas de guerra, represión y persecución, en los llamados «Cursos Concentrados Táctico Militar Policial».

Así mismo, ese año tenían proyectado atender a 9,018 jóvenes en situación de riesgo social, pero al finalizar el año 2018 reportaron «atención a 102,573 jóvenes en situación de riesgo».

Ello, a criterio de Cajina, significa que en 2018 la Policía organizó a sus parapolicías con recursos del estado para integrarlos al sistema de represión política que la dictadura de Ortega viene ejecutando a sangre y fuego desde el 18 de abril de 2018.

Managua bajo estado policial
En 2018 la Policía Orteguista entrenó a casi mil agentes en técnicas de guerra y represión contra la población civil. LA PRENSA/ARCHIVO

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: